Skip Navigation

Foto por Rev. Joanne Utley, New York Conference

Tereza Lee compartió la experiencia de ella y su familia como indocumentados en Chicago durante la vigilia de oración.

Vigilia de oración se centra en el plan de deportación

 

Linda Bloom*/ Traducción y Adaptación por Michelle Maldonado**
27 de abril de 2016

Tereza Lee, una estudiante en las escuelas públicas de Chicago con excelentes calificaciones, era tan dedicada a su educación que ganó un bono de ahorro por tener asistencia perfecta desde sus grados preescolares hasta el octavo grado. Fue sólo cuando ella trató de cobrar el bono, que descubrió lo que más le separa de los otros estudiantes: ella era indocumentada.

A ella se le conoce como la "dreamer" (soñadora) original, porque fue quien inspiró la legislación del Senado Estadounidense, también conocida como el DREAM ACT, la cual detendría la deportación de los jóvenes que llegaron a los EE.UU. ilegalmente. El ser indocumentada era una realidad aterradora que potencialmente podría dividir a la familia Coreana de Tereza que había emigrado de América Latina cuando ella tenía 2 años de edad.

"Si nos separan, yo sería enviada a Brasil, un país completamente ajeno para mí; mis padres serían enviados a Corea y mi hermano, que nació aquí, lo enviarían a un orfanatorio en algún lugar de Chicago", recordó. La amenaza de separación de familias y deportación fue destacada durante una vigilia de oración interreligiosa por la reforma migratoria en la Iglesia Metodista Unida de San Pablo y San Andrés en Nueva York el pasado 25 de abril. En la actualidad, se estima que hay 11 millones de inmigrantes indocumentados en los EE.UU. y 2.5 millones han sido deportados durante los últimos siete años.

Patrocinado por la Conferencia Anual de la IMU (Iglesia Metodista Unida) de Nueva York y la Coalición de Nuevo Santuario, la vigilia de oración incluyó testimonios, oraciones, himnos y un llamado a la acción dirigido por Emma Escobar, una organizadora de base que trabaja en asuntos migratorios con la Junta General de Iglesia y Sociedad (GBCS) de La Iglesia Metodista Unida.

Una semana antes, el Tribunal Supremo de EE.UU. escuchó los argumentos orales sobre la legalidad de dos acciones ejecutivas que tienen que ver con políticas migratorias y que la administración de Obama tomó, para aplazar la deportación de unos 5 millones de inmigrantes. Estas acciones ejecutivas son conocidas como Acción Diferida para Padres de Estadounidenses y Residentes Permanentes (DAPA) y Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Regalos de los inmigrantes

"Uno de los mayores regalos que aportan los migrantes es el de la diversidad... eso es lo que ha hecho que este país se haya mantenido fuerte a través de los años", dijo la obispa provisional de Nueva York Jane Allen Middleton. Excluir esos dones de los inmigrantes "es disminuir lo que puede ser esta nación".

“Para los que tienen la ciudadanía les puede resultar difícil imaginarse el miedo, la incertidumbre y la angustia que los indocumentados sienten todos los días en un ambiente político que ha propiciado ‘un tipo de xenofobia’ dirigido a todos aquellos que considera extraños", agregó.

Los bisabuelos inmigrantes de Middleton "no vivían con el temor de que su familia sería separada y deportada. Encontraron una comunidad acogedora y esto es lo que deseo para nuestros compañeros migrantes que se encuentran ahora entre nosotros", dijo la obispa.

Los líderes de la vigilia de oración alentaron medidas inmediatas contra dos proyectos de ley relacionados con las nuevas exigencias onerosas sobre el reasentamiento de refugiados (H.R. 4631, un proyecto de ley que ha sido aprobado en el comité de la Cámara de EE.UU. de Representantes y por el senado de Nueva York bajo el número 6253).

Aprender a lidiar

Tereza Lee, frente a la falta de estatus de su familia, hizo lo que mejor sabe hacer: tocar el piano. Un acaudalado miembro de su iglesia le regalo un piano como un agradecimiento a su padre, un pastor presbiteriano, por su ministerio. "Practiqué y practiqué y practiqué como si mi vida dependiera de eso", dijo.

A la edad de 17 años, finalmente le reveló a su maestro de música el estatus de su familia cuando la animó a aplicar para la universidad. Tereza y el maestro finalmente se comunicó con su senador acerca de la situación. "El senador Dick Durbin fue simpático y quería ayudar, pero no había ningún recurso legal en aquel momento. Así que empezó a escribir un proyecto de ley personal... el cual con el tiempo llegó a ser conocido como el DREAM ACT", recordó Tereza.

Ella junto con otras personas en su misma situación, estaban viajarían a Washington el 11 de septiembre de 2001 a declarar en una audiencia del Senado al día siguiente. Tanto los vuelos como la audiencia en el Senado fueron cancelados después de los ataques terroristas. "Quince años más tarde en la actualidad todavía estamos luchando por la reforma inmigrante", recordó Tereza.

Ahora de 33 años, está casada, es ciudadana estadounidense y está trabajando en un doctorado en la Escuela de Música de Manhattan, pero se mantiene activa en la lucha por otras familias indocumentadas. "Creo en la oración. También creo en hacer conciencia y educar acerca de lo que realmente está pasando", dijo.

Angélica Idrovo, de 20 años, llegó a los EE.UU. de Ecuador cuando tenía 12 años junto con sus padres y dos hermanos. Ella también ha hecho todo lo posible para hacerle frente a la situación. A pesar de sus excelentes notas en la escuela, su estatus legal le cerró la mayoría de las oportunidades de becas, por lo que ella esta laborando dos trabajos para asistir a un instituto de educación superior en su comunidad, con la meta de graduarse esta primavera. "La diferencia entre tú y yo es sólo papel," dijo Angélica a los asistentes de la vigilia.

*Bloom es un reportero multimedia UMNS con sede en Nueva York. Para más información acerca del el artículo, visite el enlace: http://www.umc.org/news-and-media/prayer-vigil-focuses-on-deportation-plan

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org