Skip Navigation

Foto cortesía de la Red de Ministerios de Reconciliación.

La Revda. Val Rosenquist, a la izquierda, y el obispo retirado Melvin Talbert, co-ofician la boda de Jim Wilborne y John Romano, (ambos de 52 años), en la Primera Iglesia Metodista Unida en Charlotte, Carolina del Norte.

Obispo metodista unido oficia nueva boda igualitaria

 

Por Heather Hahn*/ Traducción y adaptación: Rev. Gustavo Vasquez **
24 de abril de 2016

El obispo retirado de la Iglesia metodista Unida (IMU) Melvin Talbert, ha celebrado nuevamente una boda igualitaria, en desafío a lo previsto por la legislación vigente de la iglesia, en torno a la celebración de matrimonios.

La ceremonia fue oficiada conjuntamente con la Revda. Val Rosenquist, el pasado 23 de abril en la Primera Iglesia Metodista Unida en Charlotte (Carolina del Norte), para bendecir la unión nupcial entre Jim Wilborne y John Romano. Wilborne ha sido miembro de la iglesia durante 20 años y Romano por alrededor de cuatro, según informó la Revda. Rosenquist, quien es pastora esa iglesia.

Talbert participó en la ceremonia y dio la bendición final., "… que hagas justicia, que seas fiel y leal y que obedezcas humildemente a tu Dios.", dijo, citando a Miqueas 6:8. Más de 20 clérigos metodistas unidos fueron a ofrecer su bendición en la primera boda pública del mismo sexo en una congregación metodista unida en el sur de EE.UU. En la realización de la ceremonia, tanto el obispo como la pastora están poniendo sus credenciales de clero en riesgo.

"Somos bendecidos porque todas estas personas estuvieron dispuestas a ponerse en riesgo –de una sanción- para oficiar nuestra boda… No estábamos en la iglesia solo para casarnos. Esta es nuestra iglesia", dijo Wilborne, uno de los contrayentes.

El Libro de Disciplina de la denominación, desde 1972 ha declarado que todos los individuos son de valor sagrado, pero que la práctica de la homosexualidad "es incompatible con la enseñanza cristiana".  La Disciplina define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer y dice que oficiar una unión entre personas del mismo género, es un delito punible bajo la ley de la iglesia. También prohíbe a las iglesias metodistas unidas celebrar este tipo de ceremonias. Un/a pastor/a sentenciado/a en un tribunal de la iglesia, puede perder las credenciales de clero o enfrentar penas menores.

"Mi congregación ha trabajado durante décadas para incluir a la comunidad LGBTQ (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero y queer)", dijo Rosenquist, que fue nombrada pastora de esta congregación desde julio del año pasado. En agosto, la congregación votó para permitir a cualquier miembro adulto de la iglesia para casarse allí. "La Iglesia Metodista Unida ha defendido durante demasiado tiempo, lo que considero es una legislación discriminatoria e injusta", apuntó la pastora.

La boda se produce a menos de tres semanas antes de 2016 la Conferencia General de la denominación, la cual se llevará a cabo del 10 al 20 de mayo en la ciudad de Portland, Oregón. Siendo este el máximo órgano legislativo de la denominación que define la normativa que debe estar contemplada en el Libro de Disciplina, estará debatiendo, una vez más, cómo la iglesia debe ministrar a las personas de la comunidad LGBTQ.

Esta asamblea legislativa reunirá a 864 delegados de todo el mundo. Aproximadamente un tercio de los delegados de la conferencia general proceden de África, la mayoría de los países donde los actos homosexuales son ilegales. Sin embargo, muchos de los organizadores y participantes en esta boda esperan que la ceremonia ayude a facilitar esa discusión, sobre todo ahora que el Tribunal Supremo de EE.UU. ha hecho del matrimonio civil entre personas mismo sexo, una la ley federal.

"¿Cuál será el impacto?, no lo puedo anticipar… creo que para aquellos/as que son de mente abierta y muy dispuestos/as a dar esta discusión, podría tener una influencia positiva. Sin embargo, para los que están en la oposición, podría endurecer sus puntos de vista”, dijo el obispo Talbert quien además puntualizó que decidió oficiar en la boda porque cree que es “lo correcto”.

Segundo acto de desobediencia eclesial

El Obispo Talbert ha pasado por esto antes, cuando ofició la unión de dos hombres metodistas unidos - Joe Openshaw y Bobby Prince, el 25 de octubre de 2013 en la Iglesia Unida de Cristo “Comunidad de la Alianza”, cerca de Birmingham, Alabama. Ambos contrayentes se habían casado previamente bajo la ley civil, antes de la ceremonia eclesiástica.

