Skip Navigation

Aleccionadora Epifanía

 

Yvette Moore*/ Traducción y Adaptación: Michelle Maldonado**
6 de enero de 2016

Lectura: Mateo 2: 1-12; 3: 13-17; Juan 2: 1-11.

Epifanía es un día importante en el calendario cristiano; es el decimosegundo día después de la navidad para las iglesias cristianas de occidente (6 de enero) y el día antes de la celebración de navidad de la Iglesia Ortodoxa (7 de enero). Eso significa que la Epifanía es también la víspera navideña para los/as ortodoxos/as, por lo que cabe la reflexión cómo y qué celebrar durante la Epifanía, dependerá de dónde se encuentre la comunidad cristiana.

Y es mucho.

La palabra Epifanía viene del griego επιφάνεια que significa manifestación divina y que hace referencia a la visita de un dios a la tierra. En algunas tradiciones cristianas, la Epifanía celebra el día en que Jesús fue bautizado: su divinidad y su papel en la tierra se revela en el momento en que el sale de las aguas, el Espíritu Santo desciende sobre él y una voz desde el cielo dice: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”.

Otras tradiciones cristianas incluyen el milagro de convertir el agua en vino en las bodas de Caná de Galilea, en las celebraciones de la Epifanía como una revelación de Jesús como el Cristo. En la Iglesia Metodista Unida, y muchas otras tradiciones occidentales, la Epifanía celebra la llegada de los Reyes Magos de Oriente que traen culto y regalos al Niño Jesús, que revela su divinidad.

Navidad Antigua

Cuando me criaba, mi madre llamaba a la Epifanía "Navidad Antigua", un término que refleja el cambio de occidente del calendario juliano a nuestro actual gregoriano y explica por qué la navidad ortodoxa es el 7 de enero. En nuestra tradición familiar, el día marca el final de los días de fiesta, porque cuando la Navidad Antigua terminaba, ya era hora de acabar con el árbol de Navidad. Aparte de eso, realmente no prestábamos mucha atención a la Epifanía.

Hasta la estación de noticias locales comenzó a cubrir el Día de Reyes.

A mediados de la década de los setentas, la comunidad hispana en mi ciudad había crecido hasta el punto de que sus tradiciones comenzaron a atraer la atención; especialmente una que es la celebración de la Epifanía con un gran desfile por las calles del Harlem hispano. Los Reyes Magos fueron representados como tres enormes marionetas pintadas de colores, que llevan una procesión que incluía un camello, un montón de padres y sus hijos/as, juguetes para los/as niños/as en el barrio y grandes regalos para el niño Jesús que estaba en la guardería de una iglesia en la ruta.

Esto me hizo pensar en los Reyes Magos: quiénes eran; cómo podría una constelación de estrellas tan inusual, impactar de tal manera a reyes ricos para que dejaran las comodidades de la riqueza y cruzaran desiertos de este a oeste en busca del niño Jesús; cómo sabían que esa estrella especial marcó el nacimiento de Jesús; en qué libro de profecías fue escrito. Ellos no estaban mirando las escrituras hebreas, porqué entonces pararon a preguntarle al rey Herodes, quien tuvo que llamar a los sacerdotes y eruditos judíos; cuál era la religión de los reyes. No eran Judíos, así que ¿cómo es que Dios estaba hablando con ellos a través de su religión, que al parecer incluía la astrología, la cual me han enseñado que no es cristiana?

Lecciones de Epifanía

Casi 30 años después y todavía no tengo respuestas sustanciales a estas preguntas sobre los Reyes. Pero la Epifanía me continúa revelando lecciones importantes sobre el seguimiento de Jesús en una Tierra que se hace más pequeña y en una nación que es cada vez es más diversa.

Aquí están algunas lecciones de Epifanía para mí, que se encuentra en la escritura y en mi comunidad:

·       Jesús el Cristo se revela en diferentes formas, lugares, tiempos y culturas.

·       Extraños inesperados pueden traer tesoros necesarios.

·       Con Dios, actos de amor y bondad triunfan la teología y el protocolo.

·       Dios le habló a los Reyes hace más de 2.000 años y después de 30 años haciéndome estas preguntas, todavía no sé quiénes eran o por qué Dios estaba hablando con ellos. No hay razón para creer que Dios no está haciendo cosas como esta en mi comunidad, en nuestra nación y en el mundo de hoy.

*Yvette Moore es directora de comunicaciones de las Mujeres Metodistas Unidas.  Para más información acerca de Moore o del artículo, visite el enlace: http://www.unitedmethodistwomen.org/news/lessons-of-epiphany

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org