Skip Navigation

Se adelantan cambios en inversiones de la Junta de Pensiones

Por Heather Hahn *

Traducción y adaptación Rev. Gustavo Vasquez **

Ser solidarios con la preservación del planeta y su gente es, es algo bueno que los trabajadores metodista unidos pueden aportar. Ese es el motivo por el cual se han aprobado dos cambios en la política de inversión de la Junta Metodista Unida de Pensiones y Beneficios de Salud.

En noviembre, los directores de la Junta votaron por retirar inversiones de la industria del carbón y de compañías que operen en países con un historial de violación sistemática de los derechos humanos. Estos cambios están comenzando a surtir efecto y son parte de una política de inversión llamada gestión de riesgo de sostenibilidad excesiva, que  tienen el ojo puesto en los valores de la iglesia y en la rentabilidad financiera, a largo plazo, de los beneficiarios Metodistas Unidos, según expresaron los miembros de la Junta.

"Lo que esto significa es que sentimos que las compañías que identificamos (para posiblemente excluirlas) tienen políticas y prácticas que no son sostenibles y, en última instancia, resultan en pérdidas de valor para las empresas", dijo Dave Zellner, director de inversiones de la Junta. Por ejemplo, Zellner y otros miembros de la Junta, prevén una baja en el rendimiento de acciones de las empresas que extraen el carbón utilizado para generar electricidad. Con la creciente preocupación por el cambio climático y las regulaciones existentes, el carbón - el combustible de mayor contenido de carbono - está perdiendo terreno como fuente de energía, ya que está creciendo el uso de otras alternativas energéticas.

Por otra parte, las violaciones de los derechos humanos plantean un problema similar para los inversores, según la Junta. Un país que abusa de su gente no es sólo inmoral, es además, un mal negocio.

La Junta de pensiones administra los planes de jubilación para más de 91.000 trabajadores de la Iglesia Metodista Unida, entre clérigos y empleados laicos. A través de su división de “Wespath Investment Management” (encargada de asesorar y buscar las mejores oportunidades de inversión para los fondos e instituciones de la IMU), la Junta también gestiona los activos y la dotación de fundaciones y organismos afiliados a la Iglesia Metodista Unida. En total, el consejo supervisa US $ 21 mil millones en activos, incluyendo el fondo de pensiones de la iglesia más grande de Estados Unidos.

Lo que las nuevas directrices hacen

El consejo aún no sabe cuántas de sus inversiones actuales  será afectadas por los nuevas decisiones tomadas. Kirsty Jenkinson, Gerente de la Junta Directiva de Estrategias de Inversión Sostenible, dijo que estarán trabajando con la firma de investigación Sustainalytics para determinar qué empresas van a excluir de sus inversiones. En concreto, la nueva política de desinversión en el carbón puede dar como resultado la exclusión de:

- Cualquier empresa que obtengan -al menos- el 50 por ciento de los ingresos provenientes de la extracción y/o la minería de carbón térmico.

-Las centrales eléctricas que usen -al menos- el 75 por ciento de la mezcla global de combustibles de carbón. Serán exceptuadas las empresas que demuestren su intención de reducir el uso del carbón y  para obtener como mínimo un 10 por ciento de su energía de fuentes renovables. En los países en desarrollo, esta directriz será enfocará en las formas de acceso a la energía usadas para el desarrollo económico.

Las nuevas directrices de derechos humanos pueden excluir a empresas que ofrecen servicios financieros o que generan más del 10 por ciento de sus ingresos con materias primas de:

- Países que demuestra un patrón prolongado y sistemático de violaciones de derechos humanos.

- Las zonas afectadas por conflictos, donde violaciones importantes de derechos humanos han sido ampliamente documentadas o se han producido incumplimientos significativos de las leyes internacionales.

- La junta especial analizará las empresas que operan en los países con la peor clasificación dada por el informe anual de Freedom House, titulado "Libertad en el Mundo". En su informe de 2014, las peores clasificaciones fueron para la República Centroafricana, Guinea Ecuatorial, Eritrea, Corea del Norte, Arabia Saudita, Somalia, Sudán, Siria, Turkmenistán y Uzbekistán.

"No estamos planeando lanzar específicamente los nombres de las empresas que serán excluidas de nuestra cartera", dijo Jenkinson. "El éxito de participación se basa en un nivel de confianza entre nosotros y las empresas que contratamos. Nombrar empresas que determinemos representan un excesivo riesgo para la inversión sostenible, probablemente deterioraría la confianza y por lo tanto nuestra capacidad de influir positivamente en el cambio”. En lugar de ello, la Junta dará a conocer las empresas en las que tiene inversiones. Las listas de las participaciones de la mesa de inversiones se actualizan trimestralmente en su sitio web.

