Skip Navigation

Featured: Iglesia alcanza a vecinos hispanos

Iglesia alcanza a vecinos hispanos

 

Humberto Casanova

Omar Torres vino desde México a los Estados Unidos hace siete años sin saber nada de inglés. Casado y con tres hijas, Torres quería aprender inglés para mejorar sus habilidades laborales y hacer lo mejor para proveer a su familia. Con su familia, buscó ayuda en la IMU Our Saviour, de Schaumburg, Illinois, donde se matriculó en el programa English Language Learners (ELL) a través del ministerio de alcance.

El programa que funciona semanalmente empezó hace dos años para ayudar a la creciente comunidad hispana a aprender inglés. "He aprendido mucho", dice Torres, "Puedo comunicarme con mis hijas y hago lo mejor que puedo por mi familia".

Peggy Burtt, coordinadora de bienvenida y asimilación, empezó el programa después de graduarse de la Academia Hispano-Latina para el Desarrollo de Comunidades de Fe, en 2011. "Fui la primera graduada anglo y quería sumergirme en la cultura", dice Burtt. "Me enamoré de la gente y quería hacer algo para cambiar sus vidas para bien".

Burtt empezó a reclutar familias en la guardería Head Start que está en la acera opuesta. Se trata de familias que viven bajo la línea de pobreza. El programa ELL empezó con 12 estudiantes. Hoy tiene 27 estudiantes adultos y 40 niños. El programa se realiza los días miércoles de 6:00 p.m. a 8:00 p.m.

A las familias se les da de cenar y se provee de cuidado de niños para permitir que los padres asistan a clase con un maestro/a certificado. "Les ayudamos con su presupuesto al proveerles de una comida balanceada una vez a la semana", dice Burtt. "Además, pueden llevarse pan gratuito donado por la panadería Aunt Millie, de Des Plaines.

"El cuidado de niños gratuitos es la clave", dice Kerry Bartholomew, uno de los maestros. "Clases similares se ofrecen en otras partes, como la biblioteca de la ciudad, pero los padres no pueden asistir porque no ofrecen cuidado de niños".


María, sus dos niños y Alejandro cenando en la iglesia.

María viene de Hanover Park con sus dos niños. "La comida es buena para mis niños, pues contiene verduras", dice. "La clase me ayuda a comunicarme con la maestra de mis niños en la escuela. Si tengo que visitar al doctor o una enfermera, puedo explicarles cuál es el problema".

Alejandro Fuentes, de Schaumburg, empezó el programa hace dos años y ahora está en el nivel 3. "Los maestros son realmente buenos y se toman el tiempo para explicar", dice Fuentes. "Me ayuda en el trabajo. Aprendo inglés para ayudar a los clientes".

Bartholomew dice que las clases no sólo enseñan inglés sino que importantes lecciones para la vida. "El currículo está diseñado para enseñar destrezas para la vida y el trabajo; cosas como cómo llenar un formulario, cómo moverse en la escuela de los niños, cómo leer un recibo", dice Bartholomew. "Los estudiantes que hemos visto el año pasado en el segundo nivel han mejorado su inglés en gran manera".

Bartholomew es maestro de high school durante el día y miembro de nuestra iglesia. Dice que el programa es muy gratificante. "Este es un servicio que da mi iglesia y quería ser parte de un programa tan único".

Los participantes también están aprendiendo de la iglesia Our Saviour y todo lo que puede ofrecerles. Torres y su familia ahora son miembros.

Burtt dice que el programa de su iglesia ha llegado al límite de su capacidad para operar este programa y encuentra que tan sólo se está raspando la superficie de necesidades en Illinois norte. Su sueño es abrir una escuela y ayudar a más familias. "Estas familias han llegado a ser mi familia", dice Burtt. "Ayudamos a nuestros inmigrantes y los indocumentados sienten que pueden tener éxito en nuestro país. Podemos hacer cambios para bien".