Skip Navigation

Foto cortesía de Erik Alsgarrd, Conferencia Anual de Baltimore-Washington.

En el aeropuerto internacional Thurgood Marshall del área de Baltimore-Washington, se concentraron unas 2.000 personas, según informes publicados, se reunieron fuera en las salidas del área de llegadas internacionales, para manifestarse en contra de la orden ejecutiva de Trump.

Líderes religiosos instan a acoger extranjeros/as y refugiados/as

Por Kathy L. Gilbert*/ Traducción y adaptación: Michelle Maldonado **
04 de febrero de 2017

La orden del presidente Donald Trump de prohibir a los/as refugiados/as de siete países musulmanes fue contrarrestada por las voces de líderes religiosos que recordaron que "un salvador refugiado del Medio Oriente nos enseñó a amar al extranjero como nos amamos a nosotros mismos".

El Revdo. Omar Hamid Al-Rikabi, pastor de la Primera Iglesia Metodista Unida en Heath, Texas, e hijo de un inmigrante musulmán iraquí, dijo que la orden de Trump es "innecesaria, poco ética e inmoral". "Cualquier orden que escoge a alguien por nacionalidad, etnia y religión es racista y aborrecible para la Constitución, pero más aún para el Evangelio de Jesucristo", dijo Rikabi.

"Mirando hacia el futuro, tengo esperanza en la historia de los/as inmigrantes estadounidenses... la que todos/as tenemos, y la que dio la bienvenida a mi padre y a nuestra familia. Pero mi plena esperanza descansa en el Evangelio de Jesucristo".

La Revda. Ginger Gaines-Cirelli, pastora de La Iglesia Metodista Unida de Foundry, ubicada unas cuadras de la Casa Blanca, dijo que las acciones de Trump exigen una respuesta de la gente de fe. "Si creemos que las vidas de los/as cristianos/as valen más que las vidas no cristianas, necesitamos examinar nuestra afirmación de ser cristiano/a", dijo en un comunicado titulado "Construyendo Muros", el cual fue leído durante los cultos de adoración del domingo por la mañana.

La declaración hace referencia al pasaje de Lucas 22:27, "Jesús vino entre nosotros no como alguien que se abrió camino al frente de la línea, sino como quien sirve". Después del culto, los/as metodistas unidos/as estaban entre los 2.000 que se reunieron en el Aeropuerto Internacional Thurgood Marshall, en el área de Baltimore-Washington.

Al menos cinco clérigos/as metodistas unidos/as asistieron, incluyendo al Rev. Jackson Day, miembro retirado de la Conferencia Anual de Baltimore-Washington: "fue muy emocionante estar rodeado por una gran multitud de jóvenes en su mayoría, incluyendo a varias parejas con niños pequeños, cuyo mensaje básico era de bienvenida e inclusión, y que aplaudían cada vez que una nueva llegada provenía de las aduanas. Uno de mis cantos favoritos era '¿Cómo se ve la democracia? Así es que se ve la democracia’", dijo.

En el Aeropuerto Internacional de Indianápolis, cerca de 1.000 personas se reunieron en un evento organizado por una coalición interreligiosa de justicia social de 38 congregaciones de la ciudad, incluyendo tres iglesias metodistas unidas: Broad Ripple, Meridian Street y North. Los manifestantes coreaban: "no al odio; no al miedo. Aquí los/as refugiados/as son bienvenidos/as" y "amor, no odio.  América la grande otra vez". También cantaron varias canciones incluyendo el himno nacional. Los/as oradores/as vinieron de varias tradiciones de fe e incluyeron rabinos judíos, imanes musulmanes así como pastores/as cristianos/as.

En su camino de regreso a Washington, el senador demócrata del estado de Indiana Joe Donnelly, nieto de inmigrantes; junto al representante demócrata de la ciudad de Indianápolis Andre Carson, de religión musulmana, se manifestaron en contra de las prohibiciones migratorias, a las que denominaron disposiciones inconstitucionales, anti-estadounidense.

