Skip Navigation

Milenarios son parte de nuestra congregación

 

Por Rubén Sáenz


Creo que nuestros jóvenes y jóvenes adultos vienen a nuestra iglesia porque la predicación y enseñanza es pertinente a lo que experimentan en sus vidas. En la IMU el Buen Pastor, tenemos un servicio de estilo contemporáneo con la música cristiana de los artistas cristianos favoritos. Los jóvenes y jóvenes adultos participan en el servicio de adoración, usamos multi-media, les ofrecemos un lugar alternativo para fraternizar, tenemos actividades sociales para ellos y les damos una formación espiritual profunda. También estamos en contacto con los adultos jóvenes inactivos por medio de boletines, teléfono, Facebook y otros medios de comunicación.

La edad promedio de nuestra congregación está entre los 35 y 45 años de edad. Tenemos unos 50 jóvenes (14-18 años) que asisten a la iglesia los días miércoles. La mitad no asiste a la iglesia el domingo en la mañana. En total, contamos con unos 80 que frecuentan el ministerio de jóvenes durante el año. Muchos vienen de la fe católico-romana. Los jóvenes de educación básica y media vienen a causa de la dirección y expectación de sus padres.

Tenemos un grupo activo de unos 20 adultos jóvenes que vienen a la iglesia de su propia iniciativa para estudios bíblicos y YAM (Young Adult Ministry). El 60 por ciento de nuestros jóvenes adultos creció en la iglesia, el 40 por ciento son nuevos y fueron invitados por otros jóvenes adultos.

Hay que tener presente que nuestros adultos jóvenes son de la tercera, cuarta y quinta generación de americanos de procedencia mexicana. No tenemos inmigrantes recientes que sean parte de nuestro grupo. La mayoría está trabajando, en la universidad, o se acaban de graduar. Un 40 por ciento no tenía afiliación previa en una iglesia.

Invirtiendo en las nuevas generaciones

Una razón de nuestro éxito es que tenemos un coordinador de jóvenes a tiempo parcial para pastorear a los jóvenes. Esta persona funciona como el pastor de los jóvenes. Un tiempo tuvimos un pastor local licenciado como pastor de jóvenes. Ahora tenemos un coordinador, al cual lo hemos enviado a Perkins School of Youth Ministry para obtener su certificación.

Nuestro presupuesto anual para los jóvenes es de $15.000. La cuarta parte del presupuesto programático está destinado al ministerio de jóvenes. En este sentido, practicamos lo que predicamos cuando hablamos de la importancia de un programa robusto para jóvenes que les provea de la influencia positiva de otros jóvenes, distinta a la influencia de podrían recibir de sus iguales en la escuela o lugares donde se ve promiscuidad sexual, drogas y problemas.

En los últimos nueve años, hemos tenido, aproximadamente, unos 300 jóvenes diferentes en nuestro ministerio. Sólo uno de ellos procreó estando en la escuela secundaria. No queremos decir con esto que nuestros jóvenes son ángeles, sino que reciben consejos espirituales que les ayudan a navegar con éxito las engañosas aguas de la adolescencia.

Norma Pollard pastorea el grupo de unos 40 adultos jóvenes, en su calidad de pastora local a tiempo parcial. Norma se mantiene en contacto con los jóvenes por Facebook, mensajes de texto por celular, y otras redes sociales. También ha provisto de consejería matrimonial a adultos jóvenes para prepararlos para el matrimonio. Incluso hace poco casó a una pareja joven. Norma visita a los adultos jóvenes en el hospital, asiste a sus actividades, los invita a su casa para ver películas y conversar. Nuestro presupuesto para este ministerio es de solo $2000 al año porque los jóvenes adultos trabajan y pueden desembolsar dinero para gastos. Suplementamos el ministerio con subvenciones para enviarlos a conferencias y otros eventos.
 

--Rdo. Dr. Rubén Sáenz, Iglesia Metodista Unida el Buen Pastor.
Imuelbuenpastor@aol.com
 

el Intérprete, octubre-noviembre, 2010