Antes de la ceremonia, tanto la Obispa Wallace-Padgett, líder episcopal del área de Birmingham, como el Comité Ejecutivo del Consejo de Obispos, le pidieron a Talbert no oficiar la ceremonia. Menos de un mes después del servicio, el Concilio de Obispos de la IMU introdujo una denuncia bajo la ley eclesiástica contra el Obispo Talbert.

En enero de 2015 el obispo llega a un acuerdo con la iglesia en el cual expresó su pesar por el "daño y consecuencias no deseadas" de sus acciones, pero dejó claro que lo hizo “movido por la firme convicción de que sus acciones estaban basadas en la justicia y la rectitud”.

Talbert, un veterano del movimiento de derechos civiles EE.UU. que pasó tres días en una celda de la cárcel con el reverendo Martin Luther King Jr., ha hecho campaña para cambiar la postura de la IMU sobre la homosexualidad y ha sido un firme defensor de los/as clérigos que han sido oficiantes de ceremonias de uniones de personas del mismo género.

"Creo que el lenguaje despectivo y las leyes punitivas son inmorales, contentivas de maldad e injustas… Hay momentos en que el compromiso de uno con Dios tiene prioridad sobre lo que dice la iglesia", dijo el obispo quien ha hecho un llamado a la campaña "obediencia bíblica", con la cual coinciden muchos/as metodistas unidos/as de vienen de la misma región, a la que pertenece el obispo (Jurisdicción del Oeste).

Antes de su retiro, Talbert sirvió en esta jurisdicción, que abarca ocho conferencias en la región occidental de los Estados Unidos. Por otra parte, la ley de la Iglesia requiere que las denuncias contra los obispos sean atendidas por la jurisdicción de la que sean miembros.

Tanto Talbert como Rosenquist, informaron al obispo del área de Charlotte, Larry M. Goodpaster, que iban a oficiar esta boda antes de que el servicio del 23 de abril, dijo el reverendo Michael Rich de la Conferencia Anual del Oeste de Carolina del Norte. Talbert aclaró que el Obispo Goodpaster, nunca le solicitó mantenerse al margen de esta celebración.

Goodpaster, quien planea retirarse en septiembre, lidera la Conferencia Anual del Oeste de Carolina del Norte, donde tuvo lugar la boda y ha estado al frente de las conversaciones entre los/as obispos/as metodistas unidos/as sobre su responsabilidad de cuidado muto entre los clérigos. Uno de los objetivos de esas conversaciones ha sido precisar que ningún/a obispo/a debe hacer ministerio en el área de otro/a obispo/a sin dejarle saber a su colega en primer lugar.

"Ahora que la boda ha tenido lugar, el Obispo Goodpaster, proseguirá con los procedimientos establecidos en el Libro de Disciplina si se presenta alguna denuncia", dijo el Rev. Rich, comunicador de la conferencia.

Un dura oposición por delante

Varias propuestas se dirigen a la Conferencia General para cambiar el Libro de Disciplina de manera que permitan a los/as clérigos/as oficiar bodas del mismo sexo si así lo desean. Esas peticiones probablemente se enfrentarán a una dura oposición. Los esfuerzos para cambiar la ley de la iglesia, perdieron por un margen más amplio en la Conferencia General de 2012, que en previa del 2008.

El obispado africano ya ha pedido explícitamente mantener las enseñanzas de la IMU respecto a la sexualidad, en especial las que reafirman la validez de las relaciones sexuales en el contexto del matrimonio monógamo y heterosexual. Los/as obispos/as no votan en la Conferencia General, pero su orientación puede formar parte de discusiones.

Matt Berryman, el director ejecutivo de la Red de Ministerios de Reconciliación, sigue siendo cautelosamente optimista. Su grupo que es parte no oficial de La Iglesia Metodista Unida, busca cambiar la legislación establecida en el Libro de Disciplina y poner fin a lo que considera como medidas discriminatorias. Berryman personalmente convenció Wilborne y Romano, para que celebraran la boda en su iglesia antes de la Conferencia General. "Lo que creemos que estamos haciendo es realmente ayudar a la IMU a encontrarse con lo mejor de sí", dijo Berryman.

El debate sobre la postura de la iglesia se ha venido dando en cada Conferencia General de los últimos 40 años. El cuerpo ha votado constantemente para mantener la misma normativa y con los años  ha expandido las restricciones contra clérigos homosexuales y uniones del mismo género.

* Hahn es periodista multimedia para UMNS. Para contactarla pude comunicarse al (615) 742-5470 o newsdesk@umcom.org.

** El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org.