En un comunicado, el obispo metodista unido Bruce R. Ough, del área de Dakota-Minnesota y presidente del Concilio de Obispos, dijo que no ayudar a los refugiados que huyen del peligro les hace daño tanto a ellos/as como a nosotros/as. “Cuando abandonamos al/a la extranjero/a que está en riesgo de intolerancia, xenofobia y violencia, no sólo destruimos su esperanza, sino que destruimos nuestras propias almas. Hago un llamamiento a la administración de Trump y al Congreso de Estados Unidos para que rescindan las nocivas órdenes ejecutivas y salvaguarden el alma de nuestro país" dijo.

La obispa metodista unida Peggy Johnson, quien lidera las conferencias anuales del Este de Pensilvania y la Península-Delaware, dijo que la orden no hace al país más seguro: "la violencia contra los/as estadounidenses no es una enseñanza de la fe musulmana. Les exhorto a conversar en sus iglesias sobre esta situación, a movilizarse para escribir cartas, hablar con sus senadores, legisladores y lo más importante a orar" dijo.

Las declaraciones provinieron de diferentes creencias en los Estados Unidos, declarando que la orden de Trump no es proporciónal a las estadísticas sobre crimen entre inmigrantes y refugiados. La semana pasada varios/as líderes metodistas unidos/as se unieron a otras comunidades religiosas al decir que una serie de órdenes ejecutivas relativas a los/as inmigrantes están en directa oposición a los textos sagrados para amar al prójimo y dar la bienvenida al extranjero.

"Como seguidores de Jesús, rechazamos en los términos más fuertes los esfuerzos para expandir el muro en la frontera entre Estados Unidos y México, penalizar a las comunidades que proveen santuario, detener el reasentamiento de refugiados e imponer una prueba religiosa para quienes enfrentan migración forzada", dijo la Revda. Susan Henry Crowe, ejecutiva de la Junta General de Iglesia y Sociedad (GBCS).

Más de 2.000 líderes religiosos han firmado una carta al presidente Trump y miembros del Congreso de la Coalición de Inmigración Interreligiosa llamándoles a dar la bienvenida a refugiados/as de todas las nacionalidades y religiones. "Las Mujeres Metodistas Unidas (UMW) toman en serio el mandamiento de Jesús, de amar a Dios y amar al prójimo como a nosotros/as mismos/as. A lo largo de nuestros 150 años de historia, hemos llevado a cabo esto, extendiendo el amor de Dios a mujeres, hombres, jóvenes y niños/as de todo el mundo, incluyendo inmigrantes y refugiados/as", dijo Harriett J. Olson, Ejecutiva UMW.

Thomas Kemper, ejecutivo de la Junta General de Ministerios Globales (GBGM), dijo: "oro porque que el gobierno de Trump se guíe en su política de inmigración por los estándares internacionales de derechos humanos y de respeto a los/as trabajadores/as migrantes, según estipulan las convenciones de las Naciones Unidas".

Los líderes de Justicia Para Nuestros Vecinos (JFON), un ministerio de inmigración metodista unido, manifestaron su "oposición vehementemente" a dos órdenes ejecutivas anunciadas el 25 de enero que se enfocan en la seguridad fronteriza y la aplicación interna. "Como personas de fe, estamos llamados/as a buscar misericordia, hacer justicia y amar a nuestros/as vecinos/as como a nosotros/as mismos/as. Los tiempos cambian; los gobiernos cambian; sin embargo, estos principios permanecen sin cambios. JFON continuará apoyando a nuestros hermanos y hermanas inmigrantes y luchará por ellos/as a su lado", dijo Rob Rutland-Brown, Director Ejecutivo de la oficina nacional de JFON.

* Gilbert es reportera de noticias multimedia de United Methodist News Service. Comuníquese con ella al (615) 742-5470 o newsdesk@umcom.org. Erik Alsgaard, comunicador de la Conferencia de Baltimore-Washington, y Daniel Gangler, comunicador jubilado de Indianápolis, contribuyeron a este reportaje. 

**Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org

Category:
Tags: