Skip Navigation

Andrew Renneisen—The Washington Post/Getty Images

Un grupo de personas se reúne para protestar por la bandera confederada que vuela en frente de la Cámara Legislativa de Carolina del Sur en Columbia, Carolina del Sur el 20 de junio de 2015. La protesta se produce después de los asesinatos por motivos raciales de nueve personas en la Iglesia AME Emanuel en Charleston, Carolina del Sur.

Ceguera ante la raza permite a jóvenes evadir el debate sobre rencor racial existente

 

Victor Luckerson * / Traducción y adaptación: Michelle Maldonado **
13 de julio de 2015

Porque se nos han enseñado a creer en los finales felices, es fácil que los jóvenes vean el racismo como un problema que inevitablemente se resuelva, o que ya ha sido resuelto. En los libros de historia, el progreso racial de los afroamericanos evolucionó de la esclavitud, el discrimen de Jim Crow y de la era de los ‘Derechos Civiles’. En nuestro tiempo llegamos a un momento histórico cuando Barack Obama se convirtió en el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos, en buena medida, por el apoyo de jóvenes de todas las razas.

Lo que los libros de historia no dicen es que el cambio rara vez sucede en orden, hay tropezones, adelantos, de momento retrasos y más debates. El cambio no sólo ocurre en grandes niveles con proclamaciones por presidentes y líderes cívicos, sino también al nivel pequeño a través del cambio en pensamiento de la gente común. El progreso racial siempre se enfrentará con algún medio de resistencia; algunos medios son pasivos, otros más activos, y algunos de ellos horriblemente violentos. Eso es lo que estamos viviendo en estos momentos en los Estados Unidos y por eso sucedió la tragedia de Charleston, Carolina del Sur el mes pasado. La situación no se va a detenerse sólo porque la generación anterior fallezca.

Dylann Roof, quien es el hombre acusado de asesinar a nueve personas de raza afroamericana después de haber sido recibido en el servicio de la iglesia, sólo tiene 21 años. Él es de la “Generación del Milenio” (1) y aunque sus acciones no reflejan los sentimientos en los corazones de la mayoría de la juventud, ahora es nuestra responsabilidad el abordar los problemas de nuestra sociedad que permiten que tanto odio florezca.

“La Generación del Milenio” dice ser racialmente progresista, pero no está equipada para tener una discusión franca sobre la raza. En una encuesta del 2014 por MTV, el 91 % de los jóvenes entre las edades de 18 a 24 años dijeron que creían en la igualdad racial, y 72 % dijo que su generación cree más en la igualdad que las generaciones anteriores. Muchos de estos jóvenes ven la ceguedad de color y raza como un medio de medir el progreso racial. Un 68 % dice que concentrarse en las diferencias entre razas, impide que la sociedad se una e ignore colores. Pero sólo el 37 % de los encuestados fueron criados en hogares que hablaban de raza y sólo 20 % de los encuestados dijeron que se sentían cómodos hablando de prejuicios contra grupos específicos.

El punto importante del problema es que muchos jóvenes toman el "no ver la raza" como una insignia de honor que acredita su progresismo y los excusa de participar en las discusiones sobre el tema. El no ver colores se ha convertido en un pretexto para escapar del rencor racial que se está reproduciendo en nuestras calles, en las redes sociales y ahora en nuestras iglesias.

Pero los Estados Unidos sigue siendo un país cargado de desigualdades raciales. En vez de ser menos los problemas, la situación se está volviendo más pronunciada. Los blancos son 13 veces más ricos que los afroamericanos; la brecha más grande desde el 1989. Los afroamericanos son 2.5 veces más propensos que los blancos a ser arrestados por posesión de drogas a pesar de que casi el mismo porcentaje de afroamericanos y blancos usa drogas. Contrario a la promesa de igualdad educacional prometida en el caso de Brown contra Board hace 60 años, más de un tercio de los estudiantes afroamericanos en el Sur asisten escuelas casi totalmente compuestas de minorías y son frecuentemente segregadas por pobreza. Los problemas y necesidades de estas escuelas son literalmente invisibles para muchos de blancos que nunca se enterarían de ellas.

No es suficiente asumir que estos problemas desaparecerán cuando más jóvenes con mentes abiertas suban al poder. Un estudio reciente realizado por NORC en la Universidad de Chicago mostró que el 31% de los jóvenes blancos pertenecientes a la “Generación del Milenio”, considera que los afroamericanos son más perezosos que los blancos, sólo un punto porcentual menos que “Generación X” (2) ​​y 4 puntos menos que los “Baby Boomers” (3). Veintitrés por ciento de los blancos de la “Generación del Milenio” calificaron a los afroamericanos menos inteligentes que los blancos, en comparación con el 19 % de la “Generación X”.

