Skip Navigation

Foto cortesía del Departamento de Justicia de los Estados Unidos

El Fiscal General de EE. UU., Jeff Sessions, enfrenta críticas e incluso cargos bajo la ley eclesiástica, de parte de metodistas unidos que no están de acuerdo con la aplicación y la justificación de la política de “tolerancia cero” de la Administración Trump sobre las violaciones de las leyes de inmigración.

Piden cargos esclesiásticos contra Fiscal General

 

Por Sam Hodges* / Traducción y adaptación: Rev. Gustavo Vasquez **
18 de junio de 2018

Más de 600 clérigos/as y laicos/as metodistas unidos/as han presentado una acusación eclesiástica contra el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, quien también es miembro de La Iglesia Metodista Unida (IMU), por la política de inmigración estadounidense denominada de “cero tolerancia”, la cual incluye el separar a los/as niños/as de sus padres/madres cuando sea arrestados por cruzar ilegalmente a los EE. UU.  

Sin embargo, una autoridad en historia y política de la iglesia dijo que no tiene conocimiento de que una querella contra una persona laica, haya trascendido más allá del nivel distrital.

El grupo afirmó en una declaración el 18 de junio que Sessions, miembro de una IMU en Mobile, estado de Alabama, violó el párrafo 2702.3 del Libro de Disciplina de la denominación. Específicamente, el grupo lo acusa de abuso infantil en referencia a separar a los/as niños/as pequeños/as de sus padres/madres y retenerlos en instalaciones de encarcelamiento masivo; inmoralidad; discriminación racial y "diseminación de doctrinas contrarias a los estándares establecidos" por La IMU.

Todas son categorías enumeradas en el párrafo 2702.3, como ofensas imputables a un miembro profesante de una iglesia local. "Realmente nunca pensé que estaría trabajando en cargos contra alguien de la conexión metodista, y mucho menos una persona laica", dijo el Rev. David Wright, presbítero de la Conferencia Anual del Pacífico Noroeste y capellán de la Universidad de Puget Sound en Washington. El está coordinando esta iniciativa para acusar el fiscal Sessions.

Wright dijo que la política de “cero tolerancia” de la administración Trump, tal como la expuso Sessions combinándola con el uso del texto bíblico de Romanos 13, para justificar la acción política, lo llevó a él y a otros/as a concluir que se necesitaba más que una declaración de protesta.

Sessions no respondió a una solicitud para que aclarar los comentarios hechos en una conferencia de prensa, en la cual dijo recientemente que la política de “cero tolerancia” sobre la inmigración ilegal, es de interés nacional y protegerá a los/as niños/as al disuadir a los/as padres/madres inmigrantes de llevarlos/as consigo en peligrosos viajes que buscan cruzar la frontera a los Estados Unidos.

El Rev. William Lawrence, profesor emérito de la Facultad de Teología de Perkins y una autoridad en historia y política metodista, dijo que cualquier persona en la iglesia puede presentar cargos contra cualquier otra persona. Si bien no es raro que pastores/as, superintendentes/as de distrito y obispos/as reciban quejas sobre un/a laico/a, dijo que una queja formal que lleve a la presentación de cargos es extremadamente rara.

El Libro de Disciplina permite un juicio en la iglesia e incluso la expulsión de un miembro laico, pero el primer paso en un largo proceso sería que el pastor del miembro y el superintendente del distrito resuelvan la queja a través de "pasos pastorales", dijo Lawrence.

"No conozco ninguna circunstancia en los 50 años de historia de la Iglesia Metodista Unida, en la que una queja contra una persona laica haya escalado el escenario de su resolución, más allá del superintendente de distrito o de un pastor", agregó.

Wright dijo que el objetivo del grupo en la presentación de cargos era impulsar tales discusiones. "Espero que su pastor pueda tener una buena conversación con él y llegar a una buena resolución que lo ayude a reencontrarse con los valores que muchos/as de nosotros/as sentimos que ha violado como metodista", dijo Wright.

Así mismo, agregó que “consideraría trágico si lo expulsaran, ya que no estamos haciendo esto para que eso suceda".

Wright dijo que la queja fue enviada por correo electrónico a la iglesia local de Sessions en Alabama, y ​​a una iglesia del norte de Virginia a la que Wright dijo que entiende que Sessions asiste regularmente.

El pastor del fiscal general en la iglesia de Alabama no devolvió las llamadas. El Obispo David Graves de la Conferencia Anual de Alabama-West Florida no respondió a una solicitud de comentarios sobre la medida del grupo en contra de Sessions, cuya iglesia local está en esa conferencia. Una portavoz dijo que no se le dieron detalles de la queja.

