Skip Navigation

5 maneras de conectarse con estudiantes universitarios durante el verano

 

Por Jeremy Steele*/ Traducción y adaptación por Michelle Maldonado**

Aunque las iglesias a menudo preparan programas para los estudiantes de secundaria durante los meses de verano, muchas no se toman el tiempo para planificar actividades para los/as estudiantes universitarios/as que regresan a casa. La clave es relacionarse con los/as estudiantes en la etapa en la que se encuentran en su vida, y ayudarles a conectar su vida con su fe en Dios.

Aquí hay algunas ideas de preparación para conectarse con estudiantes universitarios este verano:

1. Sea Auténtico/a. Los/as jóvenes adultos/as tienen lo que equivale a un "radar de autenticidad" que los/as hace sensibles a las organizaciones que sólo están tratando de aumentar el número de sus miembros, o que quieren poner una cara más joven en sus programas. Deje todas esas motivaciones en la puerta, y trabaje genuinamente con hospitalidad e interés en las relaciones.

Si quieres que tu iglesia ofrezca la plenitud de la gracia de Dios a los/as estudiantes universitarios/as, de manera genuina y apropiada, necesitarás pasar tiempo aprendiendo acerca de la generación Millennial. Con una buena comprensión de dónde están viniendo, usted puede preparar a su grupo de ayudantes para tratarlos cálidamente, pero sin excesos.

2. Aproveche su corazón por la misión. A los/as estudiantes universitarios/as les apasiona ver un cambio real en su mundo. Ayudarles a canalizar esa pasión por la justicia y por un mundo mejor a través de su fe, es exactamente lo que necesitan para ver a la iglesia viva y activa en el mundo. Puede ser tan simple como pedirle a sus estudiantes universitarios/as que ayuden a planificar y dirigir un día de énfasis en la misión, o guiarlos a través de un estudio que les ayude a identificar su pasión y convertirla en acción.

La Junta General de Ministerios Globales (GBGM) y la Junta General de Educación Superior y Ministerio (GBHEM) han elaborado un estudio de este tipo y lo han hecho disponible gratuitamente en el sitio web de Misiones Globales. El estudio llamado "Siguiente: haciendo que la tierra se parezca más al cielo", mezcla historias de misioneros/as jóvenes adultos/as con estudios bíblicos para ayudar a los/as estudiantes a descubrir sus propias respuestas a los problemas que más les molestan.

3. Ayúdeles a descubrir su vocación. En un estudio reciente sobre por qué los Millennials permanecen en la iglesia, The Barna Group descubrió que ayudar a los/as estudiantes a identificar sus pasiones y dones como parte del llamado de Dios, era clave para mantener a la siguiente generación activamente involucrada. Los/as estudiantes universitarios/as a menudo buscan orientación con respecto a su carrera, y usted puede ayudarlos/as. Un buen punto de partida es ofrecer un estudio que les ayude a aprender las herramientas de discernimiento vocacional. Parker Palmer tiene un libro corto e increíble  titulado “Let Your Life Speak” que es perfecto para comenzar una discusión grupal.

4. Coordine mentores. A menudo, las ciudades universitarias carecen del mismo número de jóvenes adultos y mentores mayores; sin embargo, los/as estudiantes universitarios/as necesitan de esa sabiduría y perspectiva para navegar las aguas agitadas del final de la adolescencia, y principios de los 20 años. Por otro lado, a medida que envejecemos, sentimos mayor necesidad de transmitir la sabiduría que hemos aprendido.

Si usted ha determinado que proveer mentores es un ministerio factible, pídale a sus miembros mayores que guíen ese ministerio. Estarían a cargo de encontrar mentores y conectarlos/as con los/as estudiantes. Una o dos semanas después de las finales, el/la líder llama a cada estudiante universitario/a para preguntarle si pueden dar la información de contacto de los/as estudiantes, a un/a mentor adulto/a, para que coordinen reunirse para tomarse un café. Llévelo al siguiente nivel y dele unas preguntas a los/as mentores para que establezcan una conversación y que la relación crezca. Los/as mentores podrían incluso llevar a los/as estudiantes universitarios/as a comer. El alimentar a un/a estudiante universitario/a hambriento/a y darle toda tu atención durante una hora, es la mejor manera de demostrarles que es importante para ti.

5. Traiga a un/a autor/a bien conocido/a o a un/a orador/a. A los/as estudiantes universitarios/as les encanta difundir ideas innovadoras. Organice eventos, similares a las conferencias “TED”, que ayudan a los/as estudiantes a unir ciencia, negocios, tecnología y temas globales con su fe. Llame a su oficina de distrito y vea si puede compartir recursos y personas con otras congregaciones, para ofrecer una serie de seminarios. Contrate a un/a autor/a, un/a filósofo/a o un/a maestro/a interesado/a para que asista e inspire tanto a los/as estudiantes como a los/as estudiantes de la vida. Considere utilizar el programa de Skype para ahorrar dinero.

Cualquiera que sea la idea que elijas, lo importante es conocer dónde están los/as estudiantes y ayudarles a permanecer conectados a su fe mientras están en la universidad, y cuando están en casa durante el verano

**Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615) 742-5775 o por mmaldonado@umcom.org