Skip Navigation

Necesita ideas para un sermón sobre la generosidad

Aquí van algunas palabras inspiradoras de las Escrituras, usando la Nueva Versión Internacional.

Cuando en alguna de las ciudades de la tierra que el Señor tu Dios te da veas a un hermano hebreo pobre, no endurezcas tu corazón ni le cierres tu mano. Antes bien, tiéndele la mano y préstale generosamente lo que necesite (Deuteronomio 15:7, 8).

Los malvados piden prestado y no pagan, pero los justos dan con generosidad (Salmo 37:21).

Es un pecado despreciar al prójimo; ¡dichoso el que se compadece de los pobres! (Proverbios 14:21).

Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor; Dios pagará esas buenas acciones. (Proverbios 19:17).

El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza; el que le niega su ayuda será maldecido (Proverbios 28:27).

Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda (Mateo 5:42).

Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente (Mateo 10:8).

Pero una viuda pobre llegó y echó dos moneditas de muy poco valor. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Les aseguro que esta viuda pobre ha echado en el tesoro más que todos los demás. Éstos dieron de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía, todo su sustento" (Marcos 12:42-44).

Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes (Lucas 6:38).

A todo el que se le ha dado mucho, se le exigirá mucho; y al que se le ha confiado mucho, se le pedirá aun más (Lucas 12:48).

Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría (2 Corintios 9:7).

Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras (Santiago 1:17).

Category: Noticias
Tags: