Skip Navigation

Cambios en el Concilio de Obispos

24 de abril, 2012Noticias UMNS
 

El 20 de abril, el Concilio de Obispos votó mayoritariamente hacer reformas a su organización y reducir sus reuniones a una sola al año.

Bajo el nuevo sistema, la reunión de primavera será sólo para los obispos activos durante el cuadrienio 2012-2016. El concilio en pleno, que incluye a los obispos retirados, se reunirá sólo en el otoño.

Además, se reducirán unas dos docenas de comités y otros grupos que se reúnen a través de todo el cuadrienio a 9 “equipos de liderazgo” de obispos activos y retirados.

Estos cambios no necesitan ninguna aprobación o acción de parte de la Conferencia General que acaba de empezar en Tampa, Florida, y que es el cuerpo legislativo más alto de la Iglesia Metodista Unida.

La reorganización tiene como fin responder al Llamado a la Acción, que desafío a toda la denominación a redirigir su atención y recursos a incrementar el número de congregaciones con vitalidad y a hacer más discípulos para la transformación del mundo.

Según Gregory V. Palmer, Obispo del área de Illinois y líder de Llamado a la Acción y anterior presidente del Concilio de Obispos, en la reunión de primavera, los obispos activos tendrán la oportunidad de concentrarse en resolver los problemas que acosan a sus áreas. En el otoño, aprovecharán de la experiencia de los obispos retirados.

“El concilio lucha por ser más productivo y para responder mejor al grito que pide un liderazgo más activo y transformador”, dijo Will Willimon, obispo del área de Birmingham (Ala.). “La nueva estructura nos hace más ágiles y adaptables, además de poner el énfasis en los obispos liderando realmente más que teniendo una reunión agradable”.

El rol de los obispos

La Conferencia General 2012 recibirá, por lo menos, siete peticiones que piden que se limite el rol de los obispos jubilados y, al menos, cinco que piden se limite el puesto permanente de los obispos activos. El Comité Legislativo de Superintendencia tratará con estas peticiones.

Según Larrry M. Goodpaster, obispo del área de Charlotte, en Carolina del Norte, sería un error remover completamente del concilio a los obispos retirados, puesto que traen “una riqueza de sabiduría”, dijo. “Traen la historia, la memoria corporativa, que son las piezas que pueden ayudarnos a movernos hacia el futuro”.

Hoy, la Iglesia Metodista Unida tiene 47 obispos activos y 69 jubilados, en los Estados Unidos. En las conferencias centrales hay 17 activos y 23 retirados.

Después que los obispos activos votaron formalmente, el Obispo jubilado Cliff Ives, de Portland, Maine, le pidió a los obispos retirados que levantasen sus manos, si estaban de acuerdo con las reformas. Todos los obispos retirados levantaron sus manos.

La presente Conferencia General también decidirá sobre propuestas que buscan eliminar en el país 3 áreas episcopales y, con eso, tres obispos. También se pide añadir un área episcopal en la República Democrática del Congo.

Además, el Concilio General de Finanzas y Administración ha propuesto reducir el presupuesto del Fondo Episcopal, para el período 2013-2016, a $90,336,000. Esto significa una reducción de unos $4 millones o como un 4 por ciento. Para enfrentar el corte, se requerirá usar los fondos de reserva episcopal, de unos $12 millones. La Conferencia General tendrá que decidir sobre esta propuesta.

Donald A. Ott, obispo retirado de Pewaukee, Wis., dijo que el concilio está “haciendo un cambio provechoso que toma lo esencial de lo que se quiere hacer sin menoscabar la contribución de los obispos jubilados”.

“Hay cosas esenciales que algunos obispos retirados tienen que el concilio no puede prescindir de ellas –voz profética, habilidades administrativas, y su disposición de ayudar para aliviar la carga de los obispos activos”,  dijo.

 

*Heather Hahn es periodista de multi-media para el Servicio de Noticias Metodista Unido. Contacto: Heather Hahn, Nashville, Tenn., (615) 742-5470 ó newsdesk@umcom.org.