Skip Navigation

Foto por Ryan M. Kelly

Declaración del Caucus de Clérigos Latinos de la Conferencia de Virginia

 

Traducción y Adaptación por Michelle Maldonado**
14 de agosto de 2017

“... y lo que de ti espera el Señor: practicar la justicia, amar la bondad, y caminar humildemente con tu Dios” - Miqueas 6: 8 (NVI)

El sábado 12 de agosto de 2017 será un día que muchos de nosotros recordaremos por mucho tiempo. Desafortunadamente, no es un día que celebraremos, sino un día para llorar y lamentar. Es un día en el que el odio, la intolerancia y el racismo se produjeron no sólo en Charlottesville, VA el estado que llamamos hogar, sino que afectó a toda la humanidad.

El Caucus de Clérigos Latinos de la Conferencia de Virginia condena y lamenta al mismo tiempo. Condenamos las malas prácticas del racismo, el odio y el fanatismo como fuerzas malignas. Lamentamos cada día las víctimas de estas fuerzas, mientras testificamos a través de nuestro estado de Virginia, nuestra nación y el mundo.

Las palabras de Miqueas, estas tres exigencias del Señor, proporcionan la esperanza y la seguridad de que el amor de Dios siempre prevalece. Estos tres requisitos son respuestas holísticas que reflejan un signo externo (hacer justicia), un signo interior (bondad amorosa) y un signo ascendente (caminar humildemente con Dios).

Como cristianos, debemos tratar de hacer justicia. Esto no es un incidente aislado, o un incidente que sucedió de la noche a la mañana. Es de naturaleza perpetua. Ya no podemos ignorar la injusticia y fingir que no está sucediendo, especialmente ahora. Debemos hacer justicia exponiendo estas malas acciones cada vez que las vemos, y hablar en contra de ellas. Debemos mostrarnos y unirnos a nuestros hermanos y hermanas de toda raza y religión que están siendo afectados. Debemos orar todos los días.

Como cristianos también debemos amar la bondad. Debemos abrazar a nuestros hermanos y hermanas que están expuestos a la intolerancia, la discriminación y el racismo. Debemos enseñar a los que actúan por ignorancia y temor. Debemos compartir con ellos el amor que sólo Jesús puede proporcionar, y permitirle que nos use. Debemos permitir que el Espíritu Santo nos guíe. Debemos orar todos los días.

Como cristianos debemos caminar humildemente con nuestro Dios. Esta es una descripción de nuestra actitud hacia Dios, y la mostramos a los que hacen el mal. Debemos depender de Dios y saber que ningún nivel de sacrificio personal puede ir más allá de nuestro compromiso de hacer justicia y amar. Debemos orar todos los días.

Seamos instrumentos de paz de nuestro Señor Jesucristo. Demostremos al mundo que no hay lugar para el odio en Virginia, en la nación y en el mundo. Amémonos unos a otros. Hagamos justicia, amemos la bondad y andemos humildemente con nuestro Dios.

El Caucus de Clérigos Latinos de la Conferencia de Virginia.

**Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615) 742-5775 o por mmaldonado@umcom.org.