Skip Navigation

Para el Rev. Hernández uno de los retos de esta Conferencia General 2016 es poder adaptar sus procesos y estructuras a las exigencias actuales , ya que “hace algún tiempo teníamos una estructura que correspondía a una membresía mucho mayor a la que tenemos actualmente, así que uno de los desafíos que tenemos por delante es poder modificar esas estructuras y hacerlas más viables, más fusiónales, más pequeñas, menos costosas y más eficientes”.

Nuestros/as delegados/as a la CG 2016: Rinaldo D. Hernández

 

Por Delmer W. Torres *
11 de mayo de 2016

El Rev. Rinaldo D. Hernandez es Superintendente del Distrito Suroeste de la Conferencia Anual de Florida y será uno de los delegados hispano/latinos que representarán a la Jurisdicción Sureste en la Conferencia General 2016.

Nacido en Cuba en el seno de una familia metodista y líder de la iglesia desde muy temprana edad en su país natal, se graduó en el seminario evangélico de teología de Matanzas, Cuba y obtuvo un doctorado en teología en Jamaica.

En el año 2001 emigra de Cuba a Estados Unidos y al llegar al país, pasó todo el proceso requerido para ser recibido como ministro de La Iglesia Metodista Unida (IMU). En ese mismo año se le presenta la oportunidad de ser pastor, formando una nueva congregación (La nueva Iglesia Metodista Unida) en la ciudad de Miami, siendo su primer culto el 21 de septiembre. Esta congregación fue en crecimiento y en el año 2007 cambia de nombre y ubicación convirtiéndose en La Nueva Iglesia Cristiana del Doral, la cual tuvo su primero culto el 7 de octubre del 2007.

En junio del 2011 el Rev. Rinaldo D. Hernández fue nombrado por el Obispo Timothy Whitaker superintendente del Distrito Suroeste, función que está desempeñando en este momento. Se mudó con su esposa Magalis a la ciudad Sarasota, donde vive actualmente y hace parte activa de la Conferencia Anual de Florida.

Para el Rev. Hernández uno de los retos de esta Conferencia General 2016 es poder adaptar sus procesos y estructuras a las exigencias actuales , ya que “hace algún tiempo teníamos una estructura que correspondía a una membresía mucho mayor a la que tenemos actualmente, así que uno de los desafíos que tenemos por delante es poder modificar esas estructuras y hacerlas más viables, más fusiónales, más pequeñas, menos costosas y más eficientes; ese es uno de los temas que se van a discutir y que puede tener un significado importante para nosotros en Florida y que esa adaptación sirva al propósito fundamental que es ganar vidas para Cristo”, comentó.

Una de las responsabilidades que le ha sido dada por el obispo de Florida, es dirigir a un grupo de doce pastores/as hispanos/latinos, algunos de ellos sirviendo en iglesias de cultura predominantemente anglosajona y otros sirviendo en congregaciones de cultura hispano/latina, con el objetivo suplir las demandas del ministerio latino en la conferencia. Ese grupo se ha estado reuniendo por los últimos doce meses “y una de las cosas que hemos observado es que la actual membresía hispana en la conferencia anual de la Florida es menos del 1% del total de la conferencia en un estado como el nuestro donde el 23% de la población es latina, eso es un gran desafío”.

El Rev. Hernández hace la reflexión y el llamado a que la iglesia sea más eficiente en llevar el mensaje y alcanzar vidas para Cristo no sólo entre la población latina de habla hispana, sino entre sus nuevas generaciones que son bilingües y angloparlantes. “Una de las dinámicas que vemos en muchas de nuestras Iglesias latinas es que los jóvenes después que alcanzan cierta edad se van a iglesias angloparlantes o a iglesias multiculturales, con las cuales ellos se sienten más afines”, afirma Hernández.

Finalmente, el Rev. Hernández reflexiona sobre continuo énfasis que por años han hecho los ministerios hispano/latinos en los servicios y el trabajo primordialmente en español, “no podemos pretender alcanzar ese 23% de la población hispano/latina de esta manera… a mí me parece que en todas nuestras iglesias tenemos niños, tenemos jóvenes que pudieran ser parte de la iglesia si hubiera un espacio mayor para el multiculturalismo, multilingüismo y para múltiples generaciones en una misma iglesia local, que aprendamos a ser una iglesia latina en el siglo XXI y que abramos nuestro corazón y nuestra mente a personas de diferentes generaciones”.

* Delmer W. Torres es comunicador del NPHLM y colabora con Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al dtorres@umcom.org.