Skip Navigation

Eventos para levantar fondos

14 de junio, 2012 | MyCom

Es cierto, muchas veces las campañas para levantar fondos no son divertidas. Si la congregación se está cansando de la misma rutina cada año, es hora de hacer algo nuevo. El darle un giro distinto a la subasta, cena o ventas a consignación podría ser divertido y levantar más dinero.


Los jóvenes pueden vender un servicio. iStockPhoto by Chad Truemper.

Subasta juvenil
Lo común es que la iglesia tenga una subasta silenciosa. Pero considere esta idea. Los jóvenes determinan algunos servicios que podrían ofrecer y los ofrecen en subasta. Esto puede atraer la atención y el dinero de mucha gente. Considere cosas como: cuidar de niños (babysitting), ayudar con las tareas o un área de conocimiento, cocinar, cortar el césped, lavar autos, limpiar una casa, etc.

Anuncie con anticipación la lista de trabajos o servicios que se ofrecen. Elija a una persona de la congregación como director de la subasta pública para que la gente compita en la reunión por los servicios partiendo de un monto fijado por los jóvenes para cada uno.

Venta a consignación o donación
Si se organiza bien, la venta a consignación puede ser todo un éxito. Hay que dar la alternativa de donar los artículos que se venderán o dividir la ganancia entre la iglesia y el consignatario. Si la venta dura dos días, forme un comité con gente suficiente para rotar durante los días de la venta y los días en que se recibirá la mercancía y artículos para la venta. Es importante tener un grupo suficientemente grande para cubrir los varios aspectos del evento.

Es importante que haya algunas personas que puedan levantar y cargar cosas pesadas (alguien podría traer una cómoda u otro artículo de peso). La gente que recibe la mercancía deberá anotar el nombre del consignatario y el precio que se sugiere. Después se deben arreglar las mesas y poner precio a las cosas que se venderán. Es importante terminar con una comida de camaradería para los voluntarios. Hay que cerciorarse de que no haya otras organizaciones ofreciendo una venta en misma fecha que su iglesia.

Es importante cuándo se hace la venta. Por ejemplo, unas semanas antes de que empiece el año escolar o unas semanas antes de Navidad, serían fechas que podrían atraer a mucha gente. Los primeros eventos quizá no den muchos ingresos pero, con los años, la tradición puede generar muchos fondos. Una iglesia de Nashville informa que recaudó $30,000 en su evento de ventas.

Domingo de mayordomía
Se puede organizar un domingo de mayordomía para permitir que los niños participen en la campaña de las monedas, en la cual los niños traen dinero para donarlo a la iglesia.

Conciertos por la tarde
Si su iglesia tiene suficiente talento en la forma de un buen coro o banda musical, se podría organizar un concierto. La iglesia vendería entradas a bajo precio. Se podría planear una serie de conciertos o aprovechar las diferentes oportunidades que el calendario ofrece. Por ejemplo, conciertos para el Día de San Valentín, Día de los Caídos en la Guerra (Memorial Day), Día de la Independencia (4 de julio), Acción de Gracias, Navidad, etc.

La publicidad es vital
Cualquiera sea su evento para levantar fondos, jamás pierda de vista que el éxito depende de cuán bien se publicite el evento. Un grupo de voluntarios debe tener la importante tarea de la publicidad. Envíe tarjetas de invitación al vecindario, envíe invitaciones por e-mail, twitter, Facebook y en su página web dos semanas antes del evento. No se olvide de poner una pancarta al frente de su iglesia anunciando el evento y use el periódico local.

No se dé por vencido/a
Recuerde que, al principio, los eventos no tendrán un éxito rotundo. Hay que ser paciente, tratar dos o tres veces, aprender de los errores y mejorar el evento. Muchas veces, ayuda levantar fondos para una causa específica, como el viaje misional de los jóvenes o comprar equipo para el ministerio de música, etc. El éxito no se debe medir sólo en términos de dinero, sino de la cohesión y diversión que trae a la congregación, así como la popularidad y aceptación en la comunidad.