Skip Navigation

Foto cortesía por Rev. Patrick Friday, In Mission Together

Obispo Chistian Alsted del Norte de Europa Central celebró la comunión con una congregación en Huntsville, Alabama, a la vez que el Rev. Remigijus Matulaitis celebra con una congregación en Lituania como parte de “ In Mission Together Lithuania 50/50 Partnership Summit” en junio de 2015. Cada congregación pudo verse por internet.

Una mesa abierta: Cómo el metodismo unido entiende la comunión

 

Joe Iovino */ Traducción y Adaptación: Michelle Maldonado**
29 de septiembre de 2015

Durante una clase de confirmación, el pastor le pidió a un grupo, la mayoría entre las edades de 13 a 14 años, que nombraran algunas cosas que los/las cristianos/as hacen -específicamente los metodistas unidos- y que otras personas no hacen. Una de las jóvenes levantó la mano y dijo con una sonrisa: "Nosotros mojamos nuestro pan en el jugo de uva."

Sí, eso es diferente.

Debido a que el sacramento de la Santa Comunión es una práctica común y recurrente en nuestra forma de adoración, su riqueza a veces se pierde.

Un sacramento, varios nombres

La Cena del Señor, la Santa Cena y la Eucaristía, son algunos de los nombres más comúnmente usados para este sacramento celebrado por el metodismo unido. Cada uno de estos nombres destaca un aspecto de este acto de adoración.

De acuerdo a “Este Misterio Santo”, el documento oficial de La Iglesia Metodista Unidas sobre la comunión, “la Cena del Señor nos recuerda que Jesucristo es el anfitrión y que participemos en la invitación de Cristo”. Jesús nos invita a participar en la comida especial que tuvo con sus discípulos la noche antes de su crucifixión, así como otras oportunidades en las que compartió alimento en hogares y lugares públicos.

"El término Sagrada Comunión nos invita a centrarnos en la entrega a Dios, que hace que el sacramento sea una ocasión de gracia y de la santidad de nuestra comunión con Dios", dice Este Misterio Santo.

Por último, "Eucaristía, de la palabra griega que significa acción de gracias, nos recuerda que el sacramento es acción de gracias a Dios por los dones de la creación y de la salvación."

Los “Cultos con el Sacramento de la Santa Comunión” en la parte inicial del Himnario Metodista Unido nos llevan a la celebración de la plenitud del sacramento.

Invitación

Nuestra liturgia de comunión comienza con las palabras pronunciadas en nombre de Jesús invitando a "todos/as los/as que le aman, los/as que sinceramente se arrepienten de sus pecados y buscan vivir en paz unos/as con otros/as."

Para participar, no hay precondiciones sobre ser parte de la membresía de la iglesia o haber terminado una clase requerida. Todos/as los/as bautizados/as presentes están invitados/as, aunque pertenezcan a una iglesia diferente. Quienes no están bautizados/as no son impedidos/as de participar, pero "deben recibir consejería y orientación hacia el bautismo tan pronto sea posible", de acuerdo a la recomendación del documento “Este Misterio Santo”.

Además, no existe una edad mínima. Se invita incluso a los/as bebés bautizados/as a participar. El Rev.Taylor Burton-Edwards, Director de Recursos de Adoración de la Junta General de Discipulado (GBOD), explica lo siguiente: "de cualquier forma pueden participar en esta Gran Acción de Gracias, aunque sea simplemente durmiendo en los brazos de su madre, ellos/as están ahí. Ellos son parte de lo que estamos haciendo todos/as juntos/as, por lo tanto son bienvenidos/as también a recibir".

La confesión, el perdón y la paz

Durante esta parte del servicio, nos preparamos para ofrecer un sacrificio en alabanza y acción de gracias por el arrepentimiento del pecado y la búsqueda de una convivencia llena de paz entre unos/as y otros/as.

Después de una oración de confesión, compartimos palabras de perdón que nos recuerda la gracia que está disponible para todos/as los que se arrepienten: "en el nombre de Jesucristo, eres perdonado/a!"

