Skip Navigation

Política de seguridad en el uso de redes sociales en la iglesia

 

Por Jeremy Steele | 26 de febrero, 2015
Traducción y adaptación por Amanda M. Bachus (*)

Las iglesias deben hacerse estas 6 preguntas para establecer una política de seguridad en el uso de las redes sociales.

Usted probablemente ha implementado una política de santuarios seguros para asegurar que su iglesia es un lugar seguro para los niños, jóvenes y ancianos que desean experimentar el compañerismo y el amor de Dios. Considere la posibilidad de desarrollar una política complementaria para los redes sociales.

Las siguientes preguntas le guiarán a través del proceso de discernimiento sobre qué tipo de limitaciones son más apropiadas en su contexto.

1. ¿Debe tratar a cada red social de manera diferente?

Pese a que todos se encuentran agrupados, no pasó mucho tiempo para que los usuarios se den cuenta que Facebook, Twitter, Pinterest y otros son servicios únicos y diferentes.  Twitter, por un lado, posee una alimentación sin filtros centrado en breves "actualizaciones", Facebook muestra lo que piensa que un usuario quiere ver con la esperanza de que participe en más actividades de relacionamiento. Por otro lado, Pinterest nos ofrece el intercambio de ideas y el compromiso en torno a esas ideas.

Más allá de las distinciones técnicas, dependiendo de su contexto, cada plataforma de las redes  sociales puede ser percibida de manera diferente. Es por eso que es importante pensar en esta cuestión desde el principio. ¿Se perciben a estos servicios y se los utiliza indistintamente por separado como para considerarlos únicos, o es mejor y más seguro enlazarlos?

2. ¿Quién inicia la conexión en la redes de Internet y quienes están fuera de los límites?

Con palabras como "seguir" y "amigo" que se utilizan para describir a estas conexiones, es fácil ver que la gente pueda formar fuertes paralelos con el mundo real, por ejemplo, cómo ven a un adulto voluntario conectándose en línea con un adolescente.  Si se trata de un tema sensible dentro de su contexto, pida que cualquier conexión la inicie un adolescente.  Posteriormente, puede requerir al adulto voluntario que primero pida permiso a los padres.

Dependiendo del tipo de plataforma de los redes sociales, los adultos y los niños pueden conectarse fuera de los límites. Por ejemplo, no hay ninguna razón que un adulto y un niño deban estar conectados en Snapchat. Este es un servicio que permite a los usuarios enviar mensajes que se desvanecen. Los usuarios establecen un límite de tiempo para que los destinatarios puedan ver su mensaje, tras el cual se borra del dispositivo del destinatario y supuestamente se elimina de los servidores de Snapchat. Usted puede ver cómo Snapchat podría convertirse rápidamente en el centro de un escándalo.

Piense en este tipo de escenarios y considere de que las iglesias deben tener cuidado de no sobre-limitar la interacción en el Internet, puesto que el Internet puede ser una herramienta poderosa para el ministerio y una manera de ser avistado rápidamente por aquellos que nunca van a la iglesia.

Política de redes sociales en la Iglesia: ¿Cómo deben los adultos "seguir" o hacerse "amigos" de adolescentes? ¿Quién debe iniciar la conexión?

3. ¿Qué tipo de comunicación debe y no debe ocurrir en privado?

La mayoría de las plataformas de redes en línea tienen formas públicas y privadas para comunicarse. Algunas áreas de preocupación podrían ser compartir información médica a través de una petición de oración, dar retroalimentación negativa, y disciplinar un comportamiento inapropiado. Algunas iglesias tienen la regla de que lo que sea apropiado en público en el mundo físico es apropiado en el mundo virtual, mientras que todo lo que se considere como una conversación en privado, debe darse en una conversación en persona, por tanto debe someterse a la política de santuario seguros. Eso es simple, pero sería beneficioso que ofrezca una orientación específica en base a la cultura de su iglesia.

