Skip Navigation

Foto por Dallas Parker.

Dallas Parker (a la izquierda), el Rev. David Wilson y Tim Byington (a la derecha), presentan abrigos térmicos a un voluntario en el campamento Oceti Sakawin en Standing Rock. Los abrigos fueron donados por el Centro Inter-Tribal Urbano de Texas.

El pueblo Sioux confrontará gasoducto aprobado por Trump

Ginny Underwood*/Traducion y adaptación por Michelle Maldonado**
26 de enero de 2017

El Revdo. David Wilson, superintendente de la Conferencia Misionera Indígena de Oklahoma, acababa de visitar el campamento de Oceti Sakawin cerca de Cannon Ball, Dakota del Norte, cuando escuchó que el presidente Donald Trump había firmado una serie de órdenes ejecutivas que incluían el avance de oleoducto de Dakota.

"Hay una gran decepción por la orden ejecutiva del Presidente Trump, que fue hecha sin ninguna consulta con el pueblo", dijo Wilson, quien había viajó con miembros de la conferencia al campamento durante el fin de semana para entregar 60 capas térmicas donadas por el Centro Intermunicipal Urbano de Texas. El grupo también compró comida para una de las cocinas en el campamento.

"Desafortunadamente, muchos de nosotros/as no estamos sorprendidos/as por la acción. Sabemos que nuestro trabajo está lejos de terminar", dijo.

En el comunicado de prensa del 24 de enero, el presidente del pueblo Sioux, David Archambault II, dijo que la orden ejecutiva viola la ley y que el pueblo tomará acciones legales para combatirla.

"El Presidente Trump está legalmente obligado a honrar nuestros derechos en los tratados y a proveer un proceso de negociaciones sobre el oleoducto que sea justo y razonable", dijo Archambault. "Los estadounidenses saben que este oleoducto fue injustamente reorientado hacia nuestra nación y sin nuestro consentimiento. La ruta existente del oleoducto puede infringir los derechos de nuestros tratados, contaminando nuestra agua y el agua de 17 millones de estadounidenses ".

Un grupo del pueblo organizado como “los protectores del agua” comenzó a acampar cerca de la construcción en julio después de que el pueblo Sioux tomó su primera acción legal para bloquear el oleoducto presentando una queja contra el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. Sobre su proceso de permisos.

El oleoducto de Dakota del Norte llevaría 500.000 barriles diarios de petróleo, de los campos de petróleo Bakken en el noroeste de Dakota del Norte, a Patoka, Illinois. El pueblo Sioux dice que el oleoducto no sólo amenazaría su suministro de agua, sino que también pasaría a través de los lugares de entierro y lugares sagrados, destruyendo y allanando la inviolabilidad que esas áreas tienen para el pueblo Sioux.

Cerca de 800 campistas todavía ocupan tres terrenos cerca de la construcción del oleoducto. El pueblo les está pidiendo que se vayan debido a la preocupación de inundaciones por las nevadas récord de este invierno.
"Muchos/as de los/as campistas con los que hablamos dicen que no van a ninguna parte", dijo Wilson.

La Conferencia Misionera Indígena de Oklahoma continuará tomando donaciones para apoyar al pueblo Sioux. Además, el pueblo está pidiendo a los/as simpatizantes que se pongan en contacto con sus representantes del Congreso y les hagan saber que se oponen a la decisión del Presidente Trump.

"No nos oponemos a la independencia energética. Nos oponemos a proyectos de desarrollo imprudentes y políticamente motivados, como DAPL (Dakota Access Pipeline), que ignora nuestros derechos establecidos en los tratados y arriesgan nuestra agua", dijo Archambault.

*Underwood es un consultor de comunicación con vínculos con la Conferencia Misionera India de Oklahoma. Es miembro de la Nación Comanche de Oklahoma.

Para mas información, visite: http://www.umc.org/news-and-media/standing-rock-sioux-to-fight-trumps-pipeline-order

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org