Skip Navigation

Rev. John McCullough, cuarto a la izquierda, con líderes religiosos estadounidenses en noviembre 2015 en Cuba. También el Rev. Joel Ortega del Concilio de Iglesias de Cuba; el Rabino Elhanan Sunny Schnitzer de la Misión Judía Cubano-americana; Elizabeth Palmeiro, esposa de uno de los 5 cubanos liberados; Luis Medina; René González liberado después de cumplir su sentencia, su esposa Olga Salanueva y el Rev. Gradye Parsons, Secretario Permanente de la Iglesia Presbiteriana (U.S.A.)

Nechí Fullerton trabaja con Abelardo Castillo, un trabajador cubano de la construcción, en el Seminario Metodista, durante un viaje de voluntarios a La Habana, Cuba en enero 2015.

Previous Next

Hacia el cambio en las relaciones con Cuba

Por Linda Bloom / Traducción y adaptación por Amanda M. Bachus (*)
3 de febrero de 2015

Líderes religiosos estadounidenses desempeñaron un rol significativo aunque no oficial, en las negociaciones que llevaron a la administración del presidente Obama a una plena restauración de las relaciones diplomáticas con Cuba, dice un pastor metodista unido.

El reverendo John McCullough, ejecutivo del Servicio Mundial de Iglesias, (CWS), dijo que una coalición ecuménica emprendió en una misión diplomática, con la esperanza de que los gobiernos de los Estados Unidos y de Cuba "puedan entrar en razón".  Esa misión se relacionaba a las discusiones sobre asuntos humanitarios concernientes a Alan Gross, un estadounidense encarcelado en Cuba, y tres miembros de los "Cinco Cubanos" que permanecen en cárceles de Estados Unidos.

"En una estrategia ecuménica, nos enfocamos en la crisis humanitaria como un rayo láser ", explicó. "Una de las dificultades reales era que ni el gobierno quería ser el primero en dar el paso debido al nivel de desconfianza.

Durante conferencia de prensa, el 17 de diciembre, el presidente Obama anunció la liberación de prisioneros por parte de Cuba y los Estados Unidos junto a los cambios de política en la normalización de los viajes, la banca y las relaciones comerciales.  La semana pasada los comités en el Senado y la Cámara se reunieron en audiencia sobre el impacto de esos cambios.

Agencia misionera interesada en mejorar las relaciones entre EEUU y Cuba

Por Elliott Wright *

Nueva York, NY, 03 de febrero 2015-

Las negociaciones de una política de puertas más abiertas entre los Estados Unidos y Cuba, incluyendo regulaciones más relajadas de visitas a Cuba, están a tono con la posición metodista unida. Aunque no cabe duda que la interacción entre los Estados Unidos y los cristianos cubanos se optimizará en el futuro, sin embargo, no existen variantes inmediatas en las relaciones o actividades actuales de la Iglesia Metodista Unida en Cuba.

"Damos la bienvenida a los pasos que puedan normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, y nos alegramos de que ya tenemos fuertes lazos con nuestros hermanos metodistas y hermanas en Cuba", dijo Thomas Kemper, director ejecutivo de la Junta General de Ministerios Globales de la Iglesia Metodista Unida, la agencia misionera de la denominación. "Esto incluye los viajes del programa regular de Voluntarios en Misión (VIM) en colaboración con la Iglesia Metodista en Cuba."

Lea la noticia completa 

Los esfuerzos religiosos de abogacía incluyeron consultas con la dirección de diferentes denominaciones - incluyendo la Iglesia Metodista Unida - y alcanzaron a otras, como las comunidades judías, católico- romanas y los concilios estatales de iglesias.

"Fue un llamado de atención muy fuerte, muy consistente y determinado para el cambio", subrayó McCullough . “Creo que este cambio político no habría sucedido si no se hubiera presentado el caso de esa manera." 

El presidente y secretario general del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos Jim Winkler, quien hubo participado en su calidad de ejecutivo principal de la Junta Metodista Unida de Iglesia y Sociedad, está de acuerdo. "Creo que el apoyo en abogacía a largo plazo que el Servicio Mundial de Iglesias (CWS) y el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo (CNC) y que nuestras denominaciones miembros han brindado, ha sido esencial para estimular a la administración del presidente Obama que avance hacia la normalización de relaciones con Cuba", añadió Winkler.

Las audiencias sobre Cuba 

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado tuvo una audiencia sobre "La comprensión del impacto de la política de cambios sobre los derechos humanos y la democracia en Cuba".  El Comité en Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes también tuvo una audiencia similar el 4 de febrero.

Un grupo bipartidista de senadores presentó una ley el 29 de enero para poner fin a las restricciones de viajes a Cuba por parte de ciudadanos estadounidenses y un proyecto de ley gemelo será presentado en la Cámara esta semana.

El reverendo Phil Wingeier-Rayo, profesor de la Escuela de Teología Perkins, cree que la nueva política de Obama logrará "lo que el embargo no ha sido capaz de hacer en 50 años - la apertura del comercio y permitir un estilo de diplomacia más personal".

