Skip Navigation

Liderazgo, vocación al servicio del otro

 

Por: Fernando Sánchez Argomedo | Fuente: Yoinfluyo.com

Un líder es un ser humano capaz de transmitir con su testimonio de vida un conjunto de ideas o principios que motivan a otras personas a seguirlos.

La manera de ejercer la propia vocación como director, trabajador, político; los pensamientos que se exponen a otros mediante un libro, una novela, la música, etc., todas estas manifestaciones humanas reflejan cómo somos a la hora de realizarlas, pero el líder lo hace de forma especial al destacar y con ello influir en los demás.

Por lo mismo, ser líder implica una gran responsabilidad ya que, de alguna forma, esa capacidad desarrollada o don no sólo tiene que ver con él mismo, sino que impacta en la vida de los demás.

Hay muchos líderes que no se dan cuenta que lo son, otros que no saben lo que implican sus capacidades desarrolladas o talentos, y otros lo van descubriendo con el tiempo. Tal vez sólo uno que yo recuerde supo desde que nació a que estaba llamado… Exactamente, así es… Él.

No es sencillo para el líder asumir y entender esa responsabilidad. Un ejemplo relevante es el padre de familia que ejerce una gran influencia en sus hijos, por naturaleza y casi sin mucho esfuerzo. Está sembrando en esos seres humanos pequeñitos una semilla de lo que serán en el futuro, y de esta forma están también influyendo en el futuro de la humanidad.

Por otra parte, quien ejerce un cargo como jefe, gerente o director en cualquier organización, muchas veces llega ahí, más que por su liderazgo, por su capacidad intelectual, y no alcanza a entender que al tener ese cargo de alguna forma se ha convertido en un líder para con sus subordinados y a veces compañeros.

Una visión antropológica

Entender el papel y la vocación de líder es un acto de responsabilidad para con los demás, precisamente porque estamos hablando de personas. Esta gran responsabilidad de influir en los demás obliga a tener una visión antropológica de la persona. Es decir, entender la esencia y naturaleza de las personas: su dignidad.

¿Qué significa una visión antropológica del hombre?, ¿qué implica entender que son seres humanos? La antropología es, en palabras llanas, el conocimiento de la realidad humana, es decir, el entendimiento de lo que es el ser humano de manera amplia y completa.

En principio el líder debe comprender que los otros son, como él, personas. Ese es un gran avance; sin embargo, también debe comprender que los seres humanos estamos constituidos de partes que integradas nos dan el ser.

El ser humano –la persona– está formado por un cuerpo y por algo que lo anima, que llamamos alma. Ambas partes están plenamente relacionadas, de tal forma que el estado físico del cuerpo –la salud–, influye en el estado de ánimo, y es el alma el motor del cuerpo.

El alma (lo no físico) se manifiesta de forma fantástica en ese cerebro (lo físico) en donde converge lo no físico, como las ideas, los pensamientos, los recuerdos, etc., con lo físico, que es nuestro cuerpo: ,illones de neuronas que se unen mediante conexiones sinápticas por las que transitan pequeñísimas señales eléctricas, que se convierten en acciones concretas.

Justo en el momento de la concepción se da el primer chispazo de luz, espíritu y dignidad humana que define el cuerpo y el alma, ya que sin estos, ese conjunto de células no podrían formar un nuevo ser. En el alma se encuentra el motor de nuestra existencia, formada por inteligencia y voluntad.

La inteligencia es la parte racional del ser humano en la que se interpreta o procesa todo a la luz de nuestras experiencias, aprendizaje, conocimiento adquirido a través de toda nuestra vida. Aquí hay un elemento muy importante para el líder, quien influye –no de forma determinante pero sí importante– en esas experiencias, aprendizajes y conocimientos de las personas.

La voluntad es esa capacidad que tenemos para tomar una acción determinada: hacer, decir, actuar, caminar. Esa acción ya en proceso de realización es determinada por la inteligencia y por los sentimientos. Por eso, todo aquello que alimenta nuestra inteligencia nos llevará a actuar en consecuencia; de ahí que la influencia de un líder sobre una persona influya también en sus actos.

El líder, sí influye

Un ejemplo de cómo un líder influye en los actos de una persona, lo encontramos en los artistas, que usan determinada ropa, la cual se pone de moda. Esa moda no es otra cosa que la información procesada por las mentes de las personas que a la hora de ir a comprar ropa hacen una valoración inteligente que hace actuar a la voluntad para comprar lo que usa aquel artista que es mi favorito.

Así sucede no sólo con la ropa, sino en la forma de abordar un problema, encontrar una solución, dialogar, afrontar la misma vida.

De ninguna forma estamos diciendo que la persona sólo actúa por la influencia de un solo líder, sino que los líderes influyen en una proporción que depende de cada persona, en como actúa y lo que hace.

Con esto hemos visto de forma muy simple cómo el líder influye en otras personas, y la forma en que lo hace. Ahora la pregunta hacia el líder es: ¿qué te gustaría dejar en este mundo?, ¿paz o guerra?, ¿amor u odio?, ¿construcción o destrucción?... ¿verdad que es una gran responsabilidad?

¡Caramba!… que Dios sabe lo que pasa por mis sentimientos, que me hacen perder la cabeza y la razón de la sin razón que influye por gracia del Espíritu en mi voluntad; porque evadir, reprimir y reorientar es lo mejor, frente al brillo intenso de esa Luz que deslumbra y confunde, pero que inspira, motiva como musa, y aleja la tristeza del corazón… Dios que sabes que te amo, también sabes lo que he perdido y lo que tengo aquí en mi corazón…

fsanchez@yoinfluyo.com