Skip Navigation

Sanidad en las prisiones

Por John Cruz

 

La organización Hispanic Christian Prison Ministry (HCPM) nació cuando me di cuenta de la necesidad de programas para hispanos en las prisiones. En 2005, comencé a pensar en formar una organización hispana cristiana enfocada en programas que ayuden a la restauración moral y espiritual de la creciente comunidad hispana recluida en diversas prisiones en el país.

HCPM está incorporada en el estado de Massachusetts y opera en los estados de New Hampshire y Massachusetts. Cuenta con 26 voluntarios, todos miembros de diversas iglesias y con el compromiso de mantener el mensaje Cristo-céntrico evitando puntos doctrinales controversiales. HCPM opera en prisiones de condado como estatales.

Enfoque general de HCPM en las prisiones

El enfoque general se basa en cultos de adoración, estudios bíblicos y cursillos de reintegración de ex-convictos a la sociedad, incluyendo un corto programa sobre manejo del estrés. Fuera de las prisiones, desarrollamos programas de prevención sobre violencia doméstica, abuso sexual y capacitación a los voluntarios en el área del manejo (referencias a agencias apropiadas) de casos diversos.

Como voluntarios, tratamos de ayudar con información a nuestros hermanos en Cristo y a todos los que la necesiten. Abordamos diversos casos y la gente nos ve como empleados del gobierno sin serlo, esto sucede aún en las presentaciones que hacemos en las iglesias. Al principio, la gente se muestra asustada al escuchar nuestra información, pero poco a poco van tomando confianza y nos comunican la situación que están viviendo. Lo más sorprendente es que los pastores mismos se muestran escépticos, pero cuando la gente comienza a hablar de su situación, encontramos que las víctimas están en todas partes. Para sorpresa de muchos, les testifico con mucho respeto que en las prisiones están encarcelados muchos pastores que han sido condenados por muchos años. Con esto queremos explicar la magnitud de este fenómeno. La violencia doméstica, el abuso sexual y la gran ignorancia de las consecuencias de estas conductas son muy peligrosas y no respetan nivel social, posición jerárquica o nivel económico.

Otros programas

Estamos convencidos de que la formación o estructuración del carácter es algo imprescindible para poder desarrollar un nivel moral aceptable ante los humanos y ante Dios. Esto es parte del desarrollo de nuestra vida espiritual.

Debido a que los líderes religiosos descuidan los temas de violencia doméstica y el abuso sexual, a pesar de que dañan a la comunidad y a la iglesia en general, estamos convencidos de la necesidad de pregonarlos a voz en cuello en las iglesias y otros lugares.

Los temas que desarrollamos son:

Violencia Doméstica
Cuando desarrollamos este tema en alguna iglesia es increíble la aportación de la gente, en el sentido de que se sienten en libertad de hablar. Su testimonio y la información que reciben les abre las ventanas del cerebro, y cuando entregamos los números de teléfonos o la dirección de nuestra página electrónica, las personas la escriben entusiasmadas, sobre todo las mujeres. Cuando suena el teléfono, aprovechamos para ayudar a nuestros hermanos en Cristo ampliando lo más posible la información. Siempre me enfoco en este proverbio “no estás obligada a soportar la barbarie por causa de la ignorancia, más bien debes luchar por descubrir lo que amas”.

Abuso Sexual
Esta es una de las prácticas que pone a más gente detrás de las rejas por mucho tiempo, incluyendo a cristianos y maestros de la iglesia, pastores activos. A pesar de toda la información disponible, el liderazgo de la iglesia es indiferente a este enemigo monstruoso que nos rodea. Después de poner al descubierto al enemigo, nos enfocamos en ofrecer algunos consejos de auto-defensa para adolescentes y fundamentalmente niños.

Auto defensa
Se le enseña al niño cuáles son los toques buenos y cuáles son con seducción. Se le da al niño o adolescente toda la confianza posible para que comunique lo que le sucede cuando está solo con un adulto sin importar quien sea.

En caso que el abuso haya ocurrido, los padres o guardianes de la víctima jamás deberán expresar que fue culpa del niño. Tampoco deben reaccionar ante la noticia con gritos o maldiciones hacia el victimario, sino más bien deben ayudar al niño a superar el trauma ocasionado por el impacto del abuso.

Si se trata de adolescentes, aconsejamos a los padres que tomen una actitud de amistad parecida a los amigos de la edad del adolescente. Entre al cuarto del joven o la joven, y vea si tiene afiches de mujeres/hombres desnudos u objetos sexuales. Muéstrese como si no tuviese idea de tal asunto y continúe ayudándo a ordenar el cuarto para que usted siga descubriendo más. Se sorprenderá de todo lo que puede encontrar, y así lo podrá aconsejar mucho más eficientemente.

Nunca actúe con enojo o con comentarios frustrantes, acuérdese que es su hijo o hija. Si usted no ayuda a su hijo, nadie lo ayudará.

Reintegración de ex-convictos a la sociedad
La preparación de este material ha sido el producto de mucho trabajo, pero nuestro enfoque es ayudar lo mejor que se pueda. Ayudamos al encarcelado a conocerse a sí mismo por medio de los siguientes temas: Temperamentos, salud mental, cursos cortos de estrés y formación de carácter. Trabajamos en contacto con las agencias de ayuda, como comida, trabajo, vivienda. Buscamos ubicarlo en una iglesia para su crecimiento espiritual.

Empezando un ministerio

Quiero aprovechar para animar a los lectores que sienten el deseo de empezar un ministerio como este en su área, que lo inicien, aún si su pastor se muestra indiferente. Desde aquí les ofreceremos nuestro apoyo en todas las áreas, legal, espiritual o con programas cristianos de interés y beneficio a la comunidad.

Agradecimiento

Estos programas no tendrían impacto sin el apoyo de las siguientes personas:

  • Los voluntarios con su apoyo físico y moral.
  • Los líderes de grupos asignados a las prisiones.
  • Los maestros que, sin interés alguno han donado su valioso tiempo para desarrollar entrenamientos.
  • La secretaria general de HCPM que lleva el control de las actividades en las prisiones y la sincronización de todos los trabajos y contactos telefónicos, y que aprovecha todos los minutos libres para completar el largo proceso de los materiales educativos, récords de prisiones y de todos los proyectos generales de nuestra organización.

Con mi corazón lleno de regocijo, doy las gracias a Dios por las personas involucradas en este ministerio y por los que se unirán.



--John Cruz, presidente del Ministerio Hispano en las Prisiones, Christ UMC, Lawrence, Mass. Conferencia Nueva Inglaterra  Jcruz197094@yahoo.com

 

el Intérprete, julio-agosto, 2010