Skip Navigation

Foto por el Concilio de Obispos/as.

Las obispas Sally Dyck (Illinois Norte) y Jane Allen Middleton (Nueva York - jubilada).

Obispas abordan cuestiones sobre la ordenación

 

Heather Hahn*/ Traducción y Adaptación por Michelle Maldonado
4 de enero de 2017

¿Cuál es el papel de las juntas conferénciales de ministerio ordenado para determinar si los/as candidatos/as al ministerio cumplen con los estándares metodistas unidos relacionados con la homosexualidad y el matrimonio?

Dos obispas dictaminaron sobre cuestiones de derechos eclesiásticos derivados de esa cuestión, cumpliendo con la fecha límite del 31 de diciembre establecida por el Concilio Judicial, tribunal superior de la denominación.

Específicamente, el tribunal de la iglesia requirió a la obispa Sally Dyck, quien dirige la Conferencia de Illinois Norte, y la obispa jubilada Jane Allen Middleton, que acaba de terminar su liderazgo en la Conferencia de Nueva York, para responder a dos preguntas:

¿Se requiere que las juntas de ministerio ordenado determinen si un/a candidato/a es un/a "homosexual autodeclarado/a y practicante”?

¿Pueden las juntas legalmente recomendar a los/as candidatos/as que ellos/as creen que están violando los estándares denominacionales de celibato en la soltería o fidelidad en el matrimonio entre un hombre y una mujer?

En cada uno de sus casos, ambas obispas se opusieron a las palabras "averiguar" y "creer".

"Los/as miembros de la Junta de Ministerio Ordenado no están obligados/as a iniciar afirmativamente una investigación para determinar la sexualidad de los/as candidatos/as para el ministerio, ni pueden basar sus votos en creencias subjetivas y opiniones no basadas ​​en hechos sobre los/as candidatos/as", escribió Middleton en una decisión enviada al Concilio Judicial el 20 de diciembre.

Del mismo modo, Dyck escribió en una decisión publicada el 31 de diciembre: "Creer algo no significa necesariamente que uno sepa con certeza. Si alguien en la Mesa Directiva de la Junta de Ministerio Ordenado o en la sesión de clero cree que saben algo sobre un/a candidato/a, esto es rumor a menos que el/la candidato/a ofrezca la información".

La responsabilidad y autoridad de la junta es "estar satisfecha en cuanto a los ideales más altos" de los/as candidatos/as mientras examinan y disciernen su preparación y aptitud para el ministerio", escribió Dyck.

Las sentencias siguen los anuncios públicos del año pasado de las juntas de ministerio ordenado de las conferencias de Nueva York y de Illinois Norte, que no considerarían la orientación sexual y la identidad de género en el proceso de candidatura al ministerio. Ambas conferencias durante mucho tiempo han defendido poner fin a las restricciones de la denominación relacionadas con los individuos LGBTQ.

En diciembre, Dyck descartó la declaración de su junta directiva de la conferencia. En su orden, Middleton dijo, "si una persona que está siendo evaluada es conocida, por evidencia extrínseca o por autodeclaracion, ser homosexual practicante, no pueden ser comisionados/as u ordenados/as bajo las reglas de la Disciplina".

Las decisiones de las obispas son el desarrollo más reciente en el debate de la denominación, y sus decisiones no son la palabra final.

El Concilio Judicial revisará todas las sentencias de ley de las obispas cuando la corte se reúna en abril.

Homosexualidad y ordenación

El Libro de la Disciplina, el cual es el documento gobernante de La Iglesia Metodista Unida, declara que todos/as los/as individuos/as son de valor sagrado, pero que la práctica de la homosexualidad "es incompatible con la enseñanza cristiana".

La denominación prohíbe la ordenación de clérigos homosexuales que son "practicantes autodeclarados/as" y define que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. También requiere que el clero practique la fidelidad en el matrimonio y el celibato en la soltería.

Bajo La Disciplina, las juntas de ministerio ordenado examinan a los/as candidatos/as del clero para ver si se van a dedicar "a los altos ideales de la vida cristiana".

Con este fin, los/as candidatos/as a la ordenación deben aceptar "ejercer un autocontrol responsable por hábitos personales conducentes a la salud física, desarrollo intelectual intencional, fidelidad en el matrimonio y celibato en la soltería, integridad en todas las relaciones personales, responsabilidad social, crecimiento en gracia, conocimiento y el amor de Dios".

Las juntas de las conferencias evalúan las respuestas de los/as candidatos/as a los exámenes y recomiendan a los/as que satisfagan sus requerimientos a la sesión anual de clero en sus conferencias anuales. La sesión de pastores/as entonces vota si los/as candidatos/as cumplen con las normas para el estatus provisional o la ordenación.

Conferencias de Illinois Norte y Nueva York

En las conferencias anuales de Illinois Norte y Nueva York en junio, tanto Dyck como Middleton se enfrentaron a preguntas sobre leyes de la iglesia relacionadas con las declaraciones de sus respectivas juntas.

Al menos otras cuatro juntas de ministerio ordenado en los Estados Unidos han anunciado que tampoco tomarán en cuenta la orientación sexual o la identidad de género de los/as candidatos/as.

En la Conferencia del Illinois Norte, la sesión clerical derrotó una moción que habría dirigido a la Junta de Ministerio Ordenado a "mantener el estándar mínimo para el ministerio licenciado o ordenado" del celibato en soltería o fidelidad en el matrimonio heterosexual.

Después de la derrota de la moción, Dyck dictaminó que las preguntas subsecuentes de la ley eran "discretas e hipotéticas".

Por su parte, Middleton escribió que sería "impropio" que un/a obispo/a tomara una decisión relacionada con la autoridad "reservada a otras organizaciones, órganos y divisiones en la Constitución".

En octubre, el Concilio Judicial revocó ambas decisiones y dijo que las obispas debían abordar preguntas apropiadas sobre las leyes".

La Conferencia de Nueva York en junio también aprobó cuatro candidatos/as al ministerio abiertamente homosexuales. Middleton no abordó estos casos específicos.

Bajo La Disciplina, es un delito imponible ser pastor/a homosexual "autodeclarado/a y practicante". Hay un proceso de quejas, separado del proceso de ordenación, para trabajar los delitos imputables.

Dyck señaló que en el año 2016 en la Conferencia de Illinois Norte "no hubieron informes de candidatos/as que por su propia auto-declaración (o de otra manera) no cumplen con el Libro de Disciplina".

Para más información acerca de Hahn o el artículo, visite el enlace o contáctela al (615) 742-5470: http://www.umc.org/news-and-media/2-bishops-rule-on-ordination-questions