Skip Navigation

Foto por el Revdo. Orlando Gallardo.

El Revdo. Orlando Gallardo y su esposa Emily Gallardo se casaron el 16 de julio de 2016.

Pastor metodista hispano entre los “Dreamers” que espera ciudadanía

 

Kathy L. Gilbert*/ Traducción y adaptación por Michelle Maldonado**
26 de enero de 2017

En Rev. Orlando Gallardo tenía 15 años cuando su madre decidió, que valía la pena enviar a su hijo ilegalmente a través de la frontera de México para darle la oportunidad de un mejor futuro. "Mi madre siempre se preocupó por mí y me animó a educarme", dijo.

Gallardo tenía un hermano mayor, ciudadano estadounidense por matrimonio, que vivía en Iowa. Él aceptó tomar los derechos y las responsabilidades parentales por con su hermano más joven y sometió los papeles para conseguir estado legal para Gallardo. "Llegar a los Estados Unidos como una persona común es muy difícil. Yo fui rechazado. Mi madre y mi hermano tomaron la decisión que me viniera sólo a los Estados Unidos sin documentos, esa era mi mejor oportunidad".

Gallardo tiene un relato desgarrador de su viaje a los Estados Unidos, en el cual narra desde esperar desnudo en un río de agua helado, hasta el punto de haber sido abandonado en un hotel con extraños y sin comida. "Tenía 15 años, no tenía ni idea de en lo que me estaba metiendo", dijo.

Gallardo, ahora de 33 años, es un graduado de Saint Paul School of Theology (Escuela de Teología San Pablo) y pastor asociado de La Iglesia Metodista Unida de la Comunidad Trinity en Kansas City. Él consiguió ser amparado por la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), cuando el ex-presidente Barack Obama firmó la orden ejecutiva en 2012.

DACA permitió que algunos/as jóvenes indocumentados/as, traídos/as a los Estados Unidos en su niñez, recibieran un período renovable de dos años, en el cual se difiere cualquier decisión de deportación y se certifica la elegibilidad del beneficiario para un permiso de trabajo. Durante la campaña presidencial, el actual presidente Donald Trump prometió poner fin a los programas de amnistía emitidos por el presidente Obama y por lo que el destino de la DACA es desconocido por el momento.

Cerca de 120.000 jóvenes que están optando por la DACA, también conocidos como Dreamers, están esperando respuesta de los Servicios de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos sobre el estado de sus solicitudes, tanto las nuevas incorporaciones, así como el estatus de los/as actuales participantes, según se dio a conocer el pasado mes de septiembre, por los servicio migratorios.

Sin embargo, el Departamento de Seguridad Interna sigue aceptando y procesando solicitudes. "Existe un temor justificable acerca de su futuro, entre quienes recibieron la DACA”, declaró Rob Rutland-Brown, Director Ejecutivo Nacional de Justicia para Nuestros Vecinos (JFON), un ministerio de inmigración metodista unido, que ofrece asistencia legal gratuita a los/as inmigrantes.

"¿Perderán su autorización de trabajo?, ¿el gobierno usará su información personal en su contra?, ¿qué sucederá cuando su DACA se venza?. Todas estas son grandes incógnitas. Los centros de JFON en todo el país están recibiendo una cantidad sin precedentes de llamadas, no sólo de aquellos/as con DACA, sino de inmigrantes en general, sobre cuáles serán sus opciones ante las decisiones del gobierno presidido por Trump. Actualmente, los sitios de JFON no están ayudando a las personas a solicitar DACA porque, basándose en lo que Trump ha dicho, es probable que termine con la acción ejecutiva y que haya un costo y un riesgo al inscribirse", dijo Rutland-Brown.

Hay dos propuestas en el Congreso sobre cómo tratar a los/as receptores/as de DACA si Trump deroga la orden ejecutiva. Un proyecto de ley presentado por el senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) y Richard J. Durbin (demócrata de Illinois), extendería el estatus protegido durante tres años mientras el Congreso trabaja en una solución a largo plazo. El segundo proyecto de ley, lo presentó el Senador Jeff Flake (republicano de Arizona), hace eco del texto en el proyecto de ley de Graham-Durbin, pero añade una propuesta para exigir al Departamento de Seguridad Nacional que detenga y lleve a juicio, a cualquier inmigrante indocumentado/a arrestado/a o condenado/a por un delito grave dentro de los 90 días de su detención.

También hay una propuesta bipartidista en el Senado llamada la “Ley de Puente” (Bridge Act) que también proporcionaría alivio temporal de la deportación y continuará la autorización de trabajo a la juventud indocumentada.  "JFON sirve a cientos de jóvenes aspirantes a la ciudadanía estadounidense que tienen DACA y nos inspiramos en sus historias todos los días: maestros/as de escuela, estudiantes, compañeros/as en la iglesia, vecinos/as. Ésta es su casa y nadie debería temer perder sus trabajos o ser deportados/as", dijo Rutland-Brown.

"JFON continuará recordando a nuestras comunidades y a nuestros líderes en Washington que aquellos/as beneficiaron con la DACA, representan lo que significa ser estadounidense y merecen un acceso permanente a las mismas oportunidades que tienen todos los/as ciudadanos/as del país", recalcó.

Gallardo cree que las oraciones de su madre lo han llevado hasta este punto de su vida. Él cuenta con que fue la intervención divina la que le permitió ser admitido en la escuela secundaria en Waterloo, estado de Iowa; en Universidad del Norte de Iowa y en la Saint Paul Theological School en la Kansas City. Una pasantía en La Iglesia Metodista Trinity United en Des Moines estado de Iowa, encendió su llamado al ministerio dentro de La Iglesia Metodista Unida. Es un miembro provisional de la denominación y fue nombrado para hacer ministerios con jóvenes latinos/as y anglosajones. Se casó el 16 de julio con una "hermosa mujer llamada Emily", según el mismo describe.

Si es deportado, puede ser forzado a abandonar los Estados Unidos y regresar a México por 10 años. Ha solicitado una exención de esa prohibición. "Con DACA, pude contestar mi llamado al ministerio, conozco a muchos receptores de DACA que han sido capaces de desarrollarse y ahora tienen miedo", dijo. Gallardo está trabajando para incorporar a su iglesia en el movimiento santuario, para que pueda servir como un espacio para acoger y proteger a cualquier persona amenazada con la deportación.

*Gilbert es reportera de noticias multimedia de United Methodist News Service. Comuníquese con ella al (615) 742-5470 o newsdesk@umcom.org

Para más información, visite el enlace: http://www.umc.org/news-and-media/pastor-among-dreamers-waiting-for-citizenship

** Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5775 o por el mmaldonado@umcom.org