Skip Navigation

Reina de belleza en la Primera IMU de Union City

 

Por Elizabeth González



Una joven metodista de 17 años, de origen salvadoreño, es poseedora de un título local de belleza, "Señorita El Salvador, Nueva Jersey 2008-2009". En ese certamen representó al departamento de San Salvador, fundado en 1889, y ahora la capital de El Salvador. El premio que recibió como ganadora del certamen fue un incentivo monetario y lo usará para sus gastos de estudio.

Cuando el jurado del certamen le preguntó qué le gustaría hacer en el futuro, ella respondió: "Pienso seguir una carrera universitaria y, sobre todo, servir a mi iglesia como maestra de escuela dominical enseñando a muchos niños acerca de la palabra de Dios". Según Claudia, fue esa respuesta la que le ayudó a ganar el título.

Algo que le emocionó mucho durante el certamen fue ver a las personas de su iglesia que fueron a apoyarle, "sobre todo sentir el respaldo de Dios en todo lo que he estado haciendo".

Como muchas familias inmigrantes, llegaron primero los padres y aquí nacieron los hermanos menores. Siete años después, llegaron al país Claudia y su hermana Patricia. Los padres, Claudia y Oscar, han sido muy dedicados a su familia. La unidad que muestran entre ellos ha sido la fuerza para luchar, siempre con la dirección de Dios.

Claudia Ivón Henríquez, sus padres, sus tres hermanos y una hermana llegaron a la Primera IMU de Union City en Nueva Jersey, donde fueron recibidos con los brazos abiertos. Luego se integrarían como miembros en pleno participando en todas las actividades de la iglesia. Allí recibieron sus clases de confirmación y también celebraron sus Quinceañeras.

Para Claudia Ivón ese certamen de belleza fue muy importante ya que pudo representar a su país, pues ama su cultura, costumbres y el valor de la mujer salvadoreña. Dice que ya la aprobaron para entrar a competir en Miss Hispanidad. Hasta ahora son 21 chicas que estarán compitiendo en el nuevo certamen. Estos concursos ofrecen becas para poder ir a la universidad.

Claudia Ivón no solo es líder activa en su iglesia sino que es un ejemplo vivo de superación. Cuando llegó del Salvador no sabía inglés. Aprendió el idioma rápidamente y en la escuela siempre recibía buenas calificaciones. En la iglesia sirve como ujier, es liturgista, miembro del grupo de danza, canta en el grupo de alabanza, da clases de Biblia los viernes en la tarde, trabaja con los niños y es voluntaria en muchas otras actividades o en lo que haga falta. Es un ejemplo positivo para la juventud.



--Sra. Elizabeth González, primera IMU en Union City, Nueva Jersey

el Intérprete, septiembre-octubre, 2009