Skip Navigation

Viviendo una vida más simple

16 de noviembre, 2012 | RETHINK CHURCH

La lista de prioridades
¿Cómo simplificar la vida? Una forma de lograrlo es hacer una lista en base a la pregunta: ¿Cuáles son las cosas más importantes para mí? Si uno responde a esa pregunta, podrá también fijar prioridades, porque es la respuesta a esta pregunta que ayuda a identificar lo que es importante y eliminar todo lo demás.

Evalúe su tiempo
Según un artículo que apareció en The Economist, dormir debe tomar un tercio de nuestro día. ¿Qué hacemos con el resto? ¿Se ha puesto a pensar en qué ocupa la mayor parte de su tiempo? Haga una especie de gráfico o tabla en dónde usted divida la semana en las actividades que realiza. ¿Cuánto tiempo ocupa en trabajar, ejercicios, leer, comer, dormir, etc.? Esta herramienta visual le dará la oportunidad de preguntarse: ¿Qué puedo simplificar o eliminar? ¿Qué cosas son las más importantes? ¿En qué estoy ocupando demasiado tiempo, lo que me hace descuidar cosas más importantes?

El estrés de las fiestas de fin de año
Pregúntese: ¿Qué partes de estas celebraciones podrían cambiar a fin de invertir más tiempo en cosas significativas? Piense en el Día de Acción de Gracias, las compras, los regalos, Navidad, etc.

Antes de ser arrastrados por el turbión de las ofertas de las tiendas y las celebraciones, hagamos un ejercicio provisto por The Center for a New American Dream.

Imagínese que las fiestas de fin de año han terminado. Use la imaginación y visualice cómo luce la casa, cómo se siente y qué hace la familia. Después responda estas preguntas:

· ¿Están las celebraciones centradas en aquellos aspectos que usted considera importante?
· ¿Qué partes de las celebraciones podrían cambiarse para gastar más tiempo en cosas más significativas?

Envolviendo regalos
Como ejemplo de cómo simplificar su vida, queremos darle la idea de usar cosas que ya tiene en su hogar. Una forma de envolver regalos es juntar de antemano las secciones de las tiras cómicas del periódico, si usted está suscrito, o juntar las bolsas de papel del supermercado. De esta forma, se ahorra dinero, se economiza el tiempo de tener que ir a comprar papel de regalos y se salvan árboles. ¡Simplifique su vida!