Skip Navigation

Foto: Kathy Gilbert, UMCOM.

(A la izquierda) Obispo Jonathan Holston, Rev. Carlos Cornejo, Claudete Mora, Rev. Luis Soto y el Obispo Mike McKee orando el “Padre Nuestro” como parte del devocional liderado por la Obispa Cynthia Moore-Koikoi, en la Iglesia Metodista Unida Cristo Resucitado en Ciudad España, Honduras.

Ante la violencia en Honduras y Guatemala pastores/as reivindican el poder la oración

 

Por Kathy Gilbert*/ Traducción y adaptación: Rev. Gustavo Vasquez**
30 de agosto de 2017

El Rev. Héctor Mauricio Rodríguez Laínez, pastor de La Iglesia Metodista Unida (IMU) El Aposento Alto en la el sector de Fuerzas Unidas.  A menudo camina por barrios altamente peligrosos y cuando ve a jóvenes se detiene y ora con ellos. Las oraciones son especialmente necesarias en Fuerzas Unidas, un barrio marginado de 11 cuadras controlado por pandillas o “maras”, quienes buscar a las jóvenes para sexo y a los varones para convertirlos en vendedores de drogas. "Si alguien se niega a unirse a las maras, se les dan 48 horas para salir del país o serán asesinados. Pero realmente, por lo general no llegan a las 48 horas ", dijo Rodríguez.

Obispo/as metodistas unidos de EE.UU. oran con los pastores/as de la Iglesia Metodista Unida Fuente de Luz en Danlí, Honduras. Foto: Kathy Gilbert, UMCOM.

Un pastor de una iglesia guatemalteca cerca de la frontera de México dijo que ve un flujo constante de jóvenes que tratan de escapar de la violencia, con la esperanza de llegar a los Estados Unidos. Es pastor de la Iglesia Metodista Arca de Noé en Caserío Los Ciprianos, La Reforma, San Marcos, cerca de la frontera con México.

El pastor, que pidió mantenerse anónimo por su seguridad, dijo que la mayoría de los/as migrantes son jóvenes de entre 16 a 18 años y madres jóvenes con niños/as pequeños/as que se van, porque han recibido amenazas de muerte de pandillas. Las mujeres de su iglesia hacen y venden tamales para poder recaudar dinero para los/as migrantes. "Tratamos de advertirles, pero no forma de convencerles de que regresen", dijo. "Una de las primeras cosas que hacen los/as maleantes es obligarlos a renunciar al número de teléfono de un miembro de la familia. Llaman y dicen a las familias que matarán a su hijo/a a menos que paguen un rescate.

Pastores de Patuluc 1 y miembros de la Iglesia Metodista Nacional Primitiva Fuente De Vida en Guatemala, participa en el servicio de culto el 24 de julio. Foto: Kathy Gilbert, UMCOM.

Honduras y Guatemala son dos de los lugares más violentos del mundo. Decenas de miles de personas, muchas de ellas menores no acompañados/as, huyen a través de las fronteras para escapar de la muerte, la violación y la extorsión a manos de las maras. Un pequeño grupo de obispos metodistas unidos de Estados Unidos, junto con el personal de la Junta General de Ministerios Globales (GBGM) y Comunicaciones Metodistas Unidas (UMCOM), visitó las iglesias metodistas unidas en Honduras e iglesias metodistas primitivas evangélicas en Guatemala, entre el 19 al 26 de julio.

VER EL VIDEO (PROXIMAMENTE)

Be sure to add the alt. text

El Rev. Héctor Mauricio Rodríguez Lainez, pastor de la Iglesia Metodista Unida El Aposento Alto  en Fuerzas Unidas, Honduras, con frecuencia ora por los jovenes vulnerables a la violencia, que encuentra caminando en las calles de su comunidad. En la entrevista hechos por el servio Metodista Unido de Noticias, explica los desafíos de su ministerio.

El viaje educativo de la misión puso a los participantes en contacto con el trabajo local de la iglesia en los dos países centroamericanos. La Misión Metodista Unida en Honduras fue iniciada por GBGM en 1997 y es la única Iglesia Metodista Unida en América Latina. La iglesia comenzó como pequeños grupos en los hogares y ha crecido a 19 iglesias en la actualidad.

