Skip Navigation

Ilustración Rev. Gustavo Vasquez, UMCOM.

Alrededor de 4.500 migrantes cubanos/as, de acuerdo con la Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica (DGME), se encuentran disperses/as en diversos albergues en varias regiones de la nación costarricense, de acuerdo con la agencia francesa de noticias AFP.

Metodistas ofrecen apoyo a inmigrantes cubanos en Costa Rica

 

Por Rev. Gustavo Vasquez*
22 de diciembre de 2015

Muchas miradas están fijas en Europa cuando se habla de crisis migratoria y refugiados/as. El incremento de las olas de inmigrantes huyendo de países del medio oriente, en conflicto y dificultades, hacia naciones de la Unión Europea, ha sido el centro de las noticias durante este año. Sin embargo, la crisis migratoria entre Centroamérica y los Estados Unidos ha quedado solapada, aunque sigue en aumento.

En el año 2014 se vivió una de las crisis migratorias más grandes de las últimas décadas en la frontera sur de los Estados Unidos, que cobró perfiles realmente dramáticos al ver a casi 70 mil niños/as menores de edad, llegar solos/as a la frontera y ser detenidos/as por las patrullas fronterizas y reubicados/as en albergues que llegaron a colapsar.

En el 2015, lejos de disminuir el flujo migratorio de menores, ha aumentado hasta un 179%, aunque no ha ocupado los mismos titulares y la atención mundial.  A esta complicada crisis de la inmigración infantil centroamericana se suman ahoa los grupos inmigrantes de ciudadanos/as cubanos/as que han venido utilizando sur y Centroamérica, como vía para llegar a la frontera sur de los Estados Unidos y acogerse a la “ley de ajuste”.

Esta ley federal, promulgada en 1966, le da estatus de residente de manera automática a los/as ciudadanos/as cubanos/as que pisen territorio estadunidense. De acuerdo con analistas y agencias internacionales de noticias, la posibilidad de que esta ley sea modificada o eliminada, después del giro diplomático que han tomado la relaciones con Cuba, ha provocado una salida creciente de ciudadanos/as cubanos a otros países latinoamericanos para servir como punto de partida hacia los Estaos Unidos.

Crisis en Centroamérica

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración de México, en todo el año 2014 habían ingresado apenas 1.871 ciudadanos/as cubanos por la frontera sur con Guatemala, mientras que en 2015 la cifra se elevaba a las de 9.000 de inmigrantes.

Este incremento no sólo ha tenido consecuencias en México, sino también en países suramericanos y centroamericanos. Analistas en materia migratoria han descrito una ruta del flujo migratorio que parte de Cuba a Ecuador (país que no exigía visa a los/as ciudadanos/as cubanos/as), para después viajar por diversos medios, atravesando Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala, México y llegar finalmente a territorio estadounidense.

Familias completas han iniciado la travesía y algunos han podido llegar a su destino final. Sin embargo las dificultades que ha traído el aumento de los migrantes, junto con el problema creciente de bandas criminales de tráfico humano, ha hecho que los gobiernos de varios países hayan cerrado sus fronteras y hayan quedado varados un gran número de inmigrantes cubanos/as.

Costa Rica sitio de refugio

La agencia francesa de noticias AFP, reseña que alrededor de 4.500 migrantes cubanos/as se encuentran disperses/as en diversos albergues ubicados en varias regiones del país, de acuerdo con cifras oficiales de la Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica (DGME),  Estos grupos habían recibido una visa de tránsito, otorgada por el gobierno de ese país para facilitar el camino hacia los Estados Unidos, a través de las naciones centroamericanas.

Sin embargo, el aumento progresivo de este flujo humano, al igual que otros factores de orden socio-político hicieron que Nicaragua, Guatemala y Belice cerraran sus fronteras al tránsito de los inmigrantes. Por su parte, el gobierno costarricense ha suspendido el otorgamiento de visas y la entrada irregular de más personas, al tiempo que busca con premura acuerdos con naciones vecinas para otorgar un salvo conducto que permita la salida de quienes se han quedado varados y poder facilitar su acceso a la frontera estadounidense.

