Skip Navigation

Una carta abierta del Equipo de Justicia y Reconciliación

 

Equipo de Justicia y Reconciliación * / Traducción y adaptación: Michelle Maldonado**
2 de diciembre de 2016

Una carta a los/as cristianos/as metodistas unidos/as en el oeste de Carolina del Norte

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

Como cristianos/as somos llamados/as por nuestro Señor a cumplir con el deber a nuestro país, como obedecer leyes justas, pagar impuestos y votar. Por desgracia, en el proceso de las elecciones, fuimos arrastrados por la incesante campaña y pusimos nuestras esperanzas en los/as candidatos/as de los partidos que mejor parecían representar nuestros puntos de vista. En la medida en que pusimos nuestra esperanza en los/as candidatos/as hemos pecado, nuestra esperanza sólo es legítima en el Señor. Tenemos que arrepentirnos.

El miedo ha estado aumentando. El miedo es la emoción que sentimos cuando percibimos, ya sea real o imaginado, que nos están quitando algo. La respuesta natural al miedo es la ira hacia la cosa o personas que creemos amenazan con quitarnos algo. Hemos estado inundados/as de ira.

Tradicionalmente y actualmente gran parte de esa ira se está enfocando al extranjero. Muchos/as de nuestros/as antepasados/as ​​cuando llegaron a esta tierra fueron el foco de la ira de aquellos/as que los precedieron aquí, con la excepción de los/as esclavos/as tomados/as de su tierra y enviados/as aquí contra su voluntad. Se les acusó de quitarles los empleos y la prosperidad a los/as "verdaderos/as estadounidenses". Una vez más nos sentimos tentados a hacer lo mismo. Tenemos que arrepentirnos si hemos caído en este pecado.

¿Cuál es la verdadera razón por la que tenemos miedo y enojo? Verdaderamente es porque no hemos confiado en Dios. Tenemos que arrepentirnos y confiar en Dios, no en los partidos Demócrata, Republicano, u otros. La Escritura muestra que Dios elimina bendiciones cuando el pueblo de Dios no cuida: extranjeros/as, viudos/as, huérfanos/as, pobres y otro/as que están en necesidad (1). Tenemos que arrepentirnos de nuestro egoísmo. Volvamos a comprometernos a ayudar a los/as necesitados/as.

El maltrato de las personas de color a través de la institución de la esclavitud y luego Jim Crow ha sido uno de los mayores pecados que manchan nuestra conciencia nacional. Se han hecho grandes avances en la prohibición de las prácticas discriminatorias raciales. Gracias a Dios por los/as que han luchado por estos cambios. Sin embargo, la sospecha hacia otras personas y las actitudes raciales permanecen y son experimentadas diariamente por nuestro pueblo Negro, Marrón y hermanas y hermanos de otras minorías. Busquemos en nuestros corazones y pidamos a Dios que elimine los prejuicios restantes.

Esto no es teórico; Es muy personal y real. Muchos/as de nosotros/as tenemos historias personales y otras historias han sido compartidas por nuestros vecinos y parroquianos. Aquí hay dos de las muchas historias: En las últimas semanas, dos niñas de escuela primaria que asisten a una Iglesia Metodista Unida regresaron a casa de la escuela y su abuela se sorprendió cuando las chicas le dijeron lo asustadas que estaban porque en la escuela ese día sus compañeros les dijeron que serían deportadas. No debería hacer ninguna diferencia porque estas chicas, sus padres y abuelos son todos ciudadanos de los EEUU. En otro incidente reciente, uno de nuestros clérigos metodistas unidos recibió un mensaje de texto altamente ofensivo, donde el remitente insultos despectivos y la llamó una "nigga".

Somos llamados/as a ser reconciliadores por medio de Cristo. Hagamos el esfuerzo en la iglesia, el trabajo, la escuela y en el vecindario de entrar en comunidad uno con el otro. A medida que se desarrollan las amistades, hagamos un espacio seguro para escuchar las historias de los demás. Seamos humildes cuando nuestra conciencia está agrietada, debemos arrepentirnos y pedimos perdón cuando reconocemos que hemos ofendido a alguien que fue hecho/a a imagen de Dios.

Que todas las Iglesias Metodistas Unidas se conviertan en lugares seguros donde toda la gente, ya sean, negros, marrones, blancos, nacidos en Estados Unidos, extranjeros, ciudadanos, residentes, indocumentados, gays, heterosexual, pobres, ricos, se sientan seguros/as y aceptados/as.

Nuestra ciudadanía está en el cielo (2). Esa es la lealtad que estamos llamados a defender. Que nuestra lealtad no sea roja, azul o verde, aunque pueden ser nuestras preferencias de voto. Mientras estamos aquí, trabajemos por leyes buenas y justas, un trato justo y la dignidad de todas las personas. Ayudemos a los/as necesitados/as y oremos para que el Reino de Cristo venga a la tierra. Pero cuando llegue el fin, abandonaremos este mundo con la confianza de llegar al reino de nuestra verdadera ciudadanía.

En el Amor de Cristo,

En nombre de toda la

WNCC-Equipo de Justicia y Reconciliación

Timothy Webster

Susan Suarez-Webster

Ministerios Hispanos / Latinos-WNCC

Pamela Shoffner,

Presidenta interino WNCC - Equipo de Justicia y Reconciliación

*Para más información acerca de la carta, visite el enlace: http://wnccumc.org/an-open-letter-from-the-justice-and-reconciliation-team/?utm_content=buffer2fe18&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

** ** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org