El Rev. Héctor Mauricio Rodríguez, de 23 años, es uno de los pastores que sirven en Tegucigalpa, Honduras. Él vino hablar con el grupo de visitantes sobre ministerio en su comunidad. Su congregación de 230 miembros, son en su mayoría, niños/as y jóvenes. "La iglesia está tratando de atraer a las familias de los pandilleros. La mayoría de los niños que van a nuestra iglesia son hijos (e hijas) de pandilleros", dijo.

El Rev. Rodríguez dijo que las pandillas siempre están viendo quién entra y sale del vecindario. Los/as residentes se ven obligados a conducir con sus ventanas abatidas para que puedan ser identificados rápidamente.

-Si no pueden identificarte, te disparan -dijo, encogiéndose de hombros-.

Uno de los miembros de la pandilla le llamó un día, como pastor. "Me sorprendió que él sabía que yo era un pastor. Conocía mi horario y me preguntó si me habían robado y me dijo que podía ofrecerme protección. Le pregunté si quería que orara por él. Miró a su alrededor y luego dijo: 'Tienes cinco segundos para orar por mí'; así que yo dije: 'Dios esté contigo y amén'". Otro día mientras el Rev. Rodríguez rezaba con un grupo de personas en la calle, una joven madre soltera empezó a llorar; dijo que había sido violada por 10 o más miembros de pandillas - dijo que perdió la cuenta después de 10.

Una Ujier y sus dos pequeños hijos se preparan para recoger la ofrenda en la Iglesia Metodista nacional Primitiva Fuente de Vida en guatemala. Foto: Kathy Gilbert, UMCOM.

"Ella dijo que no sabía quién era el padre de su hijo. Le pedí que fuera a la iglesia y ella dijo que se sentía demasiado sucia. Muchos en el barrio la rechazaron. Pero, tenemos un lema especial en nuestra iglesia, decimos que 'ésta es su casa, pase lo que pase, es su casa. La abrazamos, la ayudamos con su hijo y de esta manera mostramos a la comunidad que ella era igual a cualquier otra persona ", dijo.

Las lágrimas le llenan los ojos mientras habla de su comunidad. "Me pregunto, ¿qué hace la iglesia aquí en un lugar tan perdido y escondido?". Sonriendo, el joven pastor responde a su propia pregunta."Al igual que Jesucristo fue ahorcado cuando estaba compartiendo con la gente, estoy tratando de ayudar especialmente a los miembros de pandillas. Son hombres como todos los demás. Se relacionan conmigo porque soy joven.

(De izquierda a derecha) Rev. Cac, Rev. Alejo Avila e Ingrid Tixal, compartiendo en la Iglesia Iglesia Metodista Primitiva Nacional Fuente De Vida en Guatemala, con los obispoas/as de La Iglesia Metodista Unida y con líderes de ministerios e iglesias locales en their ministry in Guatemala. Foto: Kathy Gilbert, UMCOM. 

El encuentro de los líderes de la iglesia de Honduras fue en la Iglesia Metodista Unida Cristo Resucitado en Ciudad Española el 20 de julio. La iglesia tiene una clínica y una escuela - Juan Wesley - que tiene cerca de 430 estudiantes matriculados. El edificio fue construido con el apoyo financiero y espiritual de la IMU de la Resurrección en Leawood, Kansas, y GBGM.

REPORTAJE ESPECIAL: HONDURAS Y GUATEMALA 2017

Be sure to add the alt. text

La segunda historia de la serie del Servicio de Noticias Metodista Unido sobre Honduras y Guatemala  que se publicará el 31 de agosto.

La Ofrenda Especial del Domingo de Inmigración Global será colectada en iglesias metodistas unidas el próximo 3 de diciembre, el primer domingo de Adviento. La ofrenda se utilizará para ayudar directamente a los/as migrantes y refugiados. Thomas Kemper, alto ejecutivo de la Junta Metodista Unida de Ministerios Globales, dijo a pastores en Honduras y Guatemala que el mundo orará con ellos ese día.

"Durante dos décadas, Honduras ha sido una iniciativa de misión de Ministerios Globales, desarrollándose a lo largo de un patrón que eventualmente podría conducir a una conferencia anual o distrito, o podría conducir a una iglesia autónoma. Tal determinación sería decidida por la iglesia en Honduras ", dijo Thomas Kemper, máximo ejecutivo de GBGM. Kemper también dijo que la Iglesia Metodista Primitiva Evangélica Nacional de Guatemala es un tipo diferente de socio misionero. "No es parte de nuestra estructura en La Iglesia Metodista Unida, sino que es parte de nuestra familia de misión, como lo ha sido desde 1976 cuando proporcionamos ayuda humanitaria y equipos de ayuda para apoyar al país en la recuperación ante la devastación de un terremoto".

