Skip Navigation

Foto: Kathryn Price, United Methodist Communications

Para celebrar el Adviento en casa

 

Por: Fany Saavedra - Primera Iglesia Metodista de Lima (Perú)

Tomado de: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI (Consejo Latinoamericano de Iglesias)

Edición y adaptación: Rev. Gustavo Vasquez

 

Queridos hermanos y hermanas queremos invitarlos a poner en marcha una experiencia de evangelización, en donde esta Navidad tendrá otro significado para cada uno de nosotros.

Esperamos que con esto aumente nuestro compromiso como comunidad de fe con la tarea de ser testigos del Evangelio y preparar nuestro corazón, nuestro espíritu, nuestra voluntad y sensibilidad para que descubramos cuánto espera de nosotros -como personas y como congregación-, el Señor, y llegar a otras vidas que están sin Dios y sin la luz de la esperanza.

Por ello con todo amor y agradecimiento a Dios, el equipo de Educación Cristiana de la Primera Iglesias Metodista de Lima, presentamos este material, que esperamos pueda servir de guía para la reflexión y meditación en el tiempo de Adviento y Navidad.

La elaboración de este documento nos ha dado la oportunidad de seguir aprendiendo a trabajar en equipo y juntos reflexionar con respecto a la Vida y Misión de la Iglesia. Elevamos nuestras oraciones a Dios deseando que nuestros hogares puedan se fortalecidos por la presencia del Espíritu Santo y permita hacernos crecer en un mismo espíritu para estar preparados a transmitir y compartir la mejor noticia que el mundo ha tenido, que es la llegada de nuestro Señor El Emmanuel a nuestra vidas y al mundo.

¿Que es el Adviento?

Dentro del Calendario Litúrgico de la Iglesia Cristiana está presente el adviento, que se inicia cuatro domingos antes de la Navidad.  Durante este tiempo, la Iglesia espera que todos nos preparemos para la llegada del Hijo de Dios: Jesús.

La estación del Adviento, en el Calendario Litúrgico de la Iglesia, tiene el propósito de ayudar a observar un tiempo de preparación para celebrar el Nacimiento de Cristo y también para reflexionar sobre la Segunda Venida de Cristo.

Vivir Adviento es preparar la Navidad de cada día, es dejarse transformar por Jesús en cada instante de la vida, es recordar la aventura de José y María cuando no encontraron alojamiento digno de una familia.

Nuestros corazones pueden estar abiertos o cerradas para amar, nuestras manos cerradas o abiertas para dar, nuestras vidas abiertas o cerradas para recibir al Señor en esta Navidad. ¿Cómo deseamos que nos encuentre el Señor?.

Adviento debe prepararnos para que la ternura y la misericordia del  Niño Dios se encarne en nuestros corazones y lo transforme.

¿Y qué es Navidad?

Navidad, la fiesta más querida del año, la más esperada. Los parientes se encuentran, la familia se reúne. Quienes puede, viaja a reencontrase con los suyos, a los que están lejos, se prepara una deliciosa cena, se entrega y se recibe regalos.

¿Pero qué es Navidad?, es la fiesta del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. El Hijo de Dios, se hace uno en nosotros. Dios entra a la historia de la humanidad para hacer de ella una historia de salvación, de vida, de fraternidad, de justicia, de paz.

¿Cómo será esta Navidad para nosotros?

Para que la Navidad cobre sentido en nuestras vidas es necesario que tomemos el tiempo para prepararse y darle así su valor real. Entonces es cuando el Adviento cobra importancia.

Metodología

Recomendamos que el desarrollo de los Cultos de Adviento pueda ser compartido por cada uno de los miembros de nuestras familias.

Sería recomendable invitar a nuestros amigos o vecinos, por quienes estamos orando, a participar de los Cultos de Adviento.

 

TEMA: "...EN UN PUEBLITO DESCENDIO LA LUZ"

 

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

Tema: Y el mundo estaba en tinieblas

Citas Bíblicas: Juan 1:5, Génesis 1:2-3, Isaías 59: 8-10

Testimonio: Era medianoche, había una luz conectada a un enchufe para alumbrar mis pasos en la dirección correcta. Sin embargo pensé en buscar algo mientras caminaba, y decidí ir a otra habitación para hacerlo rápidamente. Al desviarme, perdí de vista la luz que me estaba  guiando, caí unos escalones en medio de la oscuridad. La desviación  tuvo un costo me fracturé un hueso.

