Skip Navigation

Foto de archivo de Maile Bradfield, SMUN.

El Rev. Mark Holland de la conferencia Great Plains presentó una moción durante la Conferencia General Metodista Unida en Portland, Oregon. Él era parte del grupo de delegados/as que se reunieron del 13 al 15 de julio en Nashville, Tennessee, para crear relaciones y discutir el Modelo Una Iglesia.

Delegados a la Conferencia General 2019 discuten El Camino a Seguir

 

Por Heather Hahn* / Traducción y adaptación: Rev. Gustavo Vasquez **
20 de julio de 2018

NASHVILLE, Tenn. (SMUN)

Cuando los/as delegados/as a la Conferencia General se reúnen, a menudo pasan su tiempo discutiendo los votos y presionando a otros/as delegados/as para que voten como lo hacen ellos/as.

Lonnie Chafin, delegado laico de la conferencia del Noreste de Illinois, quería un enfoque diferente antes de la sesión especial el próximo año en la máxima asamblea legislativa de La Iglesia Metodista Unida. La Conferencia General especial en 2019 busca resolver el largo debate de la denominación sobre el ministerio de los individuos LGBTQ, una disputa que amenaza con dividir a la denominación multinacional de 12,5 millones de miembros.

Con eso en mente, Chafin logró reunir a un grupo multinacional de 55 delegados/as y adicionalmente a 10 líderes de iglesias en una reunión dirigida no a reforzar una perspectiva particular, sino a construir relaciones. El grupo, que todavía no tiene nombre, se reunió en Nashville, Tennessee del 13 al 15 de julio en el Centro Scarritt Bennett, relacionado con los Metodistas Unidos. 

La reunión no fue apoyada por ninguna organización oficial de la iglesia ni por ningún grupo Metodista Unido de defensa de los que han tomado posición de apoyo a la homosexualidad. La organización sin fines de lucro Iglesia Re-imaginada de Propiedades, grupo enfocado en maximizar el potencial del ministerio de las propiedades de la iglesia en el área de Chicao, brindó apoyo financiero. Chafin agregó que no se usaron dólares de la distribución Metodista Unida. No hubo presencia de periodistas en la reunión.

“Queríamos delegados/as para hablar sobre los planes, sin rodeos. Al final, intentamos obtener un espectro teológico en la reunión”, dijo Chafin y agregó que no invitaron a personas que “están dispuestas a dividir la iglesia sobre su propia posición”. Esa directriz excluía a las personas ubicadas en los extremos; principalmente, eran personas que querían hablar sobre como mantener a la iglesia unida.

Chafin dijo que la visión articulada que prevaleció durante la reunión fue un profundo amor por La Iglesia Metodista Unida. “Observé cómo personas en todos los lados del espectro político se emocionaba y se atragantaban cuando hablaban de lo mucho que esta iglesia ha significado para ellos/as”, agregó.

Los/as delegados/as programaron la reunión después de la fecha límite del 8 de julio, establecida por la Conferencia General para la presentación de peticiones, con la expectativa de tener una legislación real para discutir.

El Concilio de Obispos/as anunció inicialmente planes para presentar una declaración con información de tres propuestas diferentes de la Comisión “El Camino a Seguir” para el 8 de julio.

Sin embargo, el 9 de julio los/as obispos/as anunciaron un retraso en la publicación del informe de la Comisión porque todavía se necesitaba la traducción del inglés a los otros tres idiomas oficiales de la Conferencia General: francés, swahili y portugués.

Incluso sin legislación en mano el grupo uso información públicamente disponible para discutir los tres planes, dijo Chafin. Estos planes son los siguientes:

  • El Plan Tradicional, el cual incrementaría la aplicación de las prohibiciones actuales de la denominación en contra de los matrimonios del mismo sexo y de los miembros del clero que son homosexuales auto-declarados/as y practicantes.
  • El Plan de Conexión de la Conferencia, el cual restructuraría la denominación para tener las iglesias y conferencias alineadas en diferentes conferencias de conexión, basado en la perspectiva teológica.
  • El Plan Una Iglesia, el cual dejaría los temas del matrimonio y la ordenación a nivel de iglesia local y nivel de conferencia.

La mayoría de los/as obispos/as han recomendado el Plan Una Iglesia y Chafin dijo que la propuesta fue un enfoque particular de los delegados en Nashville con muchos expresando su apoyo.

El Rev. Juan Huertas, delegado suplente de la conferencia de Luisiana, estuvo entre los que asistieron a la reunión y apoyaron el Plan Una Iglesia. Aunque no es perfecto, el plan es un paso para mantener unida a La Iglesia Metodista Unida en misión y ministerio en los próximos años.

