Skip Navigation

Foto cortesía de Ministerios Globales.

La Misión Metodista Unida la Fundición de Cristo ofrece en este tiempo de adviento y navidad, un lugar donde congregarse, aprender más a fondo de la palabra de Dios, a conectarse en comunidad con otras familias y a servir al pueblo de Dios.

Previous Next

La Fundición de Cristo brinda espacio a la esperanza

 

Por Antonio Celaya*
15 de diciembre de 2016

La Misión Metodista Unida Fundición de Cristo, una congregación en el norte de Dallas estado de Tejas, está ubicada estratégicamente en una zona para alcanzar familias hispano-latinas, por lo que el 90 por ciento de sus miembros son de esta comunidad étnica, mientras el 10 por ciento son familias anglosajonas. La FDC (Fundición de Cristo) busca principalmente conectar con las diferentes familias inmigrantes y no inmigrantes y así poder dar a conocer a Dios mediante su palabra.

El pastor de La FDC, Rev. Owen K. Ross, oficia dos celebraciones dominicales a las 10 am (en español) y a las 11:30 a.m. (bilingüe), para servir a las comunidad en ambos idiomas. Sabiendo que la comunidad tiene un notable apego por la cultura y costumbres latinas, la iglesia está abierta a las expresiones culturales que contribuyen a profundizar la interrelación entre los/as congregantes.  La proximidad de la navidad es una buena oportunidad para afianzar la unidad y la confraternidad de la comunidad, por lo que la FDC ha desarrollado un programa de actividades para ofrecer un espacio donde el pueblo se encuentre y reciba la buena noticia del evangelio.

El tercer Campamento de Adoración (Worship Camp) es una de esas actividades y consiste en un ciclo de clases de música enfocadas en guitarra y piano para toda la comunidad, a partir de los 8 años en adelante, así como clases bíblicas. Los/as participantes aprenderán a interpretar villancicos navideños que presentará en la celebración especial de navidad, el 25 de Diciembre.

Al terminar cada día sus clases los alumnos tendrán oportunidad de convivir en las posadas navideñas organizadas en las casas de congregantes, con esto los/as alumnos/as y el resto de la comunidad podrán vivir la experiencia de salir en marcha pública, cantando villancicos hasta   llegar a la posadas (casa) y poder seguir conviviendo compartiendo comidas y oraciones. De esta manera las tradiciones son una herramienta para el discipulado y la evangelización.

Además de aprender la ejecución de un instrumento musical, a interpretar villancicos y aprender de la palabra de Dios, la iglesia se da a conocer en la comunidad como un lugar seguro para quienes buscan cuidado y desarrollo espiritual, especialmente para las familias que se sienten amenazadas con los anuncios y acciones contra la comunidad inmigrante, después de las recientes elecciones presidenciales.

La FDC ofrece en este tiempo de adviento y navidad, un lugar donde congregarse, aprender más a fondo de la palabra de Dios, a conectarse en comunidad con otras familias y a servir al pueblo de Dios, especialmente a los más necesitados y a quienes viven bajo el creciente temor de posibles deportaciones y acciones de discriminación racial.

* Antonio Celaya es un colaborador del NPHLM y UMCOM. Para contactarle puede hacer al correo acelaya@umcom.org.