Skip Navigation

La diáspora de los pastores wesleyanos mexicanos

 

Por Javier Olivares


Hace unos 10 años que egresé del Seminario Juan Wesley, ubicado en la ciudad de Monterrey, estado de Nuevo Leon, México. Durante este tiempo, he observado con atención el fenómeno de la emigración de pastores metodistas mexicanos hacia los Estados Unidos.

A pesar de las dificultades, muchos pastores inmigrantes han llegado a tener posiciones claves en el desarrollo ministerial de sus congregaciones, distritos, conferencias y a nivel nacional.Algunos compañeros bromean que nos vamos a los "pastos verdes" de los Estados Unidos o que nuestro himno favorito es "USA Mi Vida". Otros pensarán que la razón básica de este fenómeno es económica. En mi opinión, existen muchos factores que intervienen y que, junto con el factor económico, pudieran ser pertinentes en muchos casos.

Hablo de los pastores(as) de la Iglesia Metodista de México (IMM), muchos de ellos egresados del Seminario Juan Wesley. La Iglesia Metodista de México tiene dos seminarios: uno es el Seminario Gonzalo Báez Camargo, en la Capital, el otro es el Seminario Juan Wesley.

El Seminario Juan Wesley ha preparado muchos pastores(as) y ha tenido grandes teólogos y teólogas. Mientras que Claremont School of Theology tuvo a Marjorie H. Suchocki, Drew Theological School tiene a Leornard Sweet, y Candler School of Theology ha tenido a Justo González, el Seminario Juan Wesley ha tenido a Bernabe Rendon, Juan Kennington, Ada Anderson, Mark Abbott, Joel Sierra, entre otros.

Hay quienes ven con tristeza que muchos hemos emigrado y que nuestros países de origen están sufriendo una carencia de teólogos y teólogas. Esto es verdad, pero existe una razón. Hay miles y miles de hispanos que emigran a los Estados Unidos por causa de la pobreza y los problemas sociales de sus países. Esto hace inevitable la diáspora de líderes para servirles.

Además, la mayoría de nosotros hemos emigrado en busca de nuevos horizontes. El sistema de la IMM es piramidal. Uno sólo puede ser pastor, superintendente u obispo. Puede servir en otros ministerios pero sin sueldo. Inclusive puede haber una pareja donde ambos son pastores sirviendo una misma iglesia y recibiendo sólo un sueldo.

En cambio, el sistema que tiene la Iglesia Metodista Unida (IMU) es más amplio. Existen otros ministerios en los que uno puede servir porque hay más recursos, obviamente. Otra motivación es la oportunidad obtener una maestría o un doctorado en algún seminario en los Estados Unidos.

Hay un número de pastores que trabajan como misioneros de GBGM, otros como pastores y pastoras. Los que viene como misioneros están sirviendo como pastores también o como coordinadores de ministerios latinos.

Un gran número se viene invitado por las conferencias anuales. Vienen con contratos, "a préstamo", como los jugadores, "con opción de compra". Uno pide un permiso de su conferencia en México y lo renueva cada vez que se vence. La mayoría tiene que mandar sus diezmos a dichas conferencias en México. Otros, después de algunos años de permiso, pedimos nuestro traslado a una conferencia anual y nos hacemos miembros.

Algunas conferencias de la IMM han sido afectadas seriamente con esta emigración, puesto que el éxodo es masivo. Este es el caso de la Conferencia Centro Norte (Chihuahua, Durango, Coahuila, Zacatecas). El éxodo habla de la gran calidad de los pastores(as) que la IMM ha producido. Citando al Dr. Eduardo Rivera: "No es fácil llegar a ser un pastor efectivo y exitoso en una cultura y en un país como los Estados Unidos y en una denominación como la IMU".

A pesar de las dificultades, muchos pastores inmigrantes han llegado a tener posiciones claves en el desarrollo ministerial de sus congregaciones, distritos, conferencias y a nivel nacional. Hugo Magallanes fue Asistente del Decano del Seminario Asbury, en Orlando, FL. Ahora es Coordinador en la Conferencia de Carolina del Sur. Emmanuel Vargas trabajó en la Casa Metodista de Publicaciones, pero volvió a México. También existen coordinadores de Ministerios Hispanos en diferentes Conferencias. Oscar y Juanita Ramos, coordinan en Louisiana, y Guadalupe Villalpando, en West Ohio. En suma, la IMM ha hecho un gran aporte a la IMU por medio de sus pastores.


--Rdo. Javier Olivares, presbítero de la Conferencia Anual del Desierto del Suroeste y actualmente es pastor en Nueva Jersey.

el Intérprete, julio-agosto, 2008