Graves publicó una declaración que aborda específicamente la separación de padres e hijos: "Le imploro al Congreso y a la administración actual que hagan todo lo que esté en su poder para reunir a estas familias", dijo. "Los cambios a estas leyes deben abordarse a partir de hoy. Unamos nuestras voces en oración por las familias separadas, por los que trabajan para poner fin a esta injusticia y por los líderes de nuestra nación ".

La política de “cero tolerancia” de la administración Trump, específicamente la separación de padres/madres e hijos/as, ha sido ampliamente criticada por líderes religiosos, incluidos los evangélicos conservadores. La semana pasada, Sessions citó un versículo de Romanos para apoyar la política, lo que provocó otra ronda de críticas, que incluyeron líderes metodistas unidos/as.

La Revda. Susan Henry-Crowe, máxima ejecutiva de la Junta General de Iglesia y Sociedad de la IMU, denunció tanto la política como la invocación de la Biblia por parte de Sessions en su defensa.

Por otra parte, la ex-primera dama Laura Bush, metodista desde su infancia, calificó a la política de “tolerancia cero” de la administración Trump como "inmoral", y dijo que una política que separa a los/as niños/as de sus padres/madres "me rompe el corazón". Bush, al escribir en el Washington Post, dijo que las personas de todos lados están de acuerdo en que el sistema actual de inmigración no funciona, pero dijo que la tolerancia cero no es la respuesta.

"En 2018, ¿no podemos, como nación, encontrar una respuesta más amable, compasiva y más moral a esta crisis actual? Yo, por mi parte, creo que podemos", escribió. Laura Bush y su esposo, el ex presidente George W. Bush, son miembros de La Iglesia Metodista Unida de Highland Park en Dallas.

Algunas, personas metodistas unidos han escrito de manera individual al pastor de Sessions, pidiéndole al fiscal que rectifique sobre la política de inmigración. La Revda Valerie Vogt, pastora asociada de la Iglesia Metodista Unida Travis Park en San Antonio, envió una carta el 15 de junio, ya que se sintió impulsada por los sentimientos que le generaron el imaginar ser separaba forzosamente de sus dos hijos pequeños.

Vogt también espera una conversación entre Session y su pastor, en torno a la convergencia entre política  inmigración y valores metodistas unidos. "Creo que es en comunidad donde aprendemos, crecemos y nos hacemos más como Jesús. Hay una gracia abundante y una necesidad permanente para todos/as los que afirmamos seguir a Jesús para pedir perdón", dijo.

La Revda. Abigail Parker Herrera, coordinadora del ministerio de alcance comunitario “Servant” de la IMU en Austin, estado de Tejas, firmó los cargos que presentará el grupo en su demanda, al mismo tiempo que escribió una carta a la iglesia de Sessions en Alabama. Ella también espera que el fiscal sea persuadido a tomar una postura diferente frente a la política migratoria, en base a la conversación que pueda tener con su pastor. "El cristianismo no existiría si no creyéramos que la gente podría cambiar", dijo.

Varios líderes interreligiosos firmaron una carta el 7 de junio pidiendo el fin de la política de separación de familias, incluidos dos metodistas unidos, el Obispo H. Kenneth Carter Jr., presidente del Concilio de Obispos/as de la denominación y Jim Winkler, máximo ejecutivo de la Consejo Nacional de Iglesias (NCCCUSA).

"Quitarle los/as niños/as a los/as padres/madres que han hecho un viaje peligroso para proporcionarles una vida segura y estable, es innecesariamente cruel y perjudicial para el bienestar de las familias", dice la carta.

The Clergy Letter Project, una organización que representa una amplia gama de religiones y denominaciones, incluida La Iglesia Metodista Unida, también ha votado para condenar la separación que el gobierno está ejerciendo sobre las familias inmigrantes.

La crítica al uso de la separación familiar como parte de una política de tolerancia cero, ha venido de parte de un amplio sector de grupos religiosos e individuos, incluidos los obispos católicos y el reverendo Franklin Graham.

 

* Hodges es un escritor con sede en Dallas para el Servicio Metodista Unido de Noticias (SMUN). Kathy L. Gilbert y Linda Bloom de SMUN contribuyeron a esta historia. Póngase en contacto con ellos al 615-742-5470 o newsdesk@umcom.org.

** El Rev. Gustavo Vasquez es el Director del Servicio Metodistas Unido de Noticias para la comunidad hispano-latina. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org