Wingeier-Rayo y su esposa, Diana, vivieron en Cuba de 1991 hasta 1997 como misioneros de la Junta General de Ministerios Globales – fueron los primeros misioneros protestantes permitidos a volver después de la revolución.  Ellos se mantienen en contacto con muchos amigos en la isla, y él ha vuelto a Cuba con grupos misioneros en tres ocasiones, recientemente en 2011.

Las amistades son tan importantes como los acuerdos comerciales, Wingeier-Rayo señaló. Menos restricciones de viaje, dijo, podrían ampliar los intercambios entre grupos religiosos y, en un nivel más amplio, permitirá a los ciudadanos comunes de los Estados Unidos y Cuba poder llegar a conocerse.

La asociación metodista de la Conferencia de la Florida con la Iglesia Metodista en Cuba ya demuestra el valor de las relaciones de pueblo a pueblo, dijo el Rdo. Armando Rodríguez Jr., pastor de la Iglesia John Wesley UMC, en Tallahassee, Florida. "El embargo no ha funcionado en muchos años", agregó Rodríguez, quien se mudó de Cuba a los Estados Unidos cuando tenía 33 años. "Es una política del pasado. En lugar de lograr algo positivo, en realidad daña al pueblo de Cuba".

No está de acuerdo con las afirmaciones de los cubano-americanos en el Congreso que la normalización mejoraría la posición de los hermanos Castro, así como la noción opuesta que la influencia estadounidense provocaría la caída del gobierno comunista de Cuba. Rodríguez cree que el pueblo cubano debe definir su propio futuro, y más contacto con la gente de los Estados Unidos les ofrece la posibilidad de poder hacerlo.

Conexión a través de la misión

La conexión entre los Metodistas Unidos y la Iglesia Metodista en Cuba ha florecido en los últimos años. En enero, un grupo de 11 miembros de la Conferencia de Arkansas se convirtió en el primer equipo de voluntarios de la denominación de llegar a La Habana después del anuncio de Obama. Contribuyeron a un proyecto a largo plazo para construir viviendas para profesores del seminario metodista cubano.

Nechi Fullerton, líder del equipo - que ha viajado a Cuba en cuatro ocasiones desde 2012 y está en contacto frecuente con los metodistas cubanos – piensa que los cambios oficiales entre los EE.UU. y Cuba se darán lentamente. "La gente está muy emocionada y muy esperanzada, mucho más optimista de lo que estoy", agregó Fullerton, un miembro de la Primera Iglesia Metodista Unida en Little Rock.

Equipos de voluntarios estadounidenses llevan suministros de construcción, medicinas y otros artículos necesarios, pero "las relaciones con las personas son más importantes que el proyecto", señaló. "Son las personas más inspiradoras que he conocido. Lo que han hecho con lo que tienen es absolutamente increíble".

Compromiso continuo para mejorar las relaciones

McCullough estima que ha viajado a Cuba alrededor de 20 veces desde su primera visita a principios de 1990, cuando trabajaba para la Junta General de Ministerios Globales, tiene sentimientos similares.

"Muchos de los estadounidenses, lo que era cierto en mi caso, tuvieron una experiencia buena con los cubanos como gente muy cálida y muy amable", explicó. "Así que fue doloroso no poder participar más activamente entre nosotros."

Fomentar mejores relaciones entre los EE.UU. y Cuba ha sido un compromiso continuo para Church World Service (CWS) y sus socios, y McCullough "ha tomado realmente una ventaja y ha hecho de ello una prioridad con su compromiso y apoyo", dijo Martin Shupack, el director de abogacía de CWS.

"Es realmente un problema mundial y es una cuestión humanitaria", añadió Shupack. "Como organización humanitaria, nos preocupamos por el pueblo cubano; nos preocupamos por las iglesias cubanas".

Como parte de una delegación religiosa en una reunión con el presidente Obama el 1 de noviembre de 2010, McCullough le preguntó directamente al presidente a que haga los viajes religiosos a Cuba menos difíciles. Dos meses y medio después, la Casa Blanca anunciaba que estaba aliviando las restricciones de viaje para intercambios religiosos, educativos y culturales.

Más recientemente, McCullough dijo que estaba impresionado por la situación en la que los Cinco Cubanos y Alan Gross "y el impacto que estaba teniendo en sus respectivas familias."

A principios de noviembre, McCullough, el reverendo Gradye Parsons, secretario de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.), y el rabino Elhanan Soleado Schnitzer, director ejecutivo de la Misión de Cuba Judía-Latina, viajó a La Habana para continuar abogando por la liberación de los presos.

Cuando se produjo la liberación y la política de cambio, el trío elogió la acción en una declaración conjunta con el Consejo de Iglesias de Cuba.

"Nuestro mundo ha cambiado dramáticamente desde que el embargo/bloqueo de los EE.UU. contra Cuba comenzó en 1962", dijo el comunicado. "Ya no hay ninguna razón para negar a ambos pueblos las bendiciones de intercambio mutuo y amplias relaciones en todos los aspectos de la vida."

Bloom es periodista multimedia de UMNS con sede en Nueva York. Sígala en http://twitter.com/umcscribe  o puede comunicarse en (646) 369-3759, o newsdesk@umcom.org

* Amanda M. Bachus es escritora independiente para UMCOM: amanda.m.bachus@gmail.com