Como es fácil suponer toda esta situación a desembocado en muchas dificultades para las familias que emprendieron su peregrinaje migratorio, atravesando varias poblaciones fronterizas y pernoctando en alberges improvisados donde apenas reciben asistencia primaria en termino de alimentos y otros servicios.

Metodistas solidarios con inmigrantes

Be sure to add the alt. text

Edelio Lacosta (derecha), pastor de la Iglesia Metodista Unida "Camino de Fe" en Sarasota y el Presbítero Carlos Gonzalez (izquierda), Superintendente de la Iglesia Evangélica metodista de Costa Rica. Para ver el video abra este enlace.  

Edelio Lacosta es pastor de la Iglesia Metodista Unida camino de Fe en Sarasota (Florida) y recibió la solicitud de varios/as miembros de su congregación, para que brindara algún tipo de atención pastoral a sus familiares que se encontraban en estos grupos de inmigrantes en Costa Rica. Ante esta solicitud y las informaciones que llegaban de las condiciones en las que se encontraban estas personas, decidió iniciar un visita al país centroamericano para brindar atención pastoral a los/as afecatdos/as.

Lo que se inició como un viaje pastoral de carácter personal, respondiendo a la petición de sus miembros y el llamado del Señor, se ha convertido en un creciente compromiso por llevar asistencia material y espiritual a este grupo de familias que se encuentran en necesidad.

“Mi viaje fue para brindar atención a las personas de nuestra iglesia que estaban en esa situación… cuando llegué a Costa Rica fue que comencé a familiarizarme con la situación que estaban viviendo las personas allí y vi al presidente de ese país haciendo un llamado a las iglesias, a las instituciones y a los Estados Unidos para que cooperaran con esta situación, porque el gobierno no daba abasto”.

Be sure to add the alt. text

El Pastor Lacosta estuvo compartiendo palabra del Señor, en medio de las dificultades que viven los inmigrantes cubanos/as, llevando la esperanza del evangelio a muchas personas que entregaron su vida a Cristro. Para ver el video abra este enlace

Desde que llegué hice contacto con la Iglesia Evangélica Metodista de Costa Rica, por referencia de hermanos misioneros de mi Conferencia en Florida. Contacté al Presbítero Carlos González, quien es líder de la Conferencia de Guanacaste – Liberia, donde se encuentran las iglesias en la zona norte de la frontera y comenzamos a mover el apoyo a los/as inmigrantes que se encontraban en refugios de esa área.

Logré llegar a un lugar remoto y de difícil acceso, Santa Rosa de Upala, donde se encontraba la gente en muy malas condiciones y con muchas deficiencias. Procuramos traernos a las familias con niños/as pequeños/as y a las mujeres embarazadas y albergamos a unas 40 personas aproximadamente en las instalaciones de la iglesia metodista en Liberia.

Hay muchas Iglesias que están ayudando. Hay varias que han abierto sus templos para albergar gente. La iglesia metodista comenzó a brindar apoyo una vez que pudimos conversar y hablarles de la situación y, aunque la iglesia no tiene recursos económicos suficientes para brindar mayor apoyo, han abierto templos y tienen mucha disposición.

Durante mi visita, pude contactar a varios inmigrantes metodistas y hemos conformado un equipo con el que estoy en comunicación permanente, para brindarle atención pastoral y atender las necesidades de oración. También estoy haciendo contactos en otros refugios con personas que nos ayuden a proveer asistencia pastoral. Hay una gran necesidad material y spiritual. En el primer servicio que tuvimos, más de cien personas que se entregaron al Señor.

Actualmente el pastor Lascosta está haciendo las diligencias pertinentes en su distrito, en la  conferencia de la Florida y con agencias de la Iglesia Metodista Unida, para buscar el apoyo necesario para impulsar el trabajo pastoral y la asistencia a las familias inmigrantes, en esta crisis.

* El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org