Skip Navigation

2013: Año de crecimiento y progreso del metodismo unido

Por Sam Hodges*
16 de diciembre, 2013 | Servicio Metodista Unido de Noticias

No es fácil manejar la salud organizacional de una denominación tan grande a nivel mundial. Pero los acontecimientos claves en 2013 indican la vigorosa respuesta a los desafíos que enfrenta la Iglesia Metodista Unida.

Es más, al final del año, el Concilio General de Finanzas y Administración (GCFA en sus siglas en inglés) informó que la membresía profesante a nivel mundial en la Iglesia Metodista Unida alcanzó un récord de 12,5 millones a finales del 2012.

Un año de acontecimientos importantes

En 2013, la Iglesia Metodista Unida experimentó transiciones significativas en su liderazgo así como acontecimientos importantes reconocidos en la vida de la denominación y de las personas metodistas unidas. A continuación una descripción de esos acontecimientos.

“Los resultados para el año 2012 en gran medida encajan dentro de la pauta que ya sabemos, que la fuente principal para el crecimiento del número de miembros está en el hemisferio sur. Eso es África y las Filipinas”, dijo Scott Brewer, secretario general asociado para las relaciones conexionales.

En los Estados Unidos, la membresía sigue un deterioro lento y constante. Según un informe de GCFA, hay 7.390.691 miembros a finales de 2012, una cantidad menor que los 7.481.383 del año anterior. Esa caída de un poco más del 1 por ciento es representativa de la tendencia que se presenta en los últimos años.

Tanto globalmente como en los Estados Unidos, la denominación experimentó un crecimiento mayor que el proyectado en la creación de nuevas iglesias.

La Junta Metodista Unida de Ministerios Globales informó el inicio de 574 comunidades de adoración en Asia suroriental, Eurasia, África y América Latina, número que supera la meta original de 400 nuevas iglesia para 2008-2012. Ministerios Globales anunció una meta de 600 nuevas iglesias para el próximo cuatrienio.

Mientras tanto, “Path 1”, la iniciativa de nuevas iglesias de la Junta Metodista Unida del Discipulado, dijo que las 37 conferencias de los Estados Unidos reportaron un total de 91 de nuevas iglesias (plant a church en inglés describe la creación de una nueva iglesia por un individuo o por una iglesia) en lo que va de 2013. La jurisdicción occidental ya ha duplicado su total para 2012.

"Mientras que a menudo oímos hablar de la innovadora idea de crear una nueva iglesia ‘fuera de la caja’, las nuevas iglesias, en su mayoría, son tradicionales y alcanzan a muchas nuevas personas para hacerlas nuevos discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo”, dijo el Rdo. Douglas Ruffle, director ejecutivo asociado de Path 1.

Un plan de crecimiento

Don House, un economista de Texas que ha estado en varias posiciones de liderazgo laico en la denominación, elogia el énfasis en comenzar iglesias pero argumenta que no será suficiente para retroceder el proceso de la disminución de la iglesia en los Estados Unidos.

House anunció este verano su propio plan para reclutar aproximadamente 1.000 iglesias dispuestas a invertir en estrategias de crecimiento más allá de lo que ahora gastan. Basado en un análisis extenso de datos y tendencias, promete un incremento en la asistencia al culto en los Estados Unidos para el 2021 —si logra que muchas iglesias inviertan más en programas y en personal que no sea clérigo, como líderes para la educación de adultos y ministros para la juventud.

En una reciente entrevista telefónica, House dijo que cinco iglesias de Texas han aceptado su propuesta, y tal vez otras, para comenzar a finales del año. Espera tener otras 199 iglesias, con representantes de las cinco jurisdicciones de Estados Unidos, a bordo en su programa, para finales de 2014.

House está entre quienes creen que la membresía es un indicador imperfecto. Pone mucho más acción en la asistencia a la adoración. GCFA planea lanzar más estadísticas, incluida la asistencia a la adoración, a comienzos del año 2014.

