Skip Navigation

Featured: Cómo tener un ministerio con parejas

Cómo tener un ministerio con parejas

 

Humberto Casanova

Sea que usted ya tenga un ministerio con parejas, desee empezar uno o quiera programar un solo evento, siempre es un buen momento para fortalecer a las parejas. Le compartimos algunas ideas:

Ofrezca cuidado de niños
Una vez al mes, que la iglesia ofrezca a las parejas la oportunidad de salir juntos una noche. Arregle el cuidado de los niños en la iglesia, haga reservaciones en algún restaurante y organice que las parejas compartan transporte (carpooling). Si no en un restaurante o lugar de diversión, la reunión podría realizarse en la iglesia. Se trata de una cena íntima. También se podría tratar de una película con aperitivos y palomitas de maíz.

Dé el ejemplo
Honre al matrimonio y enseñe sobre su gran valor por medio de homenajear a las parejas que cumplen un aniversario. Presénteles un ramillete de flores durante el servicio. Publique los aniversarios en el boletín y página web de la iglesia.

Ofrezca consejería
La iglesia debe trabajar junto a terapista que ayude a las familias. Organice un taller o seminario sobre la relación matrimonial. Provea de información sobre dónde encontrar consejería. No subestime la importancia de la consejería prematrimonial para fijar ciertas pautas de un matrimonio sano.

Programa de tutoría
Es bueno crear un programa para permitir que parejas con años de buen matrimonio sirvan de guías a los recién casados o a parejas con problemas. Organice talleres o retiros para todo el grupo, consejeros y aconsejados, pero también cerciórese de que los mentores se reúnan en privado con las parejas a las que aconsejan.

Promueva las reuniones de matrimonios metodistas unidos
La Junta de Discipulado ofrece talleres y programas matrimoniales. Uno de ellos es Encounter, diseñado para los que están de novios y los casados.

Produzca su propio evento
Organice un retiro abierto a la comunidad. Traiga expertos dispuestos a dar charlas. Reclute la ayuda de asistentes sociales de los servicios sociales de la región. Para determinar los temas de las charlas, pregúntele a la gente en qué temas se interesa. Planee con tiempo. Considere tener un retiro por internet como actividad secundaria que ayude al retiro principal.