Juan 12:46

Encendido de la Primera Vela: Azul

Reflexión: Al caer en las tinieblas somos afectados en nuestro caminar, en nuestra conducta, estilo de vida; cometemos errores, nos volvemos torpes en nuestro actuar y nos hacemos daño y producimos daño. Sólo la gracia del Señor, sólo su luz refulgente puede venir a nosotros como esperanza posibilitándonos a reencontrarnos y retomar el camino que conduce a la vida plena, convirtiéndonos en luminarias para aquellos que como nosotros anduvimos en las tinieblas y en la oscuridad. Señor que tu luz nos alumbre y oriente nuestros pasos.

Preguntas:

¿Qué experiencias podemos contar que hallamos vivenciado en la oscuridad?

¿Qué entendemos por oscuridad?

¿Cómo enfrentamos a la oscuridad?

Propuestas: ¿Por qué a Jesús se le nombra luz del mundo?

¿Ofrecemos la luz de Cristo a quienes caminan en las tinieblas?

Oración: Señor, ayúdanos a darle la bienvenida a la luz que nos envías, que podamos dejarnos guiar por tu luz para librarnos de la oscuridad, y de nuestras debilidades. Señor, ve siempre delante de nuestros pasos iluminando nuestro caminar de día y de noche para que nuestro testimonio sea agradable a ti. Amén

Canto: "TAN SÓLO UNA LUZ"

Tan sólo una luz, puede encender un fuego

y pronto su calor abarca el mundo entero.

Así es como el amor de Dios cuando en tu alma está

A los demás, los llevarás, nada te detendrá

 

Has visto el verdor de la naturaleza

y el tenue resplandor del sol cuando se aleja

mas bello es el amor de Dios cuando en tu alma esta

a los demás, lo llenarás, nada te detendrá.

 

Quisiera para ti , la paz que Dios me ha dado,

en él puedes confiar no importa tu pasado,

al mundo lo anunciaré; todos han de saber

que el Dios de amor a mi llegó mi vida transformó.

 

 

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

Tema: La luz Verdadera, Esperanza de Vida

Citas Bíblicas: Juan 1:9, Juan 14:6

Encendido de la Segunda Vela: Verde

Testimonio: En junio del 2001, con motivo de colaborar con una cruzada evangelística estudiantil del Proyecto Vida (Libro Vida) que se llevó a cabo en los distritos de La Molina, Santa Anita, Surco y San Luis, conocí a un Pastor evangélico llamado Jorge Yepes, este hermano estuvo 25 años entregado a las drogas, estando incluso implicado en un caso de tráfico ilícito de drogas, robo y otros. Un día cuando lo detuvieron le encontraron 8 kilos de cocaína por lo que estuvo preso 10 años. Mientras purgaba su condena no dejó la coca, es más a causa de ello y la competencia interna del tráfico, unos de los famosos capos quiso eliminarlo, asestándole puñaladas en el pecho, lo cual lo dejó "muerto" por unos segundos, pues el puñal le había traspasado el pulmón. Se sanó físicamente y salió de prisión, pero continuó con la droga .... hasta que alguien lo encontró en uno de esos lugares donde los drogadictos suelen reunirse y es conocido como la "Huerta  Perdida" estaba en condición de "basura", (según el mismo lo describe), por la droga y los harapos con que vestía.

Cuando se percató que iniciaba un especie de tratamiento, estaba seguro que no saldría de su condición, pero poco a poco fueron hablándole de la esperanza, de la existencia de los milagros, y lo veía en sus compañeros; la esperanza de liberarse del submundo donde se encontraba se iba logrando por su aceptación de Jesús en su vida y los nuevos caminos de luz y verdad que le ofrecía se fueron abriendo. Hoy trabaja para que cada uno de sus hermanos tenga y conozca a nuestro Salvador y Reconciliador. Estudia ahora en cursos de pastoral para guiar a las ovejas perdidas de su comunidad de fe, organizó el Centro Victoria, el cual es auto-gestionado con el trabajo que cada miembro realiza, es así que nace el programa "Caramelo de la Esperanza" con la meta de reunir fondos para que cada drogadicto que conocen, aceptan o llevan al centro sea liberado por la gracia de Dios, Su método de rehabilitación está centrado en las oraciones,  alabanzas y meditaciones de la Palabra de Dios.

Santiago 1:18

Reflexión: Cuántas veces hemos andado por caminos oscuros y nos hemos visto solos, perdidos y sin horizonte?, abatidos por los problemas diarios que nos agobian, alguna vez nos hemos desesperado?, son en ocasiones como éstas que nos damos cuenta que no estamos solos, tenemos a gente amiga, familiares y una comunidad de fe que se preocupa y ora por nosotros, entonces vislumbramos la luz que buscamos, la verdadera luz a la que nos invita Dios a través de su hijo Jesús a seguir, su gracia y gran amor haciendo renacer en nosotros la esperanza y la existencia del perdón por sobre todo, siempre y cuando estemos dispuestos a comprender y compartir con otros ese amor que envía a todos y cada uno de sus hijos; la esperanza nos dice que podemos caminar por senderos seguros, de llegar a un grato lugar donde la fe, el amor y la esperanza es lo que reina.

