Skip Navigation

Foto por by Mike DuBose, UMNS

Lourdes Vázquez dejó su trabajo de 20 años y se mudó lejos de sus amigos y familiares para servir como misionera con la Iglesia Metodista en Cuba. Ella y su esposo, Roberto Pozo, dirigen la Misión Caraballo, un ministerio de la Iglesia Metodista San Antonio en San Antonio de Río Blanco, Cuba. "Lo que él quiera que yo haga, yo digo, 'Señor, heme aquí", dice.

‘Señor, heme aquí’

 

Por Linda Bloom*/ Traducción y adaptación por Michelle Maldonado
7 de febrero de 2017

Lourdes Vázquez trabajó durante 20 años en el reconocido sistema de salud de Cuba, pero abandonó su trabajo, su hogar y la proximidad a sus hijos y nietos para servir a Dios. "Lo que él quiera que yo haga, yo digo, 'Señor, heme aquí'", dice la mujer de 50 años que sirve como misionera con su esposo, Roberto Pozo, en el distrito de Maybeque. Han abierto nueve misiones hasta ahora como parte de su ministerio

Ella es una de muchas personas, tanto clérigos como laicos, que han seguido caminos diferentes pero terminaron en el mismo lugar: sirviendo a Dios y a la Iglesia Metodista en Cuba.

El Rev. Alcibiades Negret, de 43 años y superintendente de Maybeque, acredita a Dios y a su madre por salvarlo cuando era un joven "desordenado". "Mi madre fue la que compartió a Jesús conmigo cuando tenía 20 años. Acababa de comenzar a visitar una iglesia pentecostal y debido a su testimonio sobre el cambio que Dios había hecho en su vida, también decidí convertirme en cristiano", explica.

Su esposa, Yoslaine Talavera, se convirtió cuando estaba enferma y alguien le ministró y la llevó a la iglesia. Su familia no era cristiana, dice, "pero cuando vieron lo que Dios había hecho en mi vida, también aceptaron a Jesús".

Se encontraron en una iglesia metodista en la provincia de Las Tunas, y llevan casados 18 años. Durante ese tiempo han servido en varios lugares en Cuba. Su hijo, Josué, de 16 años, y su hija Keren, de 10 años, forman parte del equipo de adoración de la Iglesia Metodista de San José de las Lajas.

El ministerio de Alexei Velázquez, de 36 años y pastor de la Iglesia de San Antonio, con su esposa Iliansis Rodrguez incluye a sus hijas jóvenes, Drema y Yasmín, pero también implica un cierto sacrificio del tiempo de la familia. Además de las exigencias cotidianas de la iglesia, sus siete misiones y varios programas de evangelización, Velázquez está en su tercer año del programa pastoral de cuatro años en el Seminario Metodista de La Habana.

Eso ha significado pasar días de la semana en La Habana dos veces al año durante un período de 21 días de clases. "Cuando me voy, los extraño mucho", admite.

*Bloom es reportera multimedia de United Methodist News Service. Ella y el fotógrafo Mike DuBose de la UMNS visitaron Cuba en noviembre. Póngase en contacto con ella al 615-742-5470 o newsdesk@umcom.org. Para leer el artículo original en inglés, visite el enlace: http://www.umc.org/news-and-media/lord-im-here

**Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org