Skip Navigation

La organización en la IMU

 

Empezamos el nuevo año con expectativas, con metas que deseamos cumplir y con miras a mejorar nuestra vida, ministerio y trabajo. A veces las cumplimos; a veces no. Nos sentimos culpables de no haber alcanzado el objetivo que nos trazamos y a menudo nos preguntamos ¿porque no pude lograrlo?

Los líderes bien organizados recurren con frecuencia a la Disciplina.
También debemos trazar metas para el trabajo de la iglesia, y organizarlo según lo indica el sistema de la institución a la que pertenecemos. Sin duda alguna, primero nos debemos a Dios, ¡obviamente! Pero la confianza en Dios no significa que podamos pasar por alto el tener que aprender, planificar y organizar nuestro trabajo.

Toda organización está edificada sobre reglas. Muchos pastores son muy dedicados, hábiles y organizados. Han aprendido a seguir las reglas administrativas de la Iglesia Metodista Unida. Esto les facilita el trabajo diario en sus iglesias y en todo aspecto de su vida personal.

Vale seguir el ejemplo de muchos pastores que siguen el orden administrativo de trabajo dentro o fuera de sus conferencias, así como a nivel local. El éxito que han conseguido se debe a cuán familiarizados están con el diseño interno de nuestra institución. ¿Cómo lo hicieron? En esta edición compartimos algunas pautas.


Foto por Kathleen Barry

Primeramente, esos pastores y pastoras están claros en su identidad como metodistas unidos. Se identifican y valoran la organización a la que pertenecen. Como metodistas unidos, reconocen la importancia de conocer a fondo la estructura de su organización. Están al tanto de los recursos que producen su conferencia, distrito y las agencias generales de la iglesia.

Los líderes bien organizados recurren con frecuencia a la Disciplina, libro que detalla con precisión cómo funciona la Iglesia Metodista Unida. Explica desde cómo usar el logo de "la cruz y la llama" en documentos, hasta cómo entrar en el proceso de candidatura y llegar a ser pastores locales o presbíteros. La Disciplina indica cómo organizar los fondos de su iglesia local, cómo administrar sus comités de trabajo y hasta cómo organizar sus sermones. No solamente le recuerda qué creemos los metodistas unidos sino qué colores se usan para la liturgia, dónde recurrir en caso de un accidente en la propiedad de la iglesia, y sobre la necesidad de comprar seguro, etc.

¿Tiene usted el Libro de la Disciplina en su escritorio? Consúltelo con frecuencia. Allí se hallan las respuestas a muchas de las preguntas que los pastores/as y líderes se hacen diariamente. Cada cuatro años, se actualiza y se adapta el contenido de este libro, incluyendo nueva legislación adoptada en la Conferencia General.

Es imprescindible que usted sepa las reglas de la iglesia para que pueda realizar un buen trabajo. Así lo requiere toda institución en cualquier país. Las iglesias no están exentas. Como cualquier otra entidad de trabajo necesita de un manual práctico. Use el suyo. Diríjase a estos textos que lo ayudarán en la tarea diaria de su trabajo administrativo. Esto no quiere decir que no tiene que pedir a Dios por dirección. Pídale que lo ayude a consultar y a seguir aprendiendo.

De todo corazón, le deseo que este año se cumplan todas sus metas y sus sueños tanto en su vida como en su ministerio.


--Amanda M. Bachus

el intérprete, enero-febrero, 2011