Skip Navigation

Tribunal superior

Foto: Mike DuBose, UMNS.

El Rev. Frank Schaefer (tercero desde la derecha) con su familia y simpatizantes durante un servicio de oración por la unidad en la Corte Park Square en Memphis, Tennessee, antes de la audiencia oral que se llevó a cabo el 22 de octubre de 2014, por su caso con el Concilio Judicial de la Iglesia Metodista Unida. Schaefer fue declarado culpable en un juicio eclesiástico en noviembre de 2013, por violar el Libro de Disciplina de la iglesia, al llevar a cabo la ceremonia matrimonial de su hijo con otra persona del mismo sexo; pero recuperó sus credenciales ministeriales después de una apelación.

Tribunal superior decide restitución ministerial del Rev. Schaefer

 

Por Linda Bloom

Traduccción Rev. Gustavo Vasquez

El Rev. Frank Schaefer seguirá siendo clérigo de la Iglesia Metodista Unida.

En una sentencia hecha pública el 27 de octubre, el máximo tribunal de la denominación confirmó una decisión tomada en junio por un comité de apelaciones regional, para restablecer las credenciales ministeriales del Rev. Frank Schaefer, quien había sido declarado culpable de violar la ley de la iglesia en noviembre de 2013, por llevar a cabo la boda de su hijo con otra persona del mismo sexo en 2007.

"El Concilio Judicial en una cuidadosa revisión de la decisión del Comité de Jurisdicción Noreste de Apelaciones, en al caso del Rev. Frank Schaefer y los cuestionamientos de ley presentados por el abogado de la iglesia, encuentra que no hay errores en la aplicación de la ley de la iglesia y las decisiones judiciales ", dijo la Decisión 1270. "La pena, tal como fue modificado por el Comité de Apelaciones se mantiene”.

En su decisión, el Concilio Judicial reconoce también el hecho de que "algunos dentro de la iglesia no apoyan la decisión tomada el día de hoy."

El fallo se produjo durante la reunión de otoño del Concilio Judicial, realizado entre el 22 y el 25 de octubre en Memphis, Tennessee, y seguida por una audiencia oral sobre el caso. El Rev. Christopher Fisher, quien se desempeñó como asesor de la Conferencia del Este de Pennsylvania durante el juicio de Schaefer, había introducido un recurso jurídico ante la decisión de la comisión de apelaciones al Concilio Judicial.

Multa impuesta por la corte de primera instancia

Fisher hizo la pregunta ante el concilio de si Schaefer habría perdido el derecho de apelar en su caso, al desobedecer la pena que se le impuso. Durante el 19 de noviembre 2013, fase de sentencia del juicio, el castigo impuesto fue una suspensión inmediata de 30 días, seguido de un informe escrito y una entrevista con la Junta de Ministerio Ordenado de la Conferencia Este de Pennsylvania "con respecto a su llamado y su disposición para defender el Libro de Disciplina en su totalidad". De no estar en disposición se le requeriría la entrega sus credenciales a la conferencia anual.

El informe escrito de Schaefer concluyó con su compromiso "de trabajar junto con mis colegas del clero, ministrando a todas las personas bajo mi cuidado, sin dejar de defender a nuestra comunidad LGBT (Lesbianas, gay, Bisexuales y Transgénero) dentro de la Iglesia Metodista Unida, haciendo uso de los canales adecuados para generar un cambio del lenguaje y disposiciones discriminatorias dentro de nuestro Libro de Disciplina”.

Cuando se le preguntó, Schaefer dijo a la Junta de Ministerio Ordenado que no podía acatar las ordenanzas del Libro de Disciplina en su totalidad y no entregaría voluntariamente sus credenciales. La junta decidió en consecuencia, revocarles las credenciales ministeriales al Rev.  Schaefer.

Por su parte, el tribunal de primera instancia no describió la entrega voluntaria de credenciales como un requisito por lo que el Concilio Judicial no encontró ninguna constancia de que Schaefer "participara en ningún tipo de desobediencia flagrante a la pena de tribunal de primera instancia".

"Mezclar y combinar" las penas

El Comité de Apelaciones de la Jurisdicción del Noreste utilizó dos decisiones anteriores del Concilio Judicial (Decisión 240 y Decisión 725) como base para su sentencia del 24 de junio, argumentando que el tribunal de primera instancia "mezcló y combinó de manera impropia, penas que tienen una naturaleza jurídica distinta”. Una de ellas fue la pena sobre la base de un hecho futuro en vez de referirse a un hecho pasado o presente.

En general, un tribunal de primera instancia "puede estipular las condiciones" para poner fin a una suspensión, como parte de la propia pena de suspensión, dijo Concilio Judicial. Sin embargo, en este caso el concilio determinó que "el tribunal de primera instancia combinó  aspectos de dos alternativas diferentes; por un lado se suspende al Rev. Schaefer durante 30 días y por otra parte, se define un procedimiento posterior, en la que a otro cuerpo (la Junta de Ministerio Ordenado), le fue dado poder de cambiar la pena de suspensión por la entrega de sus credenciales, dependiendo de las garantías fuese capaz de dar el Rev. Schaefer con respecto a su conducta en el futuro".

Esa acción violó la ley eclesiástica y fue "la base principal para el cambio de la pena sentenciada por el tribunal de primera instancia", dijo el concilio. El Comité de Apelaciones de Jurisdicción Noreste tiene la autoridad para hacerlo, de acuerdo al Libro de Disciplina si la pena "no es mayor que la fijada en la audiencia o juicio".

En esta decisión se reconoce también, las tensiones dentro de la Iglesia Metodista Unida en temas relacionados con la homosexualidad. La sentencia señala que algunos pueden ver la decisión del comité de apelaciones como "un flagrante desprecio por partes del Libro de Disciplina" y otros "habrían querido que la sanción del tribunal de primera instancia, hubiese sido elaborada de manera diferente con el fin de cumplir con los requisitos constitucionales e imponer una pena más severa".

Sin embargo, el Concilio Judicial señaló que su tarea es "revisar el proceso y las decisiones del tribunal de primera instancia y el proceso de apelación, con el fin de determinar si se violaron ordenanzas del Libro de Disciplina o se interpretaron erróneamente".

El Rev. Kabamba Kiboko, miembro del Concilio, no estuvo en la reunión de Memphis. El Rev. Timoteo K. Bruster, primer clero alterno, tomó parte en la decisión.

Bloom es una periodista multimedia de United Methodist News Service con sede en Nueva York. Síguela en http://twitter.com/umcscribe. También puede llamarla al (646) 369-3759 o escribirle al newsdesk@umcom.org