Zellner agregó que es muy poco probable que estas directrices, conduzca a la exclusión de Motorola, Hewlett-Packard o de Caterpillar de la cartera de inversión. Esas empresas han sido el blanco de  campañas de desinversión ya que el ejército israelí, utiliza sus productos en los territorios palestinos ocupados. La Conferencia General, el máximo órgano legislativo de la denominación, en 2012 votó en contra de una propuesta para retirar sus inversiones de estas tres empresas. Sin embargo, algunas empresas pueden ser excluidas debido a su conexión con los asentamientos. “Pero esas tres empresas no cumplirían con los criterios para ser excluidas, agregó Zellner.

Excluir o no excluir?

La Junta de Pensiones enfrenta cada vez más presión para excluir otros tipos de negocios también. El Movimiento “Fossil Free” de la IMU está instando a que el carbón, el petróleo y el gas natural se añadan a la lista de exclusiones de inversión de la denominación. Las conferencias de Baltimore-Washington, California-Nevada, Pacífico Noroeste y Virginia han aprobado resoluciones para estudiar el tema. El movimiento cita el Libro de Disciplina, que habla de los peligros que el efecto invernadero plantea para el clima global y las personas económicamente más vulnerables. Los principios sociales de la iglesia instan a los gobiernos del mundo y a los/as metodistas unidos/as para trabajar hacia la reducción de dichas emisiones.

El Rev. Jenny Phillips es la coordinadora del Movimiento “Fossil Free” y del ministerio para la administración y defensa del ambiente en la Conferencia del Pacífico Noroeste. "La tarea no es como pedirle a Nike que detenga la fabricación de zapatos en talleres donde se explota a la gente. Sino, es pedirle que detenga la fabricación de zapatos",  dijo a la Junta en noviembre. Pero Zellner y otros miembros de la Junta de pensiones, se apresuraron en señalar que se puede tener más  influencia en la toma de decisiones empresariales más responsables con la preservación ecológica si tiene un asiento en la mesa directiva.

El reverendo Ed Tomlinson, director de la Junta y pastor en la Conferencia Georgia del Norte, lo ve de la siguiente manera: “si un feligrés decide abandonar su congregación aún en buena relación, ya sus opiniones no recibirían la misma atención por parte de la iglesia, porque han sido echas desde afuera, en la distancia. La iglesia –igualmente- corre el riesgo de ser fácilmente ignorada si abandona por completo su participación en algunas de sus inversiones”, agregó.

El compromiso de la Junta de Pensiones ha tenido cierto éxito en la industria de los combustibles fósiles. La Junta condujo recientemente una coalición de los inversores para solicitar a Conoco-Phillips la disminución de las emisiones de gases que provocan el de efecto invernadero. La compañía está apuntando a lograr del 3 al 5 por ciento de reducción de las emisiones en este año, dijo Anita Green, Directora de la Junta Directiva de Estrategias de Inversión Sostenible.

Incluso con la actual volatilidad en los mercados de petróleo y gas, los combustibles fósiles van a desaparecer pronto. La Junta tiene, por lo tanto, la tarea fiduciaria y el compromiso con sus beneficiarios/as, de mantenerse envuelta en iniciativas que ayuden a que las compañías de petróleo y gas trabajen para desarrollar más fuentes de energía renovable.

Timothy Smith, otro miembro de la Junta, trabaja como vicepresidente de Walden Asset Management donde se desempeña abogando en defensa del ambiente. Dijo que es un "espejismo moral" pensar que si la denominación abandonó todas las inversiones en combustibles fósiles, esto  afectaría directamente el consumo de energía global. Al mismo tiempo, dijo que la desinversión en el sector del carbón, puede hacer una diferencia sustancial en los forma como las carteras de inversiones abordarían el tema climático. Cuando la Universidad de Stanford decidió vender sus acciones en el carbón el año pasado,  descubrió que la medida podría reducir a la mitad su participación sin verse afectada.

Determinar cuándo es mejor momento para seguir participando y cuando es mejor para contraer o retirar la inversión seguirá siendo un desafío para la Junta de Pensiones y otros inversionistas relacionados con la iglesia. Pero el personal tienen la esperanza de que las nuevas directrices ayudarán.

"Hay tantas cosas sucediendo detrás del escenario que el miembro promedio de La Iglesia Metodista Unida o su pastor/a no tienen ni idea", dijo el Obispo Robert Schnase del Area de Missouri y vicepresidente de la Junta de Pensiones. Integra la Junta Directiva desde el 2012, y como miembro del clero,  también es beneficiario de sus inversiones. "He conocido a lo largo  de estos años lo que hacen las buenas decisiones relacionadas con las responsabilidades fiduciarias. Pero, la nueva puerta que se ha abierto para mí es ver cómo se está trabajando con las empresas de todo los temas ambientales, sociales y de gubernamentales".

 

* Hahn es un reportera de noticias multimedia para United Methodist News Service. Puede ponerse en contacto con ella por el (615) 742-5470 o el newsdesk@umcom.org.

** El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5155 o por el gvasquez@umcom.org.