Preguntas:

¿Hemos estado alguno vez en momentos de soledad?

¿Cuántos amigos nos acompañan en momentos así?

¿Rechazamos la invitación de Dios a seguir su camino de luz?

¿Cómo construimos cada día la esperanza para nuestra vida?

¿Compartimos con otros la esperanza y la luz que nos llega?

Oración: Señor, estamos juntos reunidos para conocer tu camino y tu mensaje de verdad y esperanza, haz que nuestros corazones se abran a tu gran amor, y que podamos compartirlo con nuestros hermanos, hermanas, nuestros amigos y amigas, hijos e hijas, para que otros conozcan tu verdad y sepan que existe una vida plena, después de una vida limitada, que nuestra fe permanezca y que la esperanza nos sigua guiando cada paso de nuestros días.

Señor sé tu con nosotros en estos momentos y los que están por venir, que nuestros momentos de soledad sean compartidos contigo Señor y que la esperanza que pudiera perderse por los caminos de la rutina o la fatiga renazca en nuestros corazones cada mañana, al levantarnos y cada noche al acostarnos, para que el día sea lleno de tu obra y amor. Te lo pedimos en el nombre de tu Hijo amado Jesucristo Amén.

Canto: "OH SANTÍSIMO, FELICÍSIMO"

Oh Santísimo, felicísimo, grato tiempo de Navidad

al mundo perdido Cristo ha nacido

alegría, alegría cristiandad.

 

Oh Santísimo, felicísimo, grato tiempo de Navidad

coros celestiales oyen los mortales

alegría, alegría cristiandad.

 

Oh Santísimo, felicísimo, grato tiempo de Navidad

príncipe del cielo danos tu consuelo

alegría, alegría cristiandad.

 

 

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO

Tema: ¿Cuándo y a Quién encendemos nuestra Luz?

Citas Bíblicas: Isaías 35:4-10, Lucas 10: 25-37

Encendido de la Tercera Vela: Roja

Testimonio: En 1996, días antes de la navidad, mi esposa y yo fuimos caminando por la calle principal de Lubeck. A la derecha había llamativos aparadores, y a la izquierda, varios puestos de los que nos legaba el olor a salchichas y vino condimentado con especies.

Cerca de una de las grandes tiendas departamentales estaba sentado un hombre sobre su mochila, con la cara hundida entre las manos. Llevaba colgado del cuello un letrero de cartón que decía : "Tengo hambre", la gente pasaba deprisa, sin fijarse en él.

- Debe ser uno de esos timadores que se gasta el dinero en alcohol le dije a mi esposa

- No sé... - contestó ella. ¿Por qué no le ofreces algo de comer para ver qué hace?

Al parecer mi mujer no compartía mi opinión. Un vistazo al sombrero del hombre que había colocado delante fue suficiente para darme cuenta que no tenía lo suficiente. Así le dije: Quisiéramos comprarle algo de comer. ¿Qué le gustaría?

Alzó la cabeza, sorprendido sin poder creer lo que oía, y una sonrisa le iluminó el maltratado rostro.

- Quisiera una salchicha con curry - señaló vacilante.

Crucé la calle para comprarla y regresé, cuando volví se puso de pie de un salto y me dio las gracias, sin dejar de sonreír. Más tardé en dársela, que él en devorarla, Mi esposa y yo nos miramos: allí, en medio de la gente cuya única preocupación era hacer sus compras de Navidad, había una persona que no tenía que llevarse a la boca.

-¿Le dio sed con la salchicha?, ¿Desea que le compre algo de beber?; le pregunté deseando con toda el alma que no me pidiera alcohol. EL hombre me miró agradecido

-Ya han gastado mucho en mí, mejor cómprenle algo a otro hambriento con el que se encuentren. Han sido muy generosos ¡Feliz Navidad!.

