Skip Navigation

Porque estaba indocumentado y me protegiste

 

Por Juan Damián


En cierto continente del mundo "de cuyo nombre no quiero acordarme" buscar trabajo, tener hambre, soñar futuro y querer ser feliz es un delito. Puedes ser deportado previa prisión.

Siempre guiando y cuidando como un Pastor que no deja perder una oveja, aunque a veces hay que descuidar por un rato a las otras 99.Yo creía que intentar eso (trabajo, no hambre, ser feliz) era pretender ser fiel a la voluntad de Dios. Pero parece que esta civilización "occidental y cristiana" tiene otra lectura y otra interpretación del Reino. Tal vez el Reino pasó "cerca" pero siguió de largo y no se dieron cuenta.

Claro que es un tema económico. Claro que es un tema político. Pero nadie duda que más que un tema es un drama humano. Y eso al Dios de Jesucristo le preocupa.

Ya en el Antiguo Testamento, allá por Exodo, Dios "oyó el clamor de su pueblo" porque no lo dejaban ser humano.

Toda la Biblia es una gran caminada. Y paso a paso Dios-con-nosotros (con ellos y ellas) acompañando a su pueblo. A veces consolando. A veces corrigiendo. Siempre guiando y cuidando como un Pastor que no deja perder una oveja, aunque a veces hay que descuidar por un rato a las otras 99.

Y Jesús, aquel que "no tuvo lugar" para nacer y que "vino a los suyos y no le recibieron" es fiel a la mejor tradición bíblica. Recorre aldeas, pueblos, caminos, oyendo los gritos de los indefensos, atendiendo sus necesidades.

Muchas veces los discípulos se interponen. Porque los débiles, los ciegos molestan, como Bartimeo, o perturban como la sirofenicia o el oficial romano, uno no sabe si extranjeros indocumentados o no. Pero Jesús no rechaza a nadie. Recibe a todos y todas. Más aún si presentan su "documento" de pobres, pequeños, indefensos, excluidos y excluidas.

Evangelización es intervenir para que el Evangelio sea visible. No se trata de recitados sino de hechos. No son sonidos, son señales.

Porque "los oprimidos se liberan, los pobres se evangelizan, los ilegales son recibidos..."

Una vez más, en medio de esta sociedad de mercado, en el que las cosas valen y las personas se tiran (o de devuelven) suena la voz portentosa del Señor, el Débil ... "Porque estaba indocumentado y me protegiste" .

Nuestra Esperanza

La esperanza no es ansia, no es ganas,
no se compra por más colas que tú hagas,
como un soplo se respira si la ganas
cuando sigues su luz que atrae y llama.

La esperanza como sol en la mañana,
va quebrando la neblina que nos para,
es la carta que se abre a tu nombre
con sorpresa detrás del horizonte.

La esperanza es pobre y frágil,
va sin carga y nada guarda.
La esperanza es indefensa,
va sin armas y libre anda.
En Jesús está su fuerza;
en sus pasos, sus palabras.

Quien espera va y se arriesga sin certezas,
Lleva un mundo en las venas que se inventa,
tras las ruinas del presente que se quiebra
se construye lo nuevo que libera.

Los que esperan somos pueblo, es la Iglesia
que camina tras la Tierra Prometida,
caravana de los pobres que confían,
que se gana en la lucha cada día.


--Juan Damián


el Intérprete Online, julio-agosto, 2011