James Perdue, misionero de GBGM para el trabajo en ministerios migratorios en Centroamérica y México, presentó una visión general de las razones por las cuales las personas abandonan sus hogares y los problemas que encuentran. Dijo que uno/a de cada cinco hondureños/as viven con menos de $ 1.90 al día y sólo 13 por ciento de los jóvenes completan la educación secundaria. En todo el mundo, una de cada siete personas es migrante, dijo. "A nivel mundial, más de 1.000 millones de personas son migrantes dentro de su propio país o internacionalmente. Las familias desesperadas están enviando a sus hijos a viajes largos y peligrosos a través de las fronteras. Pero es de pensar, ¿qué no haría un padre o una madre para salvar a su hijo/a?"

Perdue dijo que GBGM valora cuatro derechos fundamentales de todos/as los/as migrantes: el derecho a permanecer; el derecho a un paso seguro cuando deben migrar; el derecho a ser acogidos/as en los países en los que llegan; el derecho a un hogar de bienvenida y el apoyo para reinsertarse cuando son deportados.

"Una pieza clave de la ley de migración internacional -refoulement- es la comprensión de que si alguien está corriendo peligro en su país, ningún país tiene el derecho de devolverle", dijo Perdue. "Los países ricos no tienen el derecho de enviar a sus hijos a casa para morir".

El viaje a Centroamérica fue un esfuerzo conjunto del Concilio Metodista Unido de Obispos/as y de GBGM. Al frente de la delegación estuvo el obispo de Carolina del Sur, Jonathan Holston, quien es presidente de la Mesa Directiva del Concilio de Obispos/as, Thomas Kemper y el Obispo Elías Galván, líder episcopal de la Iniciativa de Misión de Honduras.

Los/as obispos/as que integraron la delegación fueron Cynthia Moore-Koikoi (Pennsylvania Occidental), Tracy S. Malone (Este de Ohio), Frank Beard (Great Riuvers), David Graves (Alabama-West Florida) y Michael McKee (Norte de Texas). Los/as cinco son obispos/as nuevos/as o recién elegidos/as. "Centroamérica, dada su proximidad con los Estados Unidos, es una región popular para los misioneros voluntarios y los acuerdos sobre misión", dijo Kemper.

"Queríamos que los obispos vean cómo los Metodistas Unidos se conectan en la misión de diferentes maneras en diferentes lugares: cómo tomamos en cuenta varios contextos sociales y culturales y cómo vamos a iniciar y mantener relaciones de misión".

El Rev. Juan Ixtan Calgua, presidente de la Iglesia Nacional Metodista Primitiva de Guatemala, visitó con otros líderes de la iglesia, la clínica de la Organización para el Desarrollo Indígena Maya. Foto: Kathy Gilbert, UMCOM.

Perdue dijo que "fue a la vez serio e inspirador" escuchar a los pastores hondureños y guatemaltecos que admitieron su ansiedad al dejar a sus familias solas y desprotegidas para reunirse con el grupo de los Estados Unidos.

Uno de los pastores de la Iglesia Metodista Primitiva Evangélica Nacional habló del poder de la oración para combatir la violencia. Recibió una carta amenazante de una pandilla pidiendo una cantidad de dinero inalcanzable, con un plazo y una amenaza: o pagaba o su esposa e hijos serían violados y asesinados. Llamó a los miembros de su iglesia para orar. No se dio cuenta, pero entre la gente que oraba estaban los padres del pandillero que lo había amenazado. La madre pidió oraciones especiales para sus hijos y ambos padres aceptaron a Jesús ese día, dijo. El día del ultimátum llegó y se fue y nunca más volvió a oír hablar de la banda.

De historia en historia, todos los pastores hablaron del poder de la oración. "Había un muchacho joven, un miembro de la iglesia, que fue amenazado. Nos juntamos y empezamos a orar. Hasta el día de hoy, el joven sigue vivo. Es como si lo hubieran olvidado. Creo que Dios es el único que puede ayudar", dijo el Rev. Rodríguez.

* Gilbert es un reportero de multimedia para el Servicio de Noticias Metodista Unido. Comuníquese con ella al 615-742-5470 o newsdesk@umcom.org. Para leer más noticias de United Methodist, suscríbase a los diarios gratuitos o semanales.

** El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org.