Skip Navigation

La Reconciliación de Vasconcellos. Foto de Martinvl, courtesía de Wikimedia Commons

La reconciliación puede ser difícil después de un período de conflicto. El llamado a la oración es una forma de sanar heridas y reconciliar a la sociedad.

Un llamado post-electoral a estar unidos en oración

Por Susan Henry-Crowe* / Traducción y adaptación: Rev. Gustavo Vasquez **
11 de noviembre de 2016

El pasado martes 9 de noviembre, en todos los Estados Unidos, los/as ciudadanos/as ejercieron su derecho a votar por el liderazgo de su país. Hoy, podemos estar unidos/as en oración por todos/as aquellos/as que han sido electos/as: para que puedan encontrar fortaleza y sabiduría para dirigir nuestras comunidades y nuestro país en los días venideros. Oramos para que permanezcan siempre enfocados/as en el bien común, continuamente moldeando a través de sus palabras y acciones un mundo más justo y pacífico.

Estamos agradecidos por la dedicación de los/as servidores/as públicos/as que dedican su vida a servir a todos los pueblos de los Estados Unidos. Estamos especialmente agradecidos/as y oramos por los/as incontables metodistas unidos/as que viven su fe como comisionados/as en los condados, como sheriffs, jueces/zas, legisladores/as estatales y miembros del Congreso de los Estados Unidos.

A pesar del largo y escabroso camino durante estas elecciones, oramos para que, como testigos fieles, obtengamos una fuerza renovada para seguir adelante, ya que le hemos dado la responsabilidad a los líderes, para que lleven a cabo políticas que transformen nuestro mundo en un hogar más justo y pacífico. Que todos/as renovemos nuestras promesas de ser fieles a los caminos que conducen a la paz y a la vida abundante. Mantengamos la promesa de que la paz vendrá a nuestras vidas.

Una palabra, una oración y una canción para el mundo después de las elecciones de 2016

Recordando las palabras de Abraham Lincoln

Con malicia hacia nadie, con caridad para todos/as, con firmeza en el derecho que Dios nos da para ver lo que es correcto, esforcémonos por terminar la obra en la que estamos, para suturar las heridas de la nación, para cuidar de quien ha de soportar la batalla, para su viuda y su huérfano, hacer todo lo que se pueda para alcanzar y apreciar una paz justa y duradera entre nosotros/as y con todas las naciones.

Oremos con el gran teólogo metodista Georgia Harkness,

Esta es mi oración, oh Señor de todos los reinos de la tierra;

Venga tu reino; En la tierra se haga tu voluntad.

Que Cristo sea levantado hasta que todos/as le sirvan,

Y los corazones unidos aprendan a vivir como uno/a sólo/a.

Oíd mi oración, Dios de todas las naciones;

Me entrego a tí; Hágase tu voluntad.

Cantemos juntos, para la sanación de las Naciones

Guíanos hacia la libertad;

Libra el mundo de desesperación

Redime de la guerra y el odio,

Que todos/as puedan ir y venir en paz.

Muéstranos cómo a través del cuidado y la bondad

El miedo morirá y la esperanza crecerá,

El miedo morirá y la esperanza crecerá. (Fred Kaan 1965)

*La oración y la canción se pueden encontrar en el himnario metodista unido. Datos de contacto: Tricia Bruckbauer: tbruckbauer@umc-gbcs.org

* El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org.