Skip Navigation

AP Foto/Lynne Sladky

Pasajeros afuera en la pista en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood después de que un tirador abrió fuego dentro de un terminal, matando a varias personas e hiriendo a otros antes de ser detenido el viernes 6 de enero de 2017 en Fort Lauderdale, Florida.

Pastor metodista en el aeropuerto de Fort Lauradale: ‘En medio del mal, había paz’

 

Kay Panovec*/ Traducción y Adaptación por Michelle Maldonado**
8 de enero de 2017

El Revdo. John Schlicher estaba en el suelo orando, pensando que él y su familia morirían a manos de un pistolero que mató a cinco personas a su alrededor en el aeropuerto de Fort Lauderdale, Florida.

"Incluso en medio del mal, había paz - una paz que sólo puedo atribuir a Dios", dijo con voz temblorosa el pastor metodista unido. "Sólo por la gracia de Dios es que todavía estoy aquí. Michelle todavía está aquí y Jane sigue aquí. Estamos tan agradecidos pero con el corazón destrozado".

El pastor de la Iglesia Metodista Unida St. Andrew en Beavercreek, Ohio, había volado a Fort Lauderdale el 6 de enero con su esposa, Michelle, y su suegra, Jane. Los tres se encaminaban hacia un crucero.

El Revdo. Schlicher dijo a la Conferencia de Ohio Oeste que su familia estaba en el área de reclamo de equipaje en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood cuando escuchó un disparo y escuchó a la gente gritar: "¡A bajo, A bajo!"

Schlicher cayó al suelo y llamó al 911. Separado de su familia, comenzó a orar.

"Pensamos que íbamos a morir", dijo. El Revdo. Schlicher vio al pistolero disparar sobre la gente que lo rodeaba y lo observo cuando volvió a cargar el arma.

Cuando cesaron los disparos, hubo seis heridos y cinco muertos. El hombre armado fue identificado como Esteban Santiago de 26 años de Anchorage, Alaska, quien sirvió en la guerra de Irak con la Guardia Nacional, pero fue degradado y despedido el año pasado por desempeño insatisfactorio.

La esposa del Revdo. Schlicher, Michelle, envolvió el suéter de su madre alrededor de la cabeza de un herido mientras los supervivientes trataban de ayudar a los heridos.

"Queríamos revisar que la gente que nos rodeaba estuvieran bien, pero se habían ido", dijo el Revdo. Schlicher.

El obispo Gregory Palmer habló con el Revdo. Schlicher a las 7:30 p.m. el 6 de enero, mientras la familia todavía estaba en el aeropuerto con otros pasajeros, y dio su agradecimiento por las acciones del pastor en medio de la tragedia.

"Lamentamos la pérdida de vidas en el tiroteo en el aeropuerto de Fort Lauderdale y nuestros corazones se dirigen a todos aquellos/as que han sido heridos/as y traumatizados/as físicamente, espiritualmente y emocionalmente", dijo. "Aplaudimos la presencia pastoral del Revdo. Schlicher y su familia que frente a la crisis se extendieron para ayudar a otros/as".

En lo que el Revdo. Schlicher y su familia comienzan el proceso de sanación, ellos/as pide oraciones por todos/as los/as afectados/as en esta tragedia.

*Panovec es directora de comunicaciones de la Conferencia de Ohio Oeste. Contacto para los medios de prensa: Vicki Brown, Nashville, Tennessee, (615) 742-5470 o newsdesk@umcom.org.

Para más información acerca del artículo, visite el enlace: http://www.umc.org/news-and-media/pastor-in-the-midst-of-evil-there-was-peace

**** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org