Signos de vitalidad

La iniciativa de la denominación de congregaciones vitales continúa proporcionando información a través de su página web sobre cómo las congregaciones individuales llevan a cabo la asistencia al culto y otras categorías claves, aunque continúa el debate sobre cuáles son las mejores medidas para conocer la vitalidad de una iglesia. Algunos líderes publicaron un estudio que se basó en entrevistas con pastores y otras personas identificadas en iglesias que usan estrategias innovadoras para convertirse en congregaciones más vitales.

Mientras tanto, los caucus étnicos de la iglesia, como Metodistas Asociadas que Representan la Causa de Hispano-Americanos (MARCHA), trabajan en la elaboración de planes estratégicos. Una reunión de MARCHA en agosto resaltó la creciente presencia hispana en los Estados Unidos y la necesidad de la iglesia para responder a esa realidad en una variedad de maneras.

Los seis planes nacionales para ministerios étnicos también siguen progresando. Por ejemplo, el Fortalecimiento de la Iglesia Negra para el Siglo XXI publicó en noviembre un informe que presenta un mejoramiento en su situación financiera, una nueva red de apoyo colaborativa, y el sostenimiento de diecisiete centros de recursos de la congregación.

De un optimismo cauteloso parece ser el análisis financiero de la mayoría de las conferencias anuales. Una encuesta durante el verano mostró que más conferencias planean aumentar ligeramente sus presupuestos en 2014 en vez de hacer recortes en sus presupuestos o dejaros sin ningún cambio.

Otra señal alentadora —desde un punto de vista financiero y humanitario— surgió en octubre cuando la Junta Metodista Unida de Pensiones y Beneficios de Salud anunció cruzar un umbral importante al ofrecer pensiones para el clero y los cónyuges del clérigos alrededor del mundo. La Iniciativa de Pensiones de la Conferencia Central alcanzó su meta de recaudar $25 millones con una contribución de $217.000 de los directores de la Junta Metodista Unida de Discipulado.

Esto significa que, cuando se reciban todas las recaudaciones de fondos por promesas a pagar, se habrá completado la iniciativa. Este dinero proporcionará una base para la seguridad a largo plazo del clero en África, Asia y partes de Europa.

Enfoque en Portland

Por último, cualquier evaluación de la situación de la iglesia sería incompleto sin hacer una referencia a la Conferencia General, la reunión cuatrienal que legisla la iglesia. Planes para la Conferencia General de 2016, en Portland, Oregón, comenzaron a prepararse en serio durante este año.

La Comisión de la Conferencia General fijó una meta de 850 delegados. Eso es cerca de un 15 por ciento menos de la participación en la Conferencia General de 2012 en Tampa, Florida, un cambio que debería ayudar a reducir los gastos.

Con la cambiante demografía de la iglesia, los Estados Unidos verá una modesta disminución en su porcentaje de delegados de 2012, mientras que aumentará, modestamente, el porcentaje de la delegación de África. El reverendo L. Fitzgerald Reist, Secretario de la Conferencia General, anunció las asignaciones para las delegaciones el mes pasado.

El Concilio de Obispos colaboró también en la planificación con la elección del Obispo Gregory V. Palmer de Ohio Oeste, un ex presidente del Consejo, para presentar el discurso episcopal en Portland.

En una proyección aun más futura, la Comisión de la Conferencia General en noviembre eligió Minneapolis como el sitio de la Conferencia General para 2020.

* Hodges, escritor del Servicio Metodista Unido de Noticias, vive en Dallas. Para contactarlo llamar a (615) 742-5470 o escriba a newsdesk@umcom.org.

FOTO:  Una reunión de MARCHA en agosto puso de relieve la creciente presencia hispana en los Estados Unidos y la necesidad de la iglesia para responder a esa realidad en una variedad de maneras. Foto de UMNS por Tim Tanton.