Skip Navigation

Featured: La Iglesia en la otra esquina: La Misión Unida Metodista en el contexto hondureño

Foto Cortesía GBGM.

Una escena de la calle en Salamá, Honduras.

Foto: Paul Jeffrey

El Rvdo. José Roberto Peña-Nazario es un misionero metodista unido en Danli, Honduras. Aquí se lo ve de visita con Celina Rodríguez (derecha), que está procesando su cosecha de maíz, y Jamileth Moncada, una pastora laica en la comunidad rural de Quisgualagua.

Foto: Cortesía de la Misión de la UM en Honduras

Jonathan Vanegas es Pastor de Iglesia Metodista Unida de Cristo en San Pedro Sula, la Misión de la UM en Honduras, participa en una distribución de calzado para la comunidad.

Previous Next

La Iglesia en la otra esquina: La Misión Unida Metodista en el contexto hondureño

 

Por Daniel Alberto Trujillo * | Traducción y adaptación por Amanda M. Bachus **
14 de julio, 2015 | Nashville, Tenn.

La Iglesia Metodista Unida en Honduras es "la iglesia en la otra esquina." Aunque la mayoría de las iglesias se posicionan en el centro, esta iglesia se ha movido desde el centro a la periferia, a una esquina. Es una iglesia que es fuerte, profética, simbólica, política, y social y sin embargo invisible.

Desde hace 15 años, en el contexto hondureño de la espiritualidad popular, la Misión Metodista Unida ha reflejado la integridad, la salvación, y una misión en nombre de los pobres y marginados. En esas esquinas de la vida, Dios se revela a los niños, jóvenes, mujeres y hombres que viven en una situación social marginada. En parte, es por eso que la iglesia es invisible y sirve a gente invisible. Estos grupos vulnerables han sido y seguirán siendo el foco de desarrollo para la Misión Metodista Unida en Honduras.

Ahora considera la esquina no sólo como un lugar social, sino también como un lugar teológico, donde las personas se encuentran con Dios. La iglesia contemporánea, por la gracia de Dios, sale de este lugar como una respuesta a la necesidad, lo cual nos cambia y nos anima a alcanzar y acompañar a las personas oprimidas. Nuestra tarea es ayudarles a transformar su situación de sufrimiento a una de esperanza y liberación.

En Honduras, la mayoría de los líderes de la iglesia no mencionan en sus sermones el sufrimiento humano social o económico o la ausencia de derechos humanos. Ellos solo se ocupan en lo que tiene que ver con la espiritualidad personal y la moral en sus congregaciones. La razón de ser de la iglesia se olvida en este nuevo contexto socio-cultural que tiende a excluir a las personas que viven en la pobreza y la marginación social.

Una característica central de la iglesia es su presencia con los pobres y marginados. Si Jesús no hubiera establecido una misión en el mundo, "fuera" de la institución religiosa, entonces la iglesia cristiana no habría sido necesario, al menos no a la iglesia, como se describe en el libro de los Hechos.

Una Iglesia de afuera

Be sure to add the alt. text

El Rvdo. José Roberto Peña-Nazario es un misionero metodista unido en Danli, Honduras. Aquí él visita a Celina Rodríguez (derecha), que está procesando su cosecha de maíz, y a Jamileth Moncada, una pastora laica en la comunidad rural de Quisgualagua. Foto: Paul Jeffrey.

Pablo Andiñach, teólogo argentino y profesor de Antiguo Testamento en el Instituto Teológico ISEDET en Buenos Aires, analiza este concepto en su libro Ser Iglesia. El propósito de una congregación en un barrio en particular es dar testimonio del evangelio de la salvación y llamar a todos a la fe. Pero los que están invitados a unirse a esta comunidad, que llamamos iglesia viéndolo desde "afuera", a recibir la Palabra de un grupo de creyentes que ellos pueden ver y considerar objetivamente, que están allí en ese templo, y que anuncian con sus palabras y sus vidas un mensaje concreto. (Andiñach, 2007, 42)

Desde esta perspectiva, la iglesia en la otra esquina es una iglesia como la descrita en Hechos, que practica un evangelio social. Es la iglesia que John Wesley pretendía, que va al pueblo y proclama el Evangelio de una manera personal. Esta iglesia es la respuesta de Dios a la tragedia de la exclusión que sufren las personas que viven en los márgenes de una sociedad deshumanizada. Su misión se encuentra fuera del edificio de la iglesia. En respuesta a las experiencias de estos grupos excluidos, la cruz de Cristo tiene que ser levantada fuera del edificio de la iglesia, en las plazas de mercado, en las calles, en las esquinas, en los parques, bajo los puentes, en cualquier lugar de la vía pública. "Así como Cristo tuvo que morir para salvar al mundo, la iglesia, a su manera, tiene que morir para ser un instrumento de la salvación." (Miller 1980, 22) La iglesia muere cada vez que entra en las calles, porque allí es resucitada con las personas que necesitan de la gracia de Cristo.

Las personas socialmente marginadas de Honduras viven en comunidades que necesitan ser resucitadas, porque Dios también se revela y salva allí, porque la gracia de Dios es infinita, libre, y no discrimina a nadie. No hay que olvidar que la iglesia es el pueblo de Dios. El teólogo belga Lode Wostyn nos insta a utilizar las comunidades del Nuevo Testamento como un marco que juzga la situación actual de nuestra iglesia.

