Skip Navigation

La Pregunta Metodista: ¿Está predeterminado el momento en el que vamos a morir?

 

Por UMC.org*/ Traducción y adaptación por Michelle Maldonado **

Mi amigo dijo "cuando naciste, el día de tu muerte estaba escrito en el libro". ¿Qué significa eso? ¿Está predeterminado el momento de nuestra muerte?

Hay varias escrituras que hablan sobre el tiempo para morir y que nuestros días están contados. En Job 14: 5 encontramos "Si tú eres quien determina cuánto ha de vivir el hombre, y le pones un límite que no puede pasar."; el Libro de Salmos 139: 16, y el famoso versículo de Eclesiastés 3: 2 "Un momento para nacer, y un momento para morir…", también señalan la finitud de la vida humana. Los autores de estas escrituras pueden haber estado luchando con el por qué las cosas malas le suceden a la gente buena, como en el libro de Job, o simplemente dijeron: "La vida es corta".

El buscar el equilibrio entre la omnisciencia de Dios, que todo lo sabe, y el libre albedrío de los seres humanos es siempre complicado. Cuando decimos cosas como "el día de tu muerte está escrito en el libro", parece tener sentido basado en que Dios lo sabe todo. Sin embargo, no permite el libre albedrío de los seres humanos, incluyendo el pecado que a veces afecta nuestra vida, o la vida de otros. Mientras buscamos ese equilibrio, debemos tener cuidado de no decir que Dios causa nuestra muerte.

Juan Wesley, fundador del movimiento metodista, tenía un problema fundamental con atribuir el mal a Dios, o asignar a Dios la responsabilidad de las cosas malas que le suceden a la gente, incluyendo la muerte. Como leemos en Lamentaciones 3: 32-33 "Aunque hace sufrir, también se compadece, porque su amor es inmenso. Realmente no le agrada afligir ni causar dolor a los hombres”.

La Biblia nos dice que la muerte es un enemigo (1 Corintios 15: 26) y al final será derrotada (Apocalipsis 21: 4). Jesús mismo sufrió por la muerte de su amigo Lázaro antes de resucitarlo (Juan 11: 38-44). En otra historia, Jesús resucitó a una niña (Lucas 8: 49-56). No aceptó ni aprobó la muerte; trabajó en contra de ella a lo largo de su ministerio, y su resurrección fue de los "primeros frutos" de la era venidera cuando la muerte dejará de ser.

Los/as metodistas unidos/as no creen que Dios cause daño o la muerte a su pueblo. Más bien entendemos el daño y la muerte como parte de nuestro mundo roto y pecador. Incluso mientras anhelamos el día en que la muerte dejará de ser, reconocemos el amor incondicional de Dios y su presencia con nosotros/as durante los tiempos de sufrimiento, dolor e incluso la muerte.

Sin importar lo que suceda después de la muerte, vivimos con la esperanza de la vida eterna, y en la certeza de que "ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro, ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor!" (Romanos 8: 38-39).

¿Tienes más preguntas? Envíelas a InfoServe y échele un vistazo a otras preguntas y respuestas recientes.

Este contenido fue producido por InfoServ, un ministerio de Comunicaciones Metodistas Unidas.

Publicado por primera vez el 21 de agosto de 2017.

Para leer el artículo original, viste el enlace: http://www.umc.org/what-we-believe/ask-the-umc-is-our-time-of-death-predetermined

**Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615) 742-5775 o por mmaldonado@umcom.org.