Skip Navigation

Foto por Jan Snyder, UMNS.

La sociedad en general se beneficia en gran medida de la presencia de quienes participan en DACA, o "dreamers” (soñadores) como se les conoce.

Ley “Bridge” esperanza para los jóvenes inmigrantes

Por Rev. Gustavo Vasquez *
16 de febrero de 2017

Ante la serie de medidas ejecutivas y acciones del nuevo gobierno de los Estados Unidos, que vienen afectando a miles de personas inmigrantes y sus familias, La Iglesia Metodista Unida (IMU) ha tomado una serie de iniciativas y acciones a través de sus diferentes instancias y organizaciones. La Junta General de Iglesia y Sociedad (GBCS), ha sido una de las agencias con mayor envolvimiento en la lucha y la promoción de reivindicaciones y trato justo a las comunidades refugiadas e inmigrantes.

El trabajo de defensa y abogacía por los más débiles ha llegado a GBCS a establecer estrategias de trabajo que envuelvan a la iglesia en sus diferentes niveles en la promoción de la justicia y en la detección y oposición de políticas que generen injusticia y sufrimiento en la población más vulnerable. Los inmigrantes y refugiados son una parte muy sensible y marginada de la sociedad que se encuentra expuesta a la injusticia de políticas que están provocando sufrimiento, temor y desesperanza.

Es por ello que GBCS, junto con otra serie de organizaciones civiles y religiosas, están anticipando las próximas decisiones ejecutivas que puedan afectar a la comunidad inmigrante, especialmente a los/as jóvenes registrados en el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia). El apoyo y la promoción del proyecto de Ley Bridge, es parte de las acciones que adelantan las organizaciones que defienden a la comunidad inmigrante y que busca crear conciencia y presión sobre el congreso para que sea aprobada.

Entrevistamos a Jeania Ree V. Moore, Directora de Derechos Humanos y Civiles de GBCS, quien también es miembro del Grupo de Respuesta Rápida del Equipo de Tarea en Inmigración de La (IMU), sobre este nuevo proyecto de ley y la importancia que tiene para la comunidad inmigrante y la todo el país.

¿Qué es la Ley de Puente (Bridge)?

Puente es la traducción de la palabra “Bridge” en inglés. Esto es un acrónimo de “Bar Removal of Individuals Who Dream and Grow Our Economy”, lo que se traduce como un proyecto de ley que “Elimina los Obstáculos para Personas con Sueños que hacen Crecer Nuestra Economía”.

Esta es una ley apoyada por representantes de ambos partidos que busca proteger a más de 741.000 jóvenes que son los destinatarios del programa DACA, proporcionándoles un receso temporal a cualquier orden de deportación durante un máximo de tres años.

Iniciado en 2012, el programa DACA que auspició el Departamento de Seguridad Interna permite que ciertos inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos siendo niños/as, puedan recibir el diferimiento de cualquier acción que conlleve a la deportación y les permita recibir autorización de trabajo.

En función de proteger a los/as beneficiarios/as de la DACA, la Ley Bridge está destinada a servir como una medida para "salir del paso" y estabilizar temporalmente la situación mientras el Congreso busca una solución más permanente al problema migratorio.

¿Quién se beneficiara con la promulgación de la Ley Bridge?

Será beneficiado los/as más de 741.000 beneficiarios/as de la DACA a través de esta ley. El beneficio se extiende directamente a sus familias, sus comunidades y la sociedad en general. Para muchas familias inmigrantes, la amenaza de la separación es muy real y sería más que una amenaza una realidad sin la protección que la Ley de Puente proporciona.

Por otra parte, para las familias beneficiarias de la DACA, esta ley les proporciona apoyo financiero vital y alimento sin el cual sería difícil sobrevivir. Si se asume que cada beneficiario/a tiene al menos dos miembros de la familia, eso representa casi 1,5 millones de personas directamente favorecidas por las ayudas financieras. Quienes están registrados/as en el programa DACA también contribuyen en gran medida a sus comunidades, incluyendo escuelas, universidades, iglesias, lugares de trabajo y otros espacios en los que son una parte valiosa y esencial del tejido social.

Por último, la sociedad en general también se beneficia con la Ley Bridge, ya que derogar DACA podría significar una gasto de, al menos, $ 3.4 mil millones de dólares para las empresas y los empleadores que se enfrentarían la pérdida de más de 645.000 beneficiarios DACA que están actualmente empleados y trabajando en el sistema productivo.

Además, la sociedad en general se enfrentaría a una reducción de $ 24,6 mil millones en la Seguridad Social y el “Medicare” en contribuciones de impuestos de más de 10 años. Según el “Center for American Progress” (Centro para el Progreso Estadounidense), derogar DACA conduciría a la pérdida de al menos $ 433,4 mil millones del producto interno bruto de EE.UU., por lo que se dejará de producir por más de una década. Con la protección de los/as beneficiarios/as de DACA, la Ley Bridge busca proteger a estas personas las inmensas contribuciones que aportan a la opinión pública estadounidense.