Reflexión: En nuestro diario caminar encontramos retos, tareas y problemas, en cada uno de ellos ponemos nuestro esfuerzo, habilidad y paciencia para salir adelante, en otras ocasiones actuamos conforme a nuestro estado de ánimo, momento y porque no, tiempo, ¿cuantas veces, personas queridas, y no conocidas se nos han acercado para conversar y ser escuchados y los hemos rechazado?, -respondiendo - no tengo tiempo, me duele la cabeza, estoy cansado; respuestas rápidas y rutinarias que responden a nuestro quehacer diario, pero cuando nos enfrentamos con nuestras creencias, vemos que estamos perdiendo espacio, y alejándonos del mensaje de Jesús: ser solidario, atender a quien nos necesita, aún cuando no lo conozcamos, escuchar al amigo, al hermano, al hijo; son esas ocasiones que podríamos casi afirmar que el Señor nos da la oportunidad de ser luz ante los demás; la manifestación de Dios a través de nosotros da testimonio de su poder y gracia para con la humanidad y con quienes están más cerca de nosotros; prestar atención, atender al que necesita ser oído y calmar la sed del hermano, nos muestra que cuando queremos obedecer a Dios el interruptor no está en nuestras manos sino en la manos de Nuestro Dios.

1ra Juan 2:9-12

Preguntas:

¿Quien de estas personas dio su luz?

¿Por qué no pudieron encender su luz las otras personas?

¿Cuándo tu decides encender y apagar tu luz?

¿Que criterio o estados de ánimo influyen en tu decisión?

Oración: Señor, Dios de salvación, de la abundancia y dador de buenas dádivas. Señor lleno de gracia y perdón, hoy celebramos tu visita en Jesús de Nazaret, sentimos que nos sigues buscando y que deseas entrar más profundamente en nuestras vidas, quieres iluminar a todos con tu luz.

Ayúdanos a que la luz tenue que todavía existe en nuestras vidas resplandezca y brille para todos aquellos que la necesitan.

Canto: "LA NAVIDAD QUE QUEREMOS"

Yo quiero una navidad para todos iguales, alegrías,

tristezas, oraciones y panes.

Compartamos juntos la divina luz

que nos trajo al mundo el niño Jesús.

 

Coro

Que acabe la guerra que reine la paz,

que reine en el mundo la felicidad

todos los hermanos las manos tomad y

siempre unidos al rey proclamad

 

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

Tema: ¿Somos generadores de luz?, compartamos la luz

Citas Bíblicas: Mateo 5:13-15

Encendido de la Cuarta Vela: Amarilla

Testimonio: Algunos años atrás, en las Olimpiadas Especiales de Seattle, nueve participantes, todos niños excepcionales, se alinearon para dar la  largada de una carrera de 100 metros planos. Al sonar la señal, todos salieron, no exactamente a toda velocidad, pero con la voluntad de dar lo mejor de sí, terminar la carrera y ganar. Todos, con la excepción de un muchacho que tropezó, cayó al piso y comenzó a llorar. Su lamento fue escuchado por ocho de los compañeros quienes se detuvieron y retrocedieron hasta el lugar donde estaba el muchacho, una de las muchachas, con Síndrome de Down, se agachó, le dió un beso al muchacho y le dijo: "Pronto, ahora te vas a sanar". Los nueve competidores se tomaron de las manos y caminaron juntos hasta la meta. 

Encendido de la vela roja.

Reflexión: El estadio entero se puso de pie y los aplausos duraron varios minutos.  Las personas que estaban allí continúan repitiendo esta historia hasta hoy.  Tal vez los atletas eran excepcionales, pero con toda seguridad no eran insensibles. Esta historia, sigue impactando hasta el día de hoy cuando se llevan a cabo estos eventos. ¿Por qué? Porque, en el fondo todos sabemos que lo que importa en esta vida, más que ser un ganador solitario es... ayudar a los otros a vencer, aunque esto signifique disminuir el paso y cambiar el rumbo. Nuestra luz no puede quedar apartada de la comunidad sino que debe ser compartida con todos, porque en la unión de estas luces es que podemos percibir la presencia del amor de Dios.

Preguntas:

¿Que nos comunica este testimonio?

¿Cómo podemos ser generadores de luz en los actos de nuestra vida?

Oración: Señor que nuestro testimonio personal y comunitario irradie esa luz que recibimos de tu, para aquellos que no han alcanzado la fuente generadora de la luz de vida, que eres Tú. Que puedan hallarla en esta navidad. Amén

Canto: "LA NOCHE DE LOS POBRES"

El niño ha nacido bajo la enramada, tiene la mirada azul.

Los sauces le mecen canciones de cuna, redonda la luna está.

 

Estribillo

Es la Noche de los pobres, es la noche del amor.

nace pobre y es el Rey,

tiene hambre y es el pan, tiene frío y es el sol

//Duerme, que velan tu sueño Jesús

las cuatro estrellas de la Cruz del Sur//.

 

El niño se duerme, la madre lo besa, le da su tibieza un buey

Traen los pastores su amor de colores y en los corazones su miel

Category:
Tags: Liturgia, Adviento