Skip Navigation

Getty Images

Honre a las madres en su día sin lastimar a otras

 

Por Tricia Brown*/ Traducción y Adaptación por Michelle Maldonado**

El Día de las Madres es un día especial para honrar a las madres y abuelas, pero también puede ser un día doloroso para muchas mujeres.

Algunas mujeres luchan por quedar embarazadas o por llevar su embarazo a feliz término. Otras pudieron haber perdido a un/a niño/a recientemente. Incluso hay mujeres que están luchando con su papel de madre, mientras que algunas mujeres (y hombres) han perdido recientemente sus propias madres. Actualmente, el rol del padre o de la madre va mucho más allá de la relación que conocemos de una madre y un padre con sus hijos, por lo que el Día de la Madre y el Día del Padre se vuelven más complicados.

Para aquellos/as que ya están experimentando dolor, este día de celebración puede empeorar las cosas. Entonces, ¿cómo puede la iglesia honrar apropiadamente a las madres mientras también respeta los sentimientos de otras personas en la congregación?

Aquí hay algunas ideas que pueden ser de utilidad:

Honrar a la variedad de madres

Al planificar un servicio de adoración para celebrar a las madres, considere preparar un sermón especial que incorpore ejemplos bíblicos de maternidad. La Biblia está llena de madres; desde María una madre adolescente, a la madre de Santiago y Juan, quien le pidió a Jesús lugares privilegiados en el Cielo. Use ejemplos para expresar no sólo acción de gracias por las madres, sino también para recordarle a sus congregantes que la maternidad es otra forma en la que Dios expresa el amor divino por nosotros.

Ayude a la gente a recordar que el amor de una madre es especial pero no perfecto; sin embargo, el amor de Dios nunca falla.

Compre un video para el Día de las Madres o utilice voluntarios expertos en tecnología para honrar las muchas formas de ser madre en la congregación.

Cree un video en el que pida a los/as miembros de su iglesia que cuenten un recuerdo agradable, o expresen su  agradecimiento a su madre o cualquier mujer en sus vidas que haya cuidado de ellos/as. Trate de incluir una variedad de ejemplos de maternidad: madres biológicas, madres adoptivas, abuelas que criaron a sus nietos /as, tías o amigas, profesoras de la escuela dominical o de la escuela pública, o trabajadoras comunitarias que sirven como madres sustitutas, etc.

También puede considerar la incorporación de los/as niños/as en la parte musical del culto. Los/as niños/as tienen una manera de llevar alegría a cualquier evento. Sin una referencia explícita a las madres o al Día de las Madres, los/as niños/as pueden honrar a las madres simplemente cantando juntos/as "Jesús me ama" o "Esta pequeña luz mía".

Adicionalmente, puede incluir a los/as niños/as en una recitación o recreación de un poema, o en una oración especial en honor de las madres.

Una oración especial

No tenga miedo de reconocer a los/as que están desconsolados/as en el Día de las Madres.

Perder a un padre o una madre es doloroso a cualquier edad, y quizás aún más doloroso es perder a un/a niño/a. Ningún padre o madre espera enterrar a un/a hijo/a. Ese tipo de dolor puede ser mayor durante la celebración del Día de las Madres.

Podría haber personas que están de luto por diferentes tipos de pérdida: Por sentir el dolor de la infertilidad, abuso o abandono; por la ausencia en sus vidas del padre o la madre, a pesar de que están vivos. El dolor viene de muchas formas, pero el saber que no estás solo/a puede ayudar a aliviar ese dolor.

Quizás la forma más respetuosa de reconocer a aquellos/as que están luchando con una pérdida, es a través de una oración que reconoce ese dolor. Cree su propia oración o use una ya preparada.

Agradezca a Dios por las madres y los/as niños/as que ya han partido antes que nosotros, y diga una oración de bendición sobre los/as que han quedado atrás. Pida consuelo y ayuda para aliviar los corazones de aquellos/as que están dispuestos/as a amar a un/a niño/a pero cuyos brazos están vacíos. Ore por la sanación para aquellos/as que han sido abusados/as ​​o abandonados/as por las personas que debieron haberlos/as amado y cuidado. Reconozca el daño, y ore por sanación.

Fomentar la sensibilidad en la escuela dominical

A menudo, los/as maestros/as de la escuela dominical incorporan artesanías del Día de las Madres y tarjetas en sus lecciones, en un esfuerzo por enviar a los/as niños/as a casa con un recuerdo especial para mamá. Sin embargo, considerando las diferentes circunstancias familiares presentes hoy en las iglesias, esto también puede convertirse en un esfuerzo complejo. A medida que se acerca el Día de las Madres, tanto los/as maestros/as como los/as predicadores/as deben planificar con sensibilidad.

La mejor manera de evitar una situación difícil es conocer a sus estudiantes. Algunos/as niños/as pueden tener varias madres. Algunos/as puede que no tengan ninguna mientras que otros/as niños/as puede que vivan con alguien a quien no llaman "mamá". Otros/as pueden haber perdido a una madre este año o pueden tener una madre que está enferma o está ausente.

De la mejor manera posible, esté familiarizado/a con las situaciones familiares de los/as niños/as de su clase, y siempre planifique cuidadosamente sus actividades (y sus palabras). Hable acerca de todas las mujeres especiales en sus vidas que ayudan a cuidar de ellos/as, y también les enseñan.

Si usted provee tarjetas impresas, considere el uso de declaraciones más genéricas tales como "¡Tenga un día bonito!" o "¡Gracias por cuidarme!". De esta manera, permitirá que los/as niños/as honren a la mujer especial en su vida, y escojan la manera de dirigirse a ella como “mamá", "tía Ana" o " la señora Rosa".

Planifique suficiente tiempo para la actividad, y proporcione suministros adicionales, de modo que, si un/a niño/a quiere honrar a más de una persona, pueda hacer varias tarjetas.

Si un/a niño/a recientemente perdió a su madre o no puede pensar en alguien a quien honrar, no discuta o trate de convencerle de que piense en alguien. Anime al/a niño/a que está bien hacer una tarjeta en memoria de un ser querido, o sugiérale el nombre de alguien en su iglesia que se alegraría al recibir una tarjeta. Usted podría decir: "Conozco a alguien a quien le encantaría recibir una tarjeta. ¿Podrías hacer una tarjeta para que la señora Manuela recuerde cuánto la aman hoy?

Para los/as niños/as muy pequeños/as, es posible que desee crear artesanías simples o tarjetas que los/as niños/as pueden dar a cualquier mujer que aman.

No permita que los/as niños/as se sientan incómodos/as o excluidos/as por sus circunstancias. Recuérdeles que ellos/ as son muy amados/as, por Dios y por las personas en sus vidas, y que el Día de las Madres es otro día para honrar a aquellos/as que ayudan a cuidar de nosotros/as.

A pesar de las complejidades que vienen con el Día de las Madres, no es un día que pueda o deba ser ignorado. De hecho, muchas personas que tal vez no estén en la iglesia, vienen para complacer a sus madres en este día.

Con un poco de sensibilidad y previsión, además de honrar a las madres de su congregación, puede regalarle un día especial a todos/as los/as demás.

*Tricia Brown es escritora y editora autónoma por más de 20 años. Póngase en contacto con ella por tckylenebrown@aol.com

 Para leer el artículo original en inglés, visite el enlace: https://goo.gl/hDPG60

**Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615) 742-5775 o por mmaldonado@umcom.org.