Luego sigue la paz, donde nos ofrecemos unos/as a otros/as en reconciliación y amor, afirmando nuestro deseo de vivir como una comunidad reconciliada en Cristo.

La Gran Acción de Gracias

Durante la siguiente parte del servicio, el/la pastor/a guía a la congregación en una oración llamada La Gran Acción de Gracias.

"Nuestro sacrificio de alabanza y gratitud es la gran acción de gracias…es por eso que es esencial que las personas participen activamente en esto", señala el Rev. Burton-Edwards.

Nos unimos en la antigua tradición de sacrificio al ofrecer a Dios nuestra alabanza y acción de gracias por el don maravilloso de la salvación (Cf. Salmo 141).

Nos ofrecemos y damos nuestro pan y vino a Dios con acción de gracias. Entonces le pedimos al Espíritu Santo que se derrame sobre nosotros/as y sobre estos estos elementos que pueden llegar a ser para nosotros el cuerpo y la sangre de Cristo, que nutren a quienes han sido redimidos por su sangre y constituyen el cuerpo de Cristo en el mundo.

Concluimos alabando al Dios Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, antes de unir nuestras voces en la oración del Señor.

Posteriormente el pan se parte y el cuerpo y la sangre de Cristo se brindan a quienes vienen a su encuentro.

Oración después de recibir

La Santa Cena reúne nuestra adoración y nuestro trabajo en el mundo.

"La comunión es nuestra comida,,, es nuestro alimento; necesitamos ese sustento y lo necesitamos con regularidad", explica el Rev. Burton-Edwards.

En la oración después de recibir, afirmamos esto. Oramos, "Concédenos ir al mundo con la fuerza de tu Espíritu, para darnos a nosotros mismos a los demás, en el nombre de Jesucristo, nuestro Señor". Todo esto es un regalo de Dios para nosotros.

El Rev. Burton-Edwards continúa afirmando que "somos alimentados con el cuerpo de Cristo por el Padre, y empoderados por el Espíritu Santo, para vivir como el cuerpo de Cristo en el mundo". Mojar el pan en jugo puede parecer un poco extraño, pero es una señal importante en nuestra vida como discípulos/as de Jesucristo.

Burton-Edwards resume, "lo que estamos haciendo en la Eucaristía es una cosa doble. Cuando recibimos ‘el pan y el jugo para que podamos ser el cuerpo de Cristo en el mundo, redimido con su sangre’ lo estamos recordando. Al mismo tiempo, también somos hechos/as nuevas criaturas. Oramos para que podamos ser ‘uno con Cristo, uno con los demás y uno en cada ministerio para todo el mundo’. El trabajo de Dios para hacernos uno y unirnos con Cristo, con los demás y en nuestro testimonio y la vida en el mundo -es la forma ordinaria por el cual Dios nos alimenta, nos sostiene y nos da poder para vivir como cristianos en el mundo".

Un gran recurso para ayudarle a entender los elementos clave de la teología y la práctica de la Santa Cena en La Iglesia Metodista Unida es el Módulo III de “Liturgia y Sacramento” producido por la Junta General de Educación Superior y Ministerio (GBHEM),  El Significado de la Sante Comunión (The Meaning of Holy Communion), que se puede descargar gratis en la web de la Junta de Discipulado.

La declaración oficial de “Este Santo Misterio: Interpretación de La Iglesia Metodista Unida del Sacramento de la Santa Comunión”, está disponible en español y su versión en inglés también  puede ser descargada en su versión en inglés, gratuitamente en la página web de la Junta General de Discipulado (GBOD).

Aprenda más acerca del Domingo de Comunión Mundial.

* Joe Iovino trabaja para Comunicaciones Metodistas Unidas. Para mas información acerca de Joe o el artículo, visite el enlace: http://www.umc.org/what-we-believe/an-open-table-how-united-methodists-understand-communion

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org