Skip Navigation

Quiénes somos

Los metodistas unidos vienen en todos los tamaños, formas, colores, disposiciones y formas de ver la vida, pero comparten una perspectiva única forjada por la experiencia común de una iglesia y nación que nacieron en un siglo de cambios extraordinarios.

Los metodistas unidos hacemos la obra de Dios dentro de un único sistema conexional. Somos gente que vive con propósitos cristianos: “No hagas daño. Has el bien. Mantente amando a Dios”.  Vivimos una vida de participación y responsabilidad personal; de generosidad, sacrificio y autocontrol, respondiendo al llamado de Jesucristo. Hablamos muchas lenguas y vivimos en muchos países con diferentes culturas, tradiciones étnicas, historias nacionales y entendimientos de la fe y práctica cristiana.

Nos gusta la adoración, el estudio de la Palabra de Dios, comidas en la iglesia y un sentido de comunidad y pertenencia. En nuestras iglesias, recibimos a la gente de fe y también a los que andan buscando respuestas para las difíciles preguntas de la vida, porque sabemos lo que es sentirse solo e inseguro. Abrimos nuestros corazones, mentes y puertas, y respondemos al llamado de hacer discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo.

Nuestra organización básica

Tres ramas
La Conferencia General es la rama legislativa. El Concilio de Obispos es la rama ejecutiva. El Concilio Judicial, con 9 miembros, es la rama judicial. La Iglesia Metodista Unida no tiene un solo oficial o ejecutivo general, aunque el Concilio de Obispos elige un presidente que sirve por dos años.

Conferencia General
La Conferencia General es el cuerpo legislativo de más importancia en la Iglesia Metodista Unida. Es el único cuerpo que puede hablar oficialmente a nombre de la iglesia. Se reúne una vez cada cuatro años para decidir sobre legislación que afecta asuntos conexionales. Está compuesta de no menos de 600 y no más de 1000 delegados. Trabajando dentro de los parámetros de la Constitución de la iglesia y las Reglas Generales, la Conferencia General define y fija las condiciones, privilegios y deberes de los miembros de la iglesia y los poderes y deberes de las conferencias anuales, conferencias misionales, conferencias de cargo y reuniones congregacionales. Autoriza la organización, promoción y labor administrativa de la iglesia. También define los poderes y deberes del episcopado, autoriza el himnario y libro de culto oficiales, provee de un sistema judicial y sus procedimientos, inicia y dirige toda empresa conexional de la iglesia y emite otra legislación para la operación de la iglesia.

Concilio de Obispos
El Concilio de Obispos está compuesto por todos los obispos activos y jubilados de la Iglesia Metodista Unida. Según el Libro de Disciplina, “la Iglesia espera que el Concilio de Obispos hable a la iglesia y, que desde la iglesia, le hable al mundo, y que proporcione liderazgo en la búsqueda de unidad cristiana y relaciones interreligiosas” (párrafo 427.2). En la Iglesia Metodista Unida, un obispo sirve como un superintendente general de toda la iglesia. En la tradición metodista unida, los obispos no son “ordenados” como obispos, sino que son clero elegido y consagrado al oficio de obispo.

Concilio Judicial
La “Corte Suprema” de la denominación interpreta la ley eclesiástica y determina la constitucionalidad de las acciones ejecutadas a todo nivel en la iglesia. Sus nueve miembros son elegidos por la Conferencia General y se reúne normalmente dos veces al año.

Iglesias locales y distritos
El corazón del ministerio de la iglesia local es continuar y extender el ministerio de Cristo, alcanzando a otros con amor. En los Estados Unidos, cada congregación es parte de un distrito, el cual abarca administrativamente de 40 a 80 congregaciones con un superintendente de distrito a tiempo completo. La congregación local es gobernada por una conferencia de cargo con un concilio que actúa como agente supervisor todo el año.

Conferencias anuales
El metodismo unido se organiza también a través de conferencias anuales o cuerpos regionales que se reúnen una vez al año con fines legislativos. Las conferencias anuales son el vínculo primario en la estructura conexional de la iglesia. Ellas aprueban los programas, presupuestos, eligen delegados a la Conferencia General y a las conferencias jurisdiccionales, además de examinar y recomendar candidatos al ministerio. La conferencia anual está compuesta por clero y laicado elegido por cada conferencia de cargo. También se compone de ministros diaconales, presidentes de Mujeres Metodistas Unidas y Hombres Metodistas Unidos a nivel conferencial, líderes laicos de conferencias y distritos, y los presidentes de las organizaciones de jóvenes y jóvenes adultos. La denominación tiene 62 conferencias anuales en los Estados Unidos y 71 en Europa, África y las Filipinas.

Conferencias jurisdiccionales y centrales
En los Estados Unidos, cinco jurisdicciones geográficas (regiones) abarcan a 15 conferencias anuales cada una. Las conferencias jurisdiccionales se reúnen simultáneamente cada cuatro años para elegir y asignar obispos y algunos miembros de las agencias generales de la iglesia y, en algunos casos, para desarrollar programas jurisdiccionales. Los miembros de cada conferencia jurisdiccional son delegados a la Conferencia General, además de otros delegados elegidos por las conferencias anuales de cada región en igualdad de proporciones entre clero y laicado. La similar división geográfica de los metodistas unidos de África, Europa y las Filipinas se llama “conferencia central”.

Áreas episcopales
El área episcopal comprende la conferencia o conferencias anuales a la que un obispo es asignado por la conferencia jurisdiccional o central. El obispo vive dentro de la zona geográfica de su área y preside el trabajo de una o más conferencias anuales.

Mesa conexional
La mesa conexional discierne y articula la visión y la mayordomía de la misión, ministerios y recursos de la Iglesia Metodista Unida, tal como lo ha determinado la Conferencia General y en consulta con el Concilio de Obispos. Creada por la Conferencia General 2004, la Mesa Conexional desea representar todas las voces, por eso sus miembros son elegidos del clero y el laicado de las conferencias jurisdiccionales y anuales, los ejecutivos de las agencias generales, cuacuses étnico-raciales y la División de Ministerios para la Gente Joven.

Agencias generales o denominacionales
Las agencias se parecen a los departamentos del gabinete estadounidense, pero responden a la Conferencia General más que al Concilio de Obispos. Las agencias son gobernadas por consejos directivos formados por clero y laicado elegidos por la Conferencia General y organizaciones regionales.