Skip Navigation

Estructura de la iglesia

 

Los líderes metodistas unidos hablan de nuestra denominación como una “conexión”, lo cual es un concepto central del metodismo desde sus comienzos. Para cumplir la misión de diseminar la santidad escritural, Juan Wesley vio la necesidad de organizar un de comunicación, rendición de cuentas y desarrollo que él llamó “la conexión”, esto es, un sistema interconectado de clases, sociedades y conferencias anuales.

Áreas episcopales

El área episcopal comprende la conferencia o conferencias anuales a la que un obispo es asignado por la conferencia jurisdiccional o central. El obispo vive dentro de la zona geográfica de su área y preside el trabajo de una o más conferencias anuales.

Conferencias jurisdiccionales

En los Estados Unidos, cinco jurisdicciones geográficas (regiones) abarcan a 15 conferencias anuales cada una. Las conferencias jurisdiccionales se reúnen simultáneamente cada cuatro años para elegir y asignar obispos y algunos miembros de las agencias generales de la iglesia y, en algunos casos, para desarrollar programas jurisdiccionales. Los miembros de cada conferencia jurisdiccional son delegados a la Conferencia General, además de otros delegados elegidos por las conferencias anuales de cada región en igualdad de proporciones entre clero y laicado.

Agencias generales o juntas denominacionales

Las agencias dan cuenta a la Conferencia General. Las agencias son gobernadas por consejos directivos formados por clero y laicado elegidos por la Conferencia General y organizaciones regionales. Según la Constitución, la Conferencia General tiene autoridad para crear juntas y agencias con el fin de empezar “iniciativas empresariales conexionales” (párrafo 16, artículo IV.8) que posibilita a las iglesias locales a participar en ministerios más allá de sus regiones para cumplir su misión.

Mesa conexional

La mesa conexional discierne y articula la visión y la mayordomía de la misión, ministerios y recursos de la Iglesia Metodista Unida, tal como lo ha determinado la Conferencia General y en consulta con el Concilio de Obispos.

Conferencias anuales

Las iglesias locales se organizan a través de conferencias anuales o cuerpos regionales que se reúnen una vez al año con fines legislativos. Estas conferencias son el vínculo primario en la estructura conexional de la iglesia. Ellas aprueban los programas, presupuestos, eligen delegados a la Conferencia General y a las conferencias jurisdiccionales, además de  examinar y recomendar candidatos al ministerio. La conferencia anual está compuesta por clero y laicado elegido por cada
conferencia de cargo. También se compone de ministros diaconales, presidentes de Mujeres Metodistas Unidas y Hombres Metodistas Unidos a nivel conferencial, líderes laicos de conferencias y distritos, y los presidentes de las organizaciones de jóvenes y jóvenes adultos.

Iglesias locales y distritos

En la estructura organizacional metodista unida, el corazón del ministerio está en la iglesia
local, que es la unidad básica de la estructura de la denominación. El ministerio de la iglesia local es continuar y extender el ministerio de Jesucristo, alcanzando a otros con amor. En los Estados Unidos, cada congregación es parte de un distrito, el cual abarca administrativamente de 40 a 80 congregaciones, bajo la supervisión de un superintendente de distrito a tiempo completo. La congregación local es gobernada por una conferencia de cargo con un concilio que actúa como agente supervisor todo el año.

Fuente: publicado originalmente en la revista New World Outlook, edición septiembreoctubre
de 2012, Ministerios Globales. Usado con permiso.

Conferencias centrales

Los metodistas unidos de África, Europa y las Filipinas llaman “Conferencia Central” a sus divisiones geográficas. La denominación tiene 7 conferencias centrales: África, Europa Central y del Sur, Congo, Alemania, Europa del Norte y Eurasia, Las Filipinas y África Oeste. Las conferencias centrales están compuestas de un número igual de laicos y clérigos.

  • Conferencias de África Central

África tiene tres conferencias centrales: África Central (que tiene cinco áreas episcopales); Congo Central (con cuatro áreas); y África Oeste (con cuatro). En África Central y Congo Central, los obispos pueden ser elegidos por un período de cuatro años, como “obispos temporales” obispos por un tiempo determinado. Si son reelegidos, son elegidos de por vida. En África Oeste, los obispos son elegidos de por vida la primera vez.

  • Conferencias de Europa Central

Europa tiene tres conferencias: Europa de Central y del Sur (un área episcopal); Alemania (un área episcopal) y Europa del Norte (dos áreas). En las conferencias de Europa Central y del sur, los obispos son elegidos por cuatro años como “obispos temporales” por un tiempo determinado. Para el siguiente cuadrienio, la conferencia puede reelegir al obispo u obispa por otros cuatro años, elegirlo de por vida o elegir un nuevo obispo.

En Alemania, los obispos son elegidos por cuatro años como “obispos temporales” por un tiempo determinado. El obispo u obispa puede ser reelegido por otros dos períodos, lo que resulta en un máximo de 12 años de servicio. Si el obispo/a califica para retirarse, al final de los 12 años, se jubila y es nombrado obispo de por vida. Si es muy joven para retirarse, vuelve a su conferencia anual como pastor y rescinde de su estatus episcopal.

En Europa del Norte, los obispos son elegidos por un período de ocho años como “obispos temporales” por un tiempo determinado. El obispo/a puede ser reelegido por otros cuatro años, lo que resulta en un máximo de 12 años de servicio. Si el obispo/a califica para retirarse, al final de los 12 años, se jubila y es nombrado obispo de por vida. Si es muy joven para retirarse, vuelve a su conferencia anual como pastor y rescinde de su estatus episcopal.

 

  • Conferencia Central de Las Filipinas

Las Filipinas tiene una sola conferencia central con tres áreas episcopales. Los obispos son elegidos por períodos de cuatro años como “obispos temporales” por un tiempo determinado. Deben ser reelegidos cada cuatro años. Si el obispo/a continúa siendo elegido obispo hasta la edad de retiro, es nombrado obispo de por vida. Si es muy joven para retirarse, vuelve a su conferencia anual como pastor y rescinde de su estatus episcopal.