Skip Navigation

Las puertas se están abriendo

Por Jeanet Berruecos Xicohtencatl

Con voz quebrantada y sus ojos fijos en el vacío, el pastor Cesar repitió de memoria: "Supongamos&ellipsis;que uno de ustedes tiene un amigo, y a medianoche va y le dice: 'Amigo, préstame tres panes, pues se me ha presentado un amigo recién llegado de viaje, y no tengo nada que ofrecerle.' Y el que está adentro le contesta: 'No me molestes. Ya está cerrada la puerta, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme a darte nada'" (Lucas 11:5-7). Al terminar, añadió: "He estado llamando a la puerta de muchos amigos pero nadie abrió sus puertas". En el grupo, todos se quedaron pensativos y escucharon esa voz suave hablando a sus almas para que alguien abra la puerta a su congregación, "La Casa de Dios Betania", ubicada en Florence, Alabama.


"Sigo tocando puertas pero nadie abre".En el recibidor de la IMU McFarland (distrito de Chattanooga, Conferencia Anual Holston), se encontraban cinco pastores y otras