Skip Navigation

Alcanzando a las personas que no se visten o actúan como “gente de la iglesia”

 

El Rev. Olu Brown fundó la iglesia Impact Church en Atlanta hace 11 años con un grupo de 25 personas. Ahora, es una de las iglesias de más rápido crecimiento en el país, con casi 4,400 congregantes semanalmente (esto incluye la asistencia en persona o en línea). Comparte consejos sobre cómo alcanzar a la gente, incluso a aquellos que no se visten o actúan como "gente de la iglesia".

 

En Impact Church, somos un grupo de personas que algunos dirían que no pertenecen a la iglesia. No siempre nos vemos como personas de la iglesia o actuamos como personas de la iglesia. Esa es la "salsa secreta" de quienes somos. Pero tenemos que trabajar para ayudar a las personas a sentirse cómodas y a sentir que pueden ser ellos mismas.

"Una de las razones principales por las que muchas iglesias no están alcanzando a los jóvenes es que no están dispuestas a re-empacar su mensaje para que otros puedan escucharlo y recibirlo".

 

Hospitalidad radical
Una práctica clave es lo que llamamos hospitalidad radical - una actitud de que todas las personas son bienvenidas, todas las personas son dignas y todas las personas tienen un lugar. Esto se aplica a través de diferentes perspectivas políticas y diferentes orientaciones sexuales. Es la simple pero radical afirmación de que todas las personas son realmente bienvenidas. Esta postura ha ganado a mucha gente para Impact Church y finalmente a Jesucristo. Pero tristemente, también ha rechazado a algunas personas. Cuando algunas personas dicen que quieren practicar la hospitalidad, quieren decir: "Quiero ser hospitalario con las personas que están de acuerdo conmigo, que se parecen a mí, que están en mi estatus socioeconómico".

La hospitalidad radical requiere la voluntad de compartir el poder con otros. Cuando dirigía un grupo pequeño, todo el mundo conocía el restaurante donde nos encontravamos porque era el restaurante que me gustaba. Pero a medida que personas de diferentes orígenes culturales se unieron al grupo, descubrimos que tenían otros gustos en la comida no parecidos al mío. Como líder, tuve que decidir dejar ir parte de mi poder en aras de la inclusividad.

Adoración impactante
En Impact Church, queremos dar una experiencia a los congregantes que los haga sentir bienvenidos y valorados y que los llame a la acción. No nos referimos a nuestra culto como un "servicio". En vez de eso, pensamos que es una "experiencia". Y una de las cosas que da forma a una experiencia de adoración impactante es el uso de metáforas. Jesús usaba constantemente metáforas en sus enseñanzas a través de parábolas. Pero hoy en día, demasiadas iglesias no están haciendo el arduo trabajo de desarrollar metáforas que se aplican a la vida del siglo XXI. Cuando damos una ilustración bíblica, pensamos que personas en las bancas entiende. Pero no lo hacen.

Una buena metáfora puede moldear la experiencia de su adoración desde el momento en que alguien entra a su estacionamiento hasta que se va. Una vez estuvimos haciendo una serie de sermones en la obra de construcción en Impact Church. Nuestros ujieres se pusieron cascos y había artículos relacionados con la construcción en todo el edificio. Antes de que se predicara el sermón o incluso de que se cantara la primera canción, la gente ya había sido instruida en la metáfora. Las metáforas pueden ser comunicadas a través de su comunicación digital, su boletín, su sermón.

Estamos constantemente revisando lo que llamamos adoración. Hemos encontrado que es crítico involucrar a un equipo en la preparación de la adoración. Muy a menudo, los sermones y la planificación de la adoración ocurren dentro de un silo. Pero si usted confía en un equipo que representa la diversidad de la audiencia a la que desea llegar, hará un trabajo mucho mejor al hacer una metáfora que se extienda a través de las generaciones, las culturas y la geografía.

Conociendo a su cliente
Una de las tendencias culturales clave del siglo XXI es el aumento de los sistemas de diseño propio, en los que las personas tienen muchas más opciones a la hora de decidir lo que se les ofrece. Por mucho que me gusten las grandes tiendas como Target y Walmart, creo que las iglesias más saludables en los próximos años serán aquellas que sean lo suficientemente pequeñas y flexibles como para cambiar y adaptarse rápidamente a un contexto que cambia rápidamente.

Comenzar una congregación o llevar a la congregación existente al siguiente nivel de salud o crecimiento es similar en algunos aspectos a comenzar un negocio. Tienes que saber quiénes son tus clientes actuales y a quién quieres llegar. Tienes que diagnosticar los elementos clave de tu comunidad. ¿Cuál es el pronóstico demográfico para los próximos diez años? ¿Habrá grandes cambios étnicos o culturales en la población? No puedes ignorar estos factores y esperar que crezcan.

Relevancia y relaciones
Algunas personas piensan que si la iglesia se esfuerza por ser relevante a la cultura actual, no puede permanecer auténtica a sus valores y mensaje central. Pero considere el ejemplo de las empresas que venden reproductores de audio. Durante muchos años, el propósito de sus productos - proporcionar una experiencia auditiva de calidad - no cambia. Pero las empresas exitosas saben que la tecnología, el embalaje y el marketing deben evolucionar constantemente. Una de las razones principales por las que muchas iglesias no están alcanzando a los jóvenes es que no están dispuestas a re-empacar su mensaje para que otros puedan escucharlo y recibirlo.

Las relaciones son quizás el factor más importante. Es difícil atraer a alguien a la iglesia que realmente no nos gusta o no entendemos. Estoy descubriendo que las generaciones más jóvenes realmente quieren tener relaciones profundas y duraderas con los adultos mayores. Pero estas relaciones tienen que ser relevantes y auténticas.

Todas las congregaciones, ya sean grandes o pequeñas, son signos de la gracia de Dios. Doy gloria por cómo Dios no me está usando a mí sino a nuestro equipo en esta fase de nuestra misión. Espero y oro para que dentro de 20, 30 o 40 años, cuando todos nuestros rostros sean diferentes, lleguemos a más gente de la que nuestro grupo original podría haber imaginado.

Este artículo fue traducido por Aileen Jimenez. Para ver el artículo original en inglés escrito por el Reverendo Olu Brown, siga este enlace