Skip Navigation

Más allá del ayuno: 10 pautas para una Cuaresma significativa

Por Joe Iovino, UMC.org * | Traducción y adaptación por Amanda M. Bachus **
03 de marzo, 2015

La Cuaresma es un tiempo para la auto-reflexión y la profundización individual de nuestra relación con Dios en Jesucristo. Para muchos, la temporada que antecede a la Pascua será un período de renuncia a algo que nos gusta en señal de arrepentimiento por los errores que hemos cometido. Otros van a pasar más tiempo en devoción y oración, mientras que otros tantos llevarán una cruz o un clavo en su bolsillo como recordatorio del sacrificio que Jesús hizo por ellos y el mundo entero.

Si estas prácticas funcionan para ti, ¡maravilloso! Otros encontrarán diferentes formas de observar este tiempo santo. Considera adoptar una o más de las siguientes pautas creativas los días antes del Domingo de Pascua.

Renunciar a algo durante la Cuaresma no es la única manera de observar la temporada. Aquí tenemos 10 alternativas creativas. #UMC

1. Pedir disculpas a alguien

La Cuaresma es un tiempo de arrepentimiento. Muy a menudo pensamos en pedir a Dios por el perdón de nuestros pecados, pero eso no es todo. El pecar incluye hacer daño a los demás, y esto le importaba a Jesús. Él enseñó que si durante la adoración "… estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda”--Mateo 5: 23-24 (NVI). La Cuaresma es un buen momento para buscar el perdón de aquellos a quienes hemos hecho daño.

2. Realizar actos de bondad al azar

Expresa tu amor a Jesús amando a los demás, y puede ser pagando la comida de una persona que se encuentra detrás de ti en la fila al ordenar comida rápida. Dejando una propina extravagante al mesero/a. Regalando tarjetas pre-pagadas. Preguntando a los demás cómo les va y esperar a que te contesten. Comparte el amor de Jesús de cualquier manera que puedas pensar cada día durante la Cuaresma.

3. Profundizar en un libro de la Biblia

Mejora tus momentos de devoción y procura aprender un libro de la Biblia que siempre te ha intrigado. Léelo en varias ocasiones, al menos una vez en una sola sesión. Encuentra artículos al respecto. Medita en él libro con un comentario. Memoriza porciones del libro. Ora durante este proceso. Busca en Google sermones sobre ése libro en particular. Encuentra himnos basados en el libro. En las seis semanas de la Cuaresma, podrías desarrollar un profundo conocimiento sobre ese libro de la Biblia.

4. Servir a los necesitados

Identifica una organización donde te gustaría participar. Regístrate y recibe entrenamiento. Luego ve como voluntario y sirve durante toda la temporada de Cuaresma. Cuando Jesús lavó los pies de sus discípulos en la Última Cena, enseñó que no estamos llamados a ser servidos, sino a servir (Juan 13:1-17).

5. Visitar a quienes se encuentran solos

Jesús enseñó a sus discípulos a tratar a los demás como le gustaría ser tratados. Esto incluía visitas a los enfermos y a los que están en prisión (Mateo 25: 31-36). Llama a un hogar de ancianos local y pregunta si puedes contribuir limpiando las sillas de ruedas, o a un hospital de niños para saber si puedes acompañar a los familiares que visitan sus pacientes. Ofrécete de voluntario/a en un ministerio sea en la prisión, un centro de jubilados, o cualquier otro lugar donde la gente necesita un poco de contacto humano. Piensa en jugar juegos, contar historias, mirar álbumes de fotos, y disfrutar de las personas a quienes Jesús se refiere cuando dijo: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí--Mateo 25:40 (NVI)

6. Leer los sermones de Wesley sobre el Sermón de la Montaña

Estos 13 sermones (disponible en línea) son fundamentales en el mensaje de Juan Wesley. Ellos conforman un poco más de una cuarta parte de los cincuenta "Sermones estándar" que él dio a su líderes predicadores Metodistas laicos para enseñarles "lo esencial de la verdadera religión" ("Los Sermones de Juan Wesley - Una introducción"). Al leer estos sermones te llevarán al Sermón del Monte (Mateo 5-7) y te dará una idea de lo que significa ser un Metodista Unido en la tradición de John Wesley.

7. Decir a otros que los amamos

Algunos de nosotros luchamos para decir esas tres pequeñas palabras. Tal vez asumimos que otros ya saben cómo nos sentimos. Tal vez pensamos que mostramos nuestro amor y no necesitamos decirlo. O tal vez nos preocupa que no seamos correspondidos. Lucha contra el miedo y diles "Te amo" a los amigos, familiares, y a todos los demás que tu amas por lo menos una vez durante la temporada.

8. Una fiesta para todo el mundo

Jesús utiliza a menudo la imagen de una fiesta para describir el Reino de Dios. Habló de bodas, fiestas y banquetes, y participó en varias celebraciones de grupos grandes. Organiza tu propia fiesta del reino cocinando para tu barrio, o comprando comida para todos en la oficina o en tu iglesia. Alimenta a todos los que puedas y dale a la gente una oportunidad de pasar juntos.

9. Servir en la adoración

Tu iglesia te necesita. Canta en el coro, sirve de ujier, como lector o maestro de escuela dominical, trabaja con el equipo técnico, ayuda a una familia joven con su bebé, o encuentra alguna otra manera de servir a tu iglesia. No esperes a que alguien te pida que uses los dones que Dios te ha dado. Ofrécete en servicio a tu iglesia en esta temporada.

10. Decir "gracias"

Los padres, los miembros de la familia, mentores, entrenadores, profesores, autores, pastores, maestros de escuela dominical, y otros te han formado en la persona que eres. Envía una nota de agradecimiento a uno de ellos cada semana durante la Cuaresma. Diles lo mucho que significan para ti y cómo te han inspirado. Considera incluir un pequeño regalo. Incluso si no los conoces personalmente escríbeles un correo electrónico de agradecimiento.

* Joe Iovino trabaja para UMC.org en Comunicaciones Metodistas Unidas.  jiovino@umcom.org o 615.312.3733.

** Amanda M. Bachus es escritora independiente para Comunicaciones Metodistas Unidas.