Mientras la iglesia niegue la deshumanización que tiene lugar fuera del edificio de la iglesia, y mientras sólo exista para servir a sus propios miembros o para satisfacer las necesidades de un grupo "selecto"--unos pocos que se juntan para conocer la perfección mutua-- deja de ser la iglesia. La iglesia debe afirmar que es incluyente, con una fuerza centrífuga que la separa de la doctrina institucional de la exclusión y la mueve fuera. Se trata de asumir el carácter básico de nuestro patrimonio eclesiológico metodista.

Cuando la Iglesia Metodista Unida de Honduras, a través de la práctica de la santidad social, trabaja entre los marginados y personas excluidas, transformando los espacios de la muerte en los espacios de la vida, la propia iglesia se transforma. La fe y la esperanza se renuevan, y al mismo tiempo, la iglesia se convierte en una iglesia peregrina, viva y activa. Se convierte en la verdad de Cristo en acción.

La Iglesia Invisible

La Iglesia Metodista Unida en Honduras es una iglesia en la otra esquina, cada día y cada momento. Está presente donde hay marginación social y sufrimiento. Se trata de una iglesia invisible, la iglesia de Cristo, donde Cristo se revela y se encarna y da testimonio de un Dios de solidaridad y misericordia. Está presente en los rostros sucios, tristes, golpeado y desoladas de los pueblos oprimidos.

En este sentido, la iglesia invisible es donde están dos o tres reunidos en el nombre de Dios, en las esquinas.

La iglesia en la otra esquina es donde actúa el Espíritu Santo donde quiere y con quien quiere. La iglesia invisible es la verdadera iglesia, fundada no en nuestros logros, pero a pesar de nuestras acciones e imperfecciones, por la gracia libre y generosa de Dios.

Pero, ¿cómo hacemos para que esta iglesia en la otra esquina sea visible? Según Andiñach, la iglesia invisible está presente en el mundo a través de la iglesia visible. Cuando la iglesia predica, educa, crea vínculos entre las personas, las acciones de la fe y de los sacramentos, se está haciendo visible una realidad mucho más profunda. Es capaz de trascender nuestras habilidades y acciones (Andiñach 2007, 28).

Aquí es donde la Iglesia Metodista Unida en Honduras está siendo incorporada en la otra esquina. Su declaración de misión afirma que sólo puede ser la iglesia si se entiende que su vida es la misión con los pobres. El Dr. Carmelo Álvarez, de la Iglesia Discípulos de Cristo, editor del Pentecostalismo y Liberación: Una experiencia de América Latina, cree que la misión no es una función especial de una parte de la iglesia, sino, más bien, es toda la iglesia en acción. Es el cuerpo de Cristo expresando preocupación de Cristo por todo el mundo. Es el pueblo de Dios tratando de hacer posible que todos los seres humanos se conviertan en miembros de la familia de Dios. La misión es el propósito para el cual existe la iglesia. (Álvarez 1992, 23).

Contar con esta definición de la iglesia en la otra esquina y de su misión, y está muy claro, que como cristianos metodistas unidos tenemos la misión de hacer visible la realidad de la marginación social que existe en nuestras comunidades de fe. Hacemos esto al servir a nuestros vecinos en las esquinas, en la periferia, y al lado de la carretera.

El servicio dentro de las comunidades marginadas revela la necesidad de crear puentes entre la Iglesia y los pobres. Por tanto, tendremos éxito en hacer posible que Dios se revele por su propia gracia y su misericordia. De esta manera la iglesia visible se transforma en una iglesia inclusiva y de sanidad de manera que todos los que están cansados, golpeados, enfermos, o en necesidad pueden entrar y buscar transformación en un ambiente de solidaridad, tolerancia y amor.

Be sure to add the alt. text

Jonathan Vanegas es Pastor de Iglesia Metodista Unida de Cristo en San Pedro Sula, la Misión de la UM en Honduras, participa en una distribución de calzado para la comunidad. Foto: Cortesía de la Misión de la UM en Honduras.

El Reino de Dios se basa en las promesas proféticas de la justicia, la libertad, el amor, la reconciliación, la paz eterna, la misericordia, la salvación, la inclusión, la misión, la tolerancia, el ecumenismo, la gracia y la espiritualidad. Este reino se encuentra en los lugares donde Cristo se revela--en las esquinas.

*Daniel Alberto Trujillo es pastor de una Iglesia Metodista Unida en Ciudad España, Honduras. Ha estudiado sociología y psicología y tiene una Maestría en Teología Pastoral de la Universidad Bíblica Latinoamericana en San José, Costa Rica. Actualmente se desempeña como director de la primera escuela establecida por la Iglesia Metodista Unida en Honduras, la Escuela de John Wesley, que cuenta con una matrícula de 397 estudiantes que viven en la pobreza.

 

* Daniel Alberto Trujillo, escribe para GBGM. La traducción al Inglés de este artículo fue proporcionada por Joyce Hill. Este artículo fue publicado originalmente en la edición de mayo-junio 2015 de la revista Nueva Perspectiva Mundial (New World Outlook). Usado con permiso. Para ver la publicación en inglés abra este enlace: http://www.umcmission.org/find-resources/new-world-outlook-magazine/2015/may/june/0630umcinhonduras#sthash.XLUeV8J2.dpuf

** Amanda M. Bachus es escritora independiente para United Methodist Communications.