4. ¿Qué tipo de imágenes se deben publicar?

Hay un montón de asuntos en torno a la publicación de imágenes de menores en eventos. Así como los padres se preguntan en cómo los voluntarios pasan su tiempo libre. Este es un buen momento para que usted hable con un abogado con respecto a qué tipo de comunicados se debe crear, qué límites debe establecerse y hacerse cumplir legalmente, y cuál es su prerrogativa para decidir. Del mismo modo, también es importante pensar en los tipos y características que espera ver en los voluntarios.

Puede ser tan simple como decir que el personal sólo puede publicar fotos de niños de los cuales usted tenga una autorización o se ha informado por medio de un comunicado de prensa, y que todas las imágenes publicadas por los voluntarios deben ilustrar los mismos estándares de comportamiento que se espera de ellos en su vida. Dependiendo de su ubicación, puede ser importante hablar del tipo de imágenes de un evento semanal en la playa por ejemplo, donde se encuentran diferentes situaciones en cuanto al tipo de ropa que usa la gente. Decida lo que decida, debe saber que las imágenes son de especial preocupación para muchos.

5. ¿Cuándo debería borrarse algo?

Con la llegada de los servicios de auto-eliminación como Snapchat, esto puede ser difícil de definirse a nivel mundial, pero es importante tener en cuenta que cuando se elimina un ‘Post’ podría resultar en una buena o mala acción. La percepción de que las personas están encubriendo algo puede ser mucho peor que el de postear un comentario de disculpa.

Algunas iglesias piden a los voluntarios para no borrar los mensajes hasta que un miembro del personal lo ha aprobado, y algunos dejan a discreción del voluntario. El objetivo aquí es asegurarse de que usted piense de cómo hacer frente a las percepciones creadas por los mensajes eliminados.

Política de redes sociales de la Iglesia: La eliminación de un ‘Post’ puede empeorar las cosas. Comentarios de disculpa pueden ser la mejor solución.

6. ¿Qué ajustes de privacidad debemos utilizar?

Para los grupos que se ocupan de los niños, el establecer parámetros de privacidad como "secreto" en lugar de "cerrado", asegurará de que no aparezcan en los motores de búsqueda.  Los ajustes de ubicación también deben estar colocados en “privado” para que la ubicación de los niños no se comparta de forma inadvertida. La privacidad es fundamental, pero va más allá del panel de configuración de los contenidos que se publican, sobre todo cuando se utilizan nombres. Como regla general, los nombres de los niños no deben ser publicados.

Política de redes sociales de la Iglesia: los ajustes de la ubicación debe ser colocados como ‘privados’ para no dar a conocer la ubicación de los niños.

La mayoría de la gente tiene una fuerte reacción a muchas de estas preguntas, pero están lejos de ser universales. Cuando usted y su equipo revisen estas preguntas, asegúrese de tener diversidad en los representantes y que incluyan a jóvenes, adultos/ padres y adultos mayores. Usted se sorprenderá de lo diferente que estos grupos perciben lo que sucede en Internet y saldrá con una política mucho más sólida como resultado de una participación diversa.

Una vez que se tiene en cuenta estas preguntas, es el momento de crear el documento por escrito. Usted puede tratar de usar el modelo Social Media Policy Generator  Generador de Política en las Redes Sociales o puede revisar los siguientes ejemplos:

Esto ni siquiera toca en las preocupaciones básicas de seguridad que pueden presentarse al entrar en línea. Si usted desea aprender más sobre el tema, tenemos recursos útiles. Asegúrese de revisar estos artículos:

8 pasos de Seguridad que usted-puede-hacerlo (DIY) para proteger a la iglesia y la familia en la web. 8 DIY security hacks to protect church and family on the web.
Software de seguridad de Internet Ironclad para la iglesia y la familia.  Ironclad Internet security software for church and family

* Amanda M. Bachus es escritora independiente para Comunicaciones Metodistas Unidas.