“Para mi nuestro testimonio en una sociedad tan polarizada es crucial. Con frecuencia pienso que si no podemos encontrar una manera de vivir juntos en la diferencia, ¿cómo podemos pedirle a las personas en el mundo que hagan lo mismo? Si no podemos ser agentes de reconciliación dentro de nuestro propio cuerpo, nuestro testimonio está dañado” dijo Huertas, pastor principal de la iglesia Metodista Unida Grace Community Church, en Shreveport, Luisiana que cuenta con 1.985 miembros.

Mathew Pinson, delegado laico de la conferencia del Norte de Georgia en la reunión también expresó su esperanza de que la Conferencia General 2019 adopte el Plan Una Iglesia. “Los Metodistas Unidos son la última denominación protestante principal que mantiene hospitales, escuelas, institutos, universidades y agencias de programas como UMCOR” dijo refiriéndose al Comité Metodista Unido de Auxilio.

“Por ejemplo UMCOR es un líder mundial en respuesta a desastres; de hecho, es la agencia en la que confía la Cruz Roja para el despliegue de voluntarios y refugios de primer nivel cuando ocurren desastres naturales. En mi opinión, sería un pecado grave permitir que estos importantes esfuerzos ministeriales colapsen porque la iglesia no pudo encontrar una manera para avanzar en la unidad de Cristo” dijo.

Pinson también enfatizo que los cristianos ya están unidos en su pacto bautismal, que es más poderoso que cualquier política, credo o interpretación bíblica. “No voy a sentarme al margen de esta conversación y observar a la gente separar más a la iglesia; voy a trabajar por la unidad, paz y justicia” dijo.

El Rev. Mark Holland, delegado de la conferencia Great Plains dio un paso más allá, y está tomando un año sabático para promover la propuesta Una Iglesia, lanzando un nuevo grupo con este propósito, llamado La Corriente Principal UMC.

Holland describió la reunión en Nashville como una oportunidad para para lograr un pensamiento profundo y participar en conferencias cristianas entre los que apoyan y los escépticos al plan. En la Conferencia General 2016, Holland presentó la moción que eventualmente llevó a los obispos a lanzar el proceso “El Camino a Seguir”.

El Plan Una Iglesia tiene muchos críticos tanto del lado progresista como del lado tradicionalista del espectro teológico de la denominación. Mientras el grupo de defensa Unión Metodista ha endosado el plan, otros como Buenas Noticias y la Asociación Pacto Wesleyano han salido fuertemente en su contra.

La Red Reconciliando Ministerios, que aboga por la igualdad total de los individuos LGBTQ en la vida de la iglesia, no han tomado una posición oficial en este punto.

“El Plan Una Iglesia no es un plan progresivo. El plan da un paso para reducir el daño hecho ahora en la iglesia, pero se detiene antes de eliminar el daño” dijo Jan Lawrence, director ejecutivo del grupo quien asistió a la reunión en Nashville.

El Rev. David Livingston, otro delegado de la conferencia Great Plains a la reunión, se hizo eco de ese sentimiento. “El Plan Una Iglesia es realmente un compromiso” dijo Livingston quien es el pastor de los 763 miembros de la iglesia Metodista Unida St. Paulen Lenexa, Kansas.

Dijo que la mayoría de los participantes en la reunión de Nashville salió reconociendo que los delegados no podrán aprobar el plan perfecto en 2019; ese reconocimiento abre el camino para encontrar un terreno común. “En cualquier relación, a veces tenemos que elegir obtener menos de nuestro resultado ideal por el bien de la relación. Este es el Cuerpo de Cristo, donde el ojo necesita el oído y el oído necesita la nariz; no vamos a obtener esto exactamente en 2019 pero creo que elegiremos mantenernos en la relación” agregó.

El Rev. Kalaba Chali, nativo de Zimbabue quien es ahora coordinador de misericordia y justicia en la conferencia Great Plains vino a la reunión con experiencia relativa a la conexión global de la denominación. No es un delegado ni un defensor pues participo como traductor del inglés al francés. Describió la reunión como “muy llena del espíritu”. “No se trataba de competir por un lado sino por tener un dialogo” dijo. Su esperanza es que delegados de África, Asia y Europa estén dispuestos a examinar la legislación en sus propios idiomas antes de tomar el lado de cualquier grupo de defensa en particular.

Agregó que ha hablado con Metodistas Unidos en la República Democrática del Congo, Burundi y Mozambique quienes están interesado en conseguir algún compromiso para ayudar a la iglesia a mantenerse unida.

Chafin dijo que la reunión de Nashville no es el comienzo de un nuevo grupo o movimiento, pero espera que sea el comienzo de las conexiones que durarán hasta la Conferencia General 2019 en St. Louis. “No hay dudas, todos somos parte de la misma reunión familiar ahora.

* Hahn es la reportera de noticias multimedia para el Servicio de Noticias Metodista Unido. Puede comunicarse con ella al (615) 742-5470 o a newsdesk@umcom.org

** Leonor Yanez es traductora independiente.