Skip Navigation

Agencias de la iglesia miran hacia el futuro

 
Linda Bloom*

17 de agosto, 2012 | Noticias UMNS


No es hora de lamentar el pasado, sino mirar al futuro con esperanza.

A pesar del intento colapsado, que se hizo en la pasada Conferencia General 2012, para reestructurar la Iglesia Metodista Unida, la burocracia de la iglesia está cambiando.

Se han reducido los directorios, lo que requiere reajustes en gobierno y representación en las agencias y comisiones. Restricciones presupuestarias dictan racionalizar prioridades y ver qué personal se necesita. El compromiso a la cooperación bilateral de todas las agencias pone la atención en servicios compartidos y prioridades misionales comunes.

Gil Hanke, que dirige la Mesa General de Secretarios de las agencias, dijo que los directores de las agencias están trabajando "con renovado interés" en asuntos que se perciben no resueltos y en nuevas áreas de interacción. "Estoy entusiasmado acerca de donde estamos ahora", dijo.

Durante la Conferencia General 2012, se debatió el papel de las agencias de las iglesias, cuyos directores se sintieron a la defensiva.

"Se alega que las agencias generales continúan creciendo y creciendo y creciendo y que hay una enorme burocracia. Lo cierto es que nos hemos reducido de 3,100 empleados a unos 1,300 ahora, después de 40 años", dice Jim Winkler, director de Iglesia y Sociedad.

Aunque algunas agencias presentaron legislación para reducir sus directorios, Winkler cree que en la Conferencia General se dio una "mentalidad de mafia" sobre la idea de que los directorios debían reducirse como medida para reducir costos.

La Junta de Iglesia y Sociedad retuvo sus 63 miembros de su directorio, puesto que ya había reducido los gastos de sus reuniones en un 40%, dijo. "Me parece que nos daremos cuenta que hemos perdido la conexión con las conferencias anuales y las iglesias locales, al tener menos gente en nuestros directorios".

Hanke, que dirige la Comisión de Hombres Metodistas Unidos, observó que el impacto de la reducción de miembros en los directorios no se vio hasta cuando las conferencias jurisdiccionales hicieron sus nombramientos en julio. No obstante, está contento con el calibre y diversidad de un directorio más pequeño.

Erin Hawkins, directora de la Comisión de Religión y Raza, dijo que estaba desilusionada sobre cómo la discusión respecto a la necesidad de realinear la iglesia general fue desviada durante la Conferencia General.

"Parece que el asunto, en la Conferencia General, terminó en la pregunta '¿dónde empezamos a hacer cortes', lo cual no es realmente una conversación sobre el ministerio de la iglesia", dijo.

Sólo 2 centavos de cada dólar que se deposita en las ofrendas son dirigidos para solventar el ministerio de las agencias, pero cuando se adoptó el presupuesto final de la denominación, para los siguientes cuatro años, los cortes fueron sustanciales, particularmente para las agencias que dependen del Fondo de Servicio Mundial.

Cuando el Concilio Judicial declaró inconstitucional el Plan IMU, al último día de la Conferencia General, algunos se desanimaron y otros sintieron un alivio.

En una carta que Thomas Kemper, director de Ministerios Globales, envió a sus directores, lamentó que la Conferencia General dedicara más energía en "reordenar los muebles denominacionales" que en desarrollar congregaciones vitales.

Pero Kemper también vio una oportunidad para que las agencias sean líderes en la formación del futuro de la iglesia, actuando en colaboración "para construir métodos productivos y unificadores, para compartir servicios y apoyarse unos a otros en las intersecciones de la misión, discipulado, educación y justicia social".


Trabajemos todos en un espíritu de cooperación.

Que la cooperación sea visible
Hanke encuentra el mismo entusiasmo en los directores de todas las agencias. Aunque siempre hubo cooperación, no siempre fue aparente.

"Uno de los esfuerzos que estamos hacienda como agencias es asegurar que se vea la cooperación", dijo. "Además, no podemos quedar satisfechos con lo que hemos hecho en el pasado".

Por ejemplo, unas veces después de la Conferencia General, los directores de las agencias discutieron cómo compartir servicios y evaluar las duplicaciones programáticas, a fin de responder a las acusaciones de que los programas de las agencias son redundantes. "Necesitamos poner atención a esas percepciones y, si son reales, debemos abordarlas", dijo.

Ya se están creando varias formas de colaboración, que incluye:

? Crear un sitio web para becas que permitirá que los estudiantes metodistas unidos encuentren todas las becas en un solo lugar.
? Formar un banco común de recursos de aprendizaje, enseñanza y liderazgo para las iglesias metodistas unidas del África.
? Empezar 1,000 nuevas iglesias para el período 2013-2016.
? Desafiar a los adultos jóvenes a que creen una iglesia que sea pertinente para ellos, a través del programa Spark12.

La Rda. Karen Greenwaldt, directora de la Junta de Discipulado, subrayó que su agencia da la bienvenida "a cualquier visión nueva de las agencias que reduzca la distancia que algunos perciben que hay entre las agencias generales, las conferencias anuales y las iglesias locales, a fin de incrementar la meta de hacer discípulos de Jesucristo".

Comunicación y confianza
A fin de comunicar su mensaje, la Iglesia Metodista Unida no sólo debe lidiar con el problema de cómo está organizada, sino de cómo alcanzar a la gente a lo largo del cambiante y amplio panorama de las comunicaciones, dijo el Rdo. Larry Hollon, director de Comunicaciones Metodistas Unidas.

Las denominaciones históricas "han perdido su voz en la conversación pública y en la influencia cultural", dice. Es teológicamente importante que la denominación quiera ser altamente visible en el área pública. Para conseguir esta visibilidad es importante que todas las partes de la iglesia cooperen juntas.

Citó como ejemplo los anuncios de una página completa que la iglesia colocó en los periódicos de Denver y Aurora. Estos anuncios le recuerdan a la gente que hay un Dios amoroso que los abraza en tiempos de tragedia.

El espíritu de colaboración
El sistema conexional de la iglesia nos brinda el beneficio de gozar de un espíritu de colaboración. Con todo, las agencias deben trabajar más duro para conectarse, dice Winkler, porque ya se terminó el tiempo en que uno "nacía metodista, era criado metodista y moría metodista".

"En las iglesias locales, somos una especie de refugio para católicos y bautistas, quienes no conocen bien la denominación", añadió.

Lo mismo ocurre en los vecindarios donde están las iglesias metodistas unidas, dice Hawkins. "Necesitamos congregaciones pertinentes para nuestras comunidades donde la demografía está cambiando. Ese solo elemento tiene el potencial de formar o acabar con la iglesia".

*Bloom es periodista de multi-media para el Servicio Metodista Unido de Noticias, con base en Nueva York. Contacto: Linda Bloom, New York, (646) 369-3759 ó newsdesk@umcom.org.