¿En qué se beneficia la sociedad con la permanencia de los “dreamers”?

La sociedad en general se beneficia en gran medida de la presencia de quienes participan en DACA, o "dreamers” (soñadores) como se les conoce. Ellos/as hacen notables contribuciones financieras al tener la posibilidad de trabajar legalmente. Además de lo financiero, contribuyen de muchas otras formas a nuestra comunidad a nivel local, estatal y nacional. Son estudiantes universitarios, veteranos de nuestras fuerzas armadas, pastores/as y líderes de nuestras comunidades de fe (incluyendo iglesias metodistas unidos) y trabajadores calificados. Son realmente miembros apreciados/as de la sociedad.

¿Por qué la GBCS y las comunidades organizadas están apoyando el proyecto de Ley Bridge?

Desde el metodismo unido apoyamos este proyecto de ley porque se alinea con nuestro testimonio; el testimonio que las personas de fe damos sobre la situación migratoria. El año pasado, la Conferencia General de la IMU modificó y volvió a adoptar la Resolución # 3281, "acoger al migrante en los EE.UU.". En esta resolución, la Iglesia afirma la hospitalidad, bienvenida y el amor hacia el/la extranjero/a tal como la Biblia ordena, cuando Dios llama a su pueblo a dar la bienvenida en medio de nosotros/as (Levítico 19:34).

Teológicamente, la Iglesia reconoce que "Jesús se identifica plenamente con el extranjero hasta el punto de dar la bienvenida al extranjero es acoger a Jesús mismo"(Mateo 25:31-46). Poniendo en práctica la teología, los/as creyentes comprometidos/as con la iglesia dan la bienvenida al extranjero, rechazan la separación familiar, están en contra de las detenciones y la deportación de inmigrantes indocumentados, apoyan las soluciones compasivas, se opone a la construcción del muro e instan a que todas las leyes, políticas y el tratamiento a los/as migrantes, afirmen su valor, dignidad y derechos fundamentales.

La Iglesia Metodista Unida pide explícitamente a sus congregaciones "defender las legislaciones que mantengan los derechos civiles y humanos de todos/as los/as migrantes en los Estados Unidos y proporcionen la oportunidad de un estatus legal para todos los indocumentados actualmente en los Estados Unidos, así como para aquellos/as que lleguen en el futuro”. Por estas razones la Junta General de Iglesia y Sociedad (GBCS) apoya la Ley Bridge y hace un llamado para que sea aprobada, junto con una serie entidades como: el programa nacional de Justicia para Nuestros Vecinos, el Plan Nacional para el Ministerios Hispano- Latinos y el Equipo de Tarea de Inmigración Unidad Metodista establecido por el Concilio de Obispos.

¿Cuáles son las implicaciones éticas para la iglesia, el apoyo a un proyecto como la Ley Bridge?

Las implicaciones éticas son muchas e incluyen tomar partido por el amor al prójimo, el respeto por la autonomía y la negativa a ignorar los derechos civiles y humanos, como tampoco a lo "valores familiares". En apoyo a la Ley de Puente, lo hacemos con la pena convicción de que tenemos la obligación moral de proteger a la juventud adscrita a DACA de las deportaciones y mantener a sus familias unidas.

¿Cómo se puede apoyar la Ley Bridge?

Las personas pueden apoyar la Ley Bridge llamando a sus representantes en el Congreso, averiguar cuál es su postura es sobre la inmigración en general y sobre esta ley, específicamente, y pedirles que la apoyen en las deliberaciones. Esta legislación bipartidista, patrocinada por el senador Lindsey Graham (republicano de carolina del Sur) y el senador Dick Durbin (demócrata de Illinois), hace un llamado a todos/as los/as líderes del Congreso, para que mantengan la protección a los más de 741 000 jóvenes que se han registrado con DACA.

GBCS es la agencia metodista unida que tiene como función principal, el desarrollo de materiales, recursos y adiestramientos que lleven al pueblo metodista unido, a ser consciente de su responsabilidad con la sociedad, partiendo de los principios sociales definidos por la iglesia y por el fundamento bíblico teológico de la santidad social, en la tradición wesleyana.

Si sus representantes son metodistas unidos, personas de fe o personas con conciencia y moral, dialogue sobre el apoyo – o el rechazo- a esta ley y otros aspectos más generales de la inmigración. En contra de la idea de la justicia no tiene que ver con la ética, la moral y la fe; como cristianos/as y metodistas unidos/as creemos que están inseparablemente entrelazadas. Desde esta perspectiva y bajo estas convicciones, nos asumimos como testigos (del evangelio), lo profesamos y lo anunciamos a la sociedad.

* El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org.