Al mismo tiempo en el 2015, la repetición de eventos racistas en las universidades continúa. Desde cantos vulgares en los autobuses, como los sucedido con la fraternidad de la Universidad de Oklahoma, hasta los estudiantes que colgaron una soga alrededor el cuello de la estatua del primer alumno afroamericano de la Universidad de Mississippi. Estos eventos son evidencia de que entre los jóvenes profesionales y educados todavía existe la crueldad racial.

No hay una solución a estos problemas, pero son problemas que todos los jóvenes estadounidenses tendrán que trabajar para resolver en los próximos años. Desde el 2014, la mayoría de los niños menores de 5 años en los Estados Unidos no son blancos; para el 2043 la mayoría de los estadounidenses no serán blancos. Hay peligros financieros y políticos para las personas que ignoran estos cambios demográficos, como por ejemplo el candidato presidencial, Donald Trump. Él va a perder millones de dólares en ofertas y patrocinios como consecuencia de llamar a los mexicanos "violadores". 

En un mundo en el que las minorías no se les concedan las mismas oportunidades y protecciones que a las personas blancas tienen mientras asisten a la escuela, interactúan con la policía, y oran en sus iglesias será un mundo con altos números de encarcelamiento, gastos de salud y una desigualdad de educación más alta de la que vivimos hoy. Estos son los costos económicos y morales que cargara la sociedad. 

Es posible que la lucha racial que estamos viendo cambie las opiniones de los jóvenes sobre los retos raciales en los Estados Unidos de una manera permanente. La bandera de la confederación, la cual Roof adoptó como emblema, de repente ha sido removida como mercancía de grandes tiendas y retirada de eventos deportivos. El Senado de Carolina del Sur aprobó eliminar la bandera de sus edificios de gobierno.

Antes de la masacre de Charleston, entreviste a un grupo de estudiantes para un reportaje sobre la vida adolescente en el 2015. El grupo parecía haber sido hecho más racialmente consciente por las protestas en Ferguson, Nueva York y en otros lugares. "Dentro de estos últimos años, definitivamente estamos viendo que hay algunas cosas que todavía persisten, y sobre todo con el sistema de justicia", dijo Lonnie Hancock, una joven de 16 años de la Escuela Secundaria del Este en Manhattan.  “Antes yo estaba inconsciente de la situación y ahora me siento como que el problema es más obvio y las cosas no están bien. "

(1) La generación del milenio también se le conoce como “La Generación Y”o “Millennials (milenarios/as)”, está integrada por las personas nacidas entre 1980 y 2000, son conocidos también como los nativos digitales. Los jóvenes que pertenecen a esta generación se ubican entre los 18 y 32 años. La convergencia digital se ha incorporado en su cotidianidad. Ellos han roto el molde y los clichés; lo suyo es reinventar, inventar, innovar y emprender nuevos desafíos constantemente.

(2) Se le llama Generación X a los nacidos entre 1969 y 1985. Esta generación en su juventud fue testigo de grandes cambios como la caída de grandes paradigmas: la caída del Muro de Berlín, la implosión del comunismo, la explosión del Challenger, los despidos masivos de los `80, las privatizaciones de los 90' entre otros. Es la generación que vio la aparición y difusión del Sida con las consecuencias de cambio de comportamiento que lo mismo trajo aparejado con respecto a las generaciones anteriores. Es la generación que comienza a ver que no van a hacer largas carreras dentro de empresas y comienzan a buscar un balance entre su vida personal y laboral. En oposición a los baby boomers (los nacidos entre 1950 y 1960) que “vivieron para trabajar” los X “trabajan para vivir”.

(3) Baby Boomer es un término usado para describir a las personas que nacieron durante el baby boom, que sucedió en algunos países anglosajones, en el período momentáneo y posterior a la Segunda Guerra Mundial, entre años 1946 y 1965.1 Tras la Segunda Guerra Mundial, varios países anglosajones— Estados UnidosCanadáAustralia y Nueva Zelanda— experimentaron un inusual repunte en las tasas de natalidad, fenómeno comúnmente denominado «baby boom». En esos países el término se utiliza también para denominar a esa generación. Los términos «baby boomer» y «baby boom» junto con otras expresiones, también se utilizan en los países con la demografía que no reflejan el crecimiento sostenido en las familias estadounidenses durante el mismo intervalo de tiempo.2

*Victor Luckerson is a reporter covering tech and business for Time. Para más información sobre el artículo de la juventud y la situación racial, visite el enlace: http://time.com/3944697